Rajoy ofrece diálogo al nuevo Gobierno catalán dentro de la Constitución

Rajoy ofrece diálogo al nuevo Gobierno catalán dentro de la Constitución

Diciembre 22, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Agencia EFE
cataluña

El expresidente de la Generalitat per Catalunya, Carles Puigdemont (c), le propuso ayer al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, reunirse “en Bruselas o en otro país de la Unión Europea, menos España”.

Foto: Agencia EFE

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ofreció el pasado viernes al nuevo Ejecutivo catalán abrir un proceso de diálogo siempre dentro de la Constitución, después de que los independentistas lograran en las elecciones del jueves mantener la mayoría absoluta en el Parlamento regional.

“Somos los políticos los que debemos someternos a la justicia como cualquier otro ciudadano, y no la justicia la que debe someterse a ninguna estrategia política”, dijo Rajoy, quien agregó que, después de los comicios, “nadie puede hablar en nombre de Cataluña si no contempla a toda Cataluña”, porque “no es monolítica”, sino “plural”.

De ahí que le ofreció al nuevo Gabinete autonómico un diálogo “abierto y realista”, que “estará sometido al imperio de la ley”.

Una vez analizados los resultados electorales, que dan de nuevo al bloque independentista la posibilidad de formar Gobierno en Cataluña, los partidos de esta tendencia apostaron por continuar con su lucha por la secesión pero sin marcarse planos ni “calendarios”.

Las elecciones regionales celebradas el jueves en Cataluña depararon el histórico triunfo de Ciudadanos, partido liberal defensor de la unidad de España, pero la suma de las tres listas abiertamente secesionistas -JxCat, ERC y CUP- les otorga la mayoría absoluta en la Cámara regional, como ya la tenían en la anterior legislatura.

Las elecciones fueron convocadas por Rajoy el 27 de octubre con el objetivo de restablecer la legalidad constitucional, después de que esas fuerzas aprobaran una declaración de independencia en el Parlamento regional, juzgada ilegal por el Tribunal Constitucional español.

Carles Puigdemont, cesado entonces como presidente regional, aspira a la reelección, aunque cuando regrese a España desde Bruselas -donde se estableció a finales de octubre- tiene que responder ante la Justicia española por los presuntos delitos de rebelión y sedición que, en el caso de ser condenado, podrían suponerle varios años de cárcel.

Ayer, Puigdemont emplazó a Rajoy a una reunión en el extranjero “sin condiciones previas” para intentar buscar soluciones al bloqueo político. “Sería un gesto de buena voluntad por parte del Gobierno español querer reunirse con el representante de la mayoría parlamentaria independentista”, aseguró desde la capital belga.

Una de sus colaboradoras, Marta Pascal, habló desde Barcelona para pedir a los secesionistas un acuerdo que devuelva a Puigdemont al frente del Gabinete y para mantener el proceso soberanista, aunque sin las “prisas” de antes.

“No es tiempo de ponernos calendarios, ni plazos, ni de tener mucha prisa para ver quién es más independentista”, sino que es el momento de “sumar a mucha gente”, aseguró Pascal, consciente de que los secesionistas se han quedado en el 48 % de los votantes.

El otro gran partido independentista, ERC, está de acuerdo en que de las urnas ha salido un mandato para restituir a Puigdemont en la Presidencia del “Govern” catalán lo antes posible, dijo su dirigente Marta Rovira.

“Es la hora de la política y Rajoy tiene que asumir el mandato democrático y que el conflicto se resuelva por la vía política y la negociación”, agregó.

El Presidente del Gobierno español compareció ante la prensa tras una reunión de su partido, el Popular, que el jueves cosechó un pésimo resultado y pasó de once a tres diputados en una Cámara de 135.

Ante sus copartidarios, Rajoy insistió en terminar la legislatura en su plazo previsto en el 2020 y subrayó que los resultados de las elecciones catalanas no son extrapolables al resto de España.

Los analistas coincidieron ayer en que la victoria insuficiente de Ciudadanos en Cataluña puede tener repercusión en la política ibérica, porque ese partido liberal, defensor de la unidad de España y la Constitución, es una fuerte competencia para el Partido Popular, cuyo electorado es similar.

La ganadora de los comicios autonómicos fue la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, quien ayer quiso poner énfasis en que de las urnas los separatistas “salen tocados” y el proceso soberanista “debilitado”, dado que, a pesar de su mayoría, han visto reducido el apoyo popular respecto a la anterior legislatura.

Arrimadas también aseveró que los catalanes votaron por la “unión”, la “convivencia” y la “solidaridad”.

Uno más

El juez del Tribunal Supremo que lleva el caso contra los secesionistas de Cataluña por un presunto delito de rebelión, decidió ayer ampliar la investigación al expresidente catalán Artur Mas, el antecesor de Carles Puigdemont, y a otras cinco políticas de esa región.

El magistrado Pablo Llarena ya investiga por este delito a Puigdemont y a ocho miembros de su antiguo ejecutivo, junto a la presidenta del Parlamento y a los presidentes de las dos organizaciones independentistas más importantes de Cataluña, por su presunta implicación en la declaración de independencia del pasado 27 de octubre.

De ellos, tres se encuentran en prisión provisional y cinco, entre ellos Puigdemont, se fueron a Bélgica para no responder a la justicia española.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad