¿Qué tanto pesará el voto latino en las presidenciales de Estados Unidos?

¿Qué tanto pesará el voto latino en las presidenciales de Estados Unidos?

Noviembre 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué tanto pesará el voto latino en las presidenciales de Estados Unidos?

La noche de Halloween fue aprovechada por los habitantes de Nueva York, donde hay muchos latinos, para lucir disfraces alusivos al magnate republicano que aspira a la Presidencia de los Estados Unidos.

Nunca tantos latinos, 27,3 millones, han estado habilitados para votar en ese país. ¿Lo harán el próximo martes?

Jackson Heights, en Queens, donde las calles huelen a tortillas, cilantro y carne asada, es territorio hostil al candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump.  Nunca tantos latinos -27,3 millones, 12 % del total- han estado habilitados para votar en ese país y tienen más que nunca la capacidad de influir en el resultado de la crucial elección que se celebrará el próximo martes. Lea también: Apretada carrera por la Casa Blanca: Trump aventaja a Clinton en nuevo sondeo. ¿Pero lo harán? Históricamente, su asistencia a las urnas ha sido baja. Pero esto puede cambiar en momentos que Trump promete deportar a once  millones de indocumentados y construir un muro en la frontera con México, al tiempo que asegura que los aztecas son criminales y violadores. “Tenemos algunos ‘bad’ (malos) hombres”, dijo en uno de los debates presidenciales, provocando chispas en las taquerías de este barrio y también en las redes sociales.  Un reciente sondeo del Pew Research Center (PRC) indica que si bien 58 % de los latinos votará por la demócrata Hillary Clinton, un 19 % lo hará por Trump, atraídos por su perfil de hombre de negocios exitoso, entre otras cosas. “Este año tendremos un récord de votantes hispanos, hay cuatro millones de votantes nuevos. ¿Pero habrá un ‘efecto Trump’, irán más a las urnas a votar contra el candidato? Aún no lo sabemos”, dijo Mark Hugo López, director de investigación sobre hispanos del PRC.  De siete estados donde la carrera es peleada, tres tienen gran presencia de latinos: Arizona (22 %), Florida (18 %)  y Nevada (17 %). Pero un 52 % del total viven en estados que no son campo de batalla: los demócratas California y Nueva York y el republicano Texas. “No es muy probable que el voto latino sea decisivo”, opinó López. “¿Una taquería en cada esquina?” El mexicano estadounidense Marco Gutiérrez, de 42 años, fundador del grupo Latinos For Trump, saltó a la fama cuando declaró en Tv. nacional que, de no construir un muro, habría “un camión de tacos en cada esquina” del país. Sus declaraciones provocaron indignación y llevaron a la campaña de Trump a pedirle que su apoyo no fuera oficial, contó Gutiérrez desde su casa en Discovery Bay, California. “¿Un puesto de tacos en cada esquina? ¡Pues ojalá hubiera!”, opina un empleado mexicano de la Taquería Coatzingo de Jackson Heights, Delfino Sánchez, de 58 años.  Araceli Dacoepién Damián, que a sus 23 años atiende sola un carrito de tacos callejero en el mismo barrio 12 horas por día, asegura que “Trump no tiene la más mínima idea de lo que sufrimos los mexicanos en nuestro país, sin trabajo, con sueldos miserables”. “Acá trabajamos 12, 14 horas para sobrevivir, para mantener a la familia que dejamos atrás”, dijo Araceli, madre de un pequeño. Los latinos pro-Trump Según el sondeo del PRC, es más probable que los votantes latinos de Trump sean hombres, nacidos en Estados Unidos, que hablen inglés, tengan algún tipo de educación terciaria y sean evangélicos protestantes. Muchos celebran que la exestrella de la telerrealidad prometa mano dura con Cuba y Venezuela. “No soy racista (...) Que los inmigrantes vengan, pero legalmente. Yo apoyo a Trump por su experiencia de vida para ayudar a la economía”, explicó el polémico fundador de Latinos For Trump, que llegó sin papeles y se hizo estadounidense en el 2003.  Denise Galvez, una cubana estadounidense nacida en Miami, que cofundó el grupo Latinas for Trump, lo defiende “porque no es un político, no es comprado”.  “Es un hombre de negocios y ellos saben más que los políticos usar el sentido común para tomar decisiones difíciles”. “Para encontrar la manera de mantener a los inmigrantes buenos que quieren trabajar hay que botar a los criminales primero”, asegura esta empresaria de 41 años a la cual no espantan los comentarios ofensivos de Trump sobre las mujeres ni las acusaciones en su contra de comportamiento indecente. Barbara Cueto, cofundadora del grupo de Facebook Cristianos latinos por Trump, afirma que “hay casi un racismo de los hispanos contra Trump por ser blanco”. “Es el único candidato provida. Y no queremos fronteras abiertas. Primero que nada, somos americanos”, dijo esta hispana de El Paso, Texas.  El apoyo a Trump entre latinos “muestra que la comunidad hispana es diversa”, apuntó López, del PRC. “No todos son inmigrantes y no todos son mexicanos”. ¿Pinochet, Chávez y Trump?   Personalidades populistas se alzaron en América Latina como salvadores pero dejaron un rastro de crisis, odio y sufrimiento: es la premisa de un aviso digital que advierte a los votantes latinos en Estados Unidos contra el ‘caudillo‘ Donald Trump.  La organización Latino Victory Project lanzó la campaña ayer, destinada a unos 200.000 electores hispanos independientes en Florida, un estado vital para tener chance de llegar a la Casa Blanca, según un comunicado. Las elecciones presidenciales del 8 de noviembre en Estados Unidos se decidirán en una decena de estados, y Florida, con sus 29 votos electorales, es el más apetitoso. Los latinos abarcan un 18 % de los votantes en el estado.  “Hemos visto países caer en las manos de un solo hombre, un salvador, un líder, una nueva esperanza”, dice el narrador, mientras aparecen imágenes de exdictadores y presidentes latinoamericanos, entre ellos Fidel Castro, Augusto Pinochet, Alberto Fujimori y Hugo Chávez. Pero esos países se desmoronaron y cayeron en crisis con “odio, divisiones y sufrimiento humano”, agrega la voz en off.  Según el anuncio, todos esos líderes tienen en común que se consideraron los únicos capaces de resolver los problemas, al mostrar a Trump declarar: “Solo yo puedo arreglarlo”. “América (Estados Unidos) no quiere un caudillo”, termina el aviso de menos de minuto de duración y costo 40.000 dólares. “Los caudillos de la izquierda y la derecha han causado desórdenes y daño a muchos de nuestros hermanos y hermanas latinoamericanas”, añadió César Blanco, director adjunto de la organización.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad