Rajoy, victoria segura pero porvenir incierto

Noviembre 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, corresponsal de El País en España
Rajoy, victoria segura pero porvenir incierto

Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular.

Los vientos de cambio de Gobierno soplan con fuerza a favor del candidato del Partido Popular. En juego, la estabilidad del país.

¿A la tercera va la vencida? Se podría decir que sí porque después de tres intentos por llegar a la Presidencia de Gobierno, y de ser vencido en dos de ellas por José Luis Rodríguez Zapatero (2004 y 2008), Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular (PP), es, según todos los sondeos, el más firme candidato para dirigir a España hacia la recuperación económica y social en los próximos cuatro años.Los populares podrían alcanzar una arrolladora e histórica victoria sobre el candidato del Partido Socialista (Psoe) Alfredo Pérez Rubalcaba, ex ministro de Interior de Rodríguez Zapatero y quien, a pesar del gran esfuerzo realizado, no ha logrado convencer a los españoles de que un mandato más del Psoe sería la solución a los males. Por el contrario, el Psoe teme la fuga de cerca de un millón de votantes, no sólo al PP sino a otros partidos minoritarios y hacia el voto en blanco.Rajoy, de 56 años, 30 de ellos dedicados a la política, ex ministro de Interior, de Educación, Cultura y de Presidencia durante los dos períodos de José María Aznar, no lo tendrá fácil, pues el simple cambio de gobierno no garantiza la recuperación de un país que en los últimos meses se ha asomado al abismo de la recesión y que lleva soportando la peor crisis económica de su historia reciente.Rajoy, sin un programa claro, ha logrado tras el desgaste del Gobierno socialista una buena pesca en este revuelto mar de la crisis. Los españoles, como auguraban las encuestas, dan por sentado el cambio de Gobierno, pero no el de la situación.“El Partido Socialista con Rodríguez Zapatero a la cabeza, abandonará el Palacio de La Moncloa, pero no se van con él los graves problemas que aquejan al país: la mayor tasa de paro de Europa (22%), una generación de jóvenes sin futuro, cerca de millón y medio de hogares en los que ninguno de los padres tiene trabajo, la presión de las autonomías como las que forman el País Vasco y Cataluña, la quiebra de varios ayuntamientos y sin duda, la presión de los mercados que el pasado jueves, a pesar de la inminencia del cambio, llevaron la prima de riesgo española hasta el nivel más alto, cerca de los 500 puntos (499), que fue el tope para el rescate de Grecia”, dice el economista Lorenzo Esteban.Sin duda alguna, los pésimos datos económicos y la desafortunada gestión de la crisis por parte del Gobierno socialista le han dado la mano al candidato del PP para llegar a donde ha llegado, pero a la vez le llenan de nubarrones el futuro, porque quiera o no, tendrá que hacer recortes sociales, asumir cambios drásticos para los españoles y, como ha ocurrido en Italia y Grecia, deberá darle un perfil técnico a su nuevo equipo para satisfacer a la Unión Europea y a los mercados.Así las cosas, Rajoy no la tendrá fácil. Sabe lo que se le viene encima y esa ha sido, para muchos, la razón para que no haya concretado varios puntos de su programa, la mayor crítica de la oposición.Pero no han sido los únicos. Recientemente The Times de Londres y The Wall Street Journal, destacaban en sus columnas de opinión esa falta de concreción del líder del Partido Popular y de acuerdo con el editorialista del diario británico, esa es la causa por la que la presión de los mercados no haya disminuido del todo.“Se espera que Rajoy gane por goleada -decía el Times- es verdad, pero no son todos los votos por Rajoy, hay buena parte de ellos que representan más un rechazo a Rodríguez Zapatero que a la confianza que inspira el candidato popular”.Sin embargo, él se defiende diciendo que como está la situación, no puede adelantar nada.“No voy a hacer promesas, porque no me gusta prometer -agrega- sólo quiero decir que esto va a ser difícil, hay por delante muchas dificultades, nadie puede esperar que al día siguiente de las elecciones todo esté resuelto, no tengo una varita mágica. Viene un tiempo muy difícil y por eso pido el apoyo de todos los españoles, porque la tarea es gigantesca y no es una cuestión sólo del próximo gobierno, es una cuestión de todos”.Aún sin programa fijo, Mariano Rajoy ha ido soltando las bases de su plan de Gobierno a cuenta gotas. Hasta el momento está claro que hará recortes en todas las áreas, pero se ha comprometido a “no tocar las pensiones”.En cuanto a una de las mayores preocupaciones de los españoles, como lo es el recorte a los servicios de salud, Rajoy ha dicho que no habrá copago sanitario, es decir, que los pacientes paguen una parte de la factura, pero que se racionalizará y se gestionará mejor.Pero hasta dentro de unos días, no se sabrá lo que de verdad va a hacer en temas de aborto, matrimonio gay o inmigrantes.Lo único cierto es que Rajoy necesitará de toda su experiencia, de sus 30 años en la política y de cualidades como el equilibrio y la capacidad de diálogo para sacar a España de la crisis y mantener al menos algunas de las fórmulas del bienestar social que aún quedan en pie.En lo que se refiere a Europa, dicen sus allegados que mantiene muy buenas relaciones con la canciller alemana Ángela Merkel y con el presidente francés Nicolás Sarkozy, quienes tienen el mando de la locomotora europea, y a quienes tendrá que convencer para salir de la crisis.Para el alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, sin duda uno de los futuros ministros, Rajoy es un líder indiscutible.“Rajoy sabe lo que hay que hacer -explica- tiene una gran experiencia, es un hombre que sabe dialogar, es paciente y sobre todo en momentos de crisis, ha demostrado que tiene templanza, seriedad y que sabe tomar decisiones”.Desde 2008, Rajoy ha ido consolidando su liderazgo en el Partido Popular hasta llevarlo por caminos más moderados, en comparación con José María Aznar, quien lo designó como sucesor.Funcionario público, metódico, ordenado, católico moderado y amante de los deportes, sobre todo del ciclismo y del fútbol, Rajoy sale a correr todas las mañanas, y no piensa dejar de hacerlo por el momento.Para otros, sin embargo, le falta estrella, conectar con la gente, y lo tildan de “muy serio, aburrido y acartonado”.“Pero eso no supone hoy un problema, a mucha gente le gusta su manera de ser, su seriedad, es verdad que no se ríe mucho, pero ni lo va a necesitar con lo que se le viene encima. Tampoco tiene la imagen de un líder, pero yo creo que poco a poco la irá formando. Mucha gente lo critica porque en ocasiones se deja imponer las cosas, sobre todo de una ala mas derechista del Partido Popular, pero el Rajoy que llega, es alguien más seguro y decidido.Su perfil de hombre moderado y más inclinado a convencer que a imponer despierta dudas en algunos sobre su verdadera capacidad para dirigir un ejecutivo que va a tener que aprobar medidas drásticas para salir de la crisis. Pero creo que lo hará porque está convencido de que de él y de su gestión depende el futuro de España”, dice la psicóloga Belén Argudo.Tras la derrota del 2008 frente a Rodríguez Zapatero muchos de sus compañeros de partido lo criticaron y algunos alcanzaron a insinuar su dimisión, pero Rajoy se sostuvo y logró imponer su nombre para los comicios de hoy.Por el momento el líder del PP se ha sometido a un curso intensivo de inglés, el idioma oficial de la Unión Europea, para poder discutir en el pleno del Parlamento las políticas y necesidades de España. Lo cual puede ser más que una anécdota, pues ni Aznar ni Rodríguez Zapatero hablaban inglés.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad