¿Qué tan profundos son los cambios de Cuba?

Abril 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Agencias
¿Qué tan profundos son los cambios de Cuba?

Delegados al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), aprueban la candidatura para el nuevo Comité Central, durante la tercera jornada del VI congreso de esa organización.

El Comité Directivo del Partido Comunista de Cuba, PCC, aprobó anoche el plan de reformas económicas propuesto por el presidente Raúl Castro para “actualizar” el modelo socialista que impera en la Isla.

El Comité Directivo del Partido Comunista de Cuba, PCC, aprobó anoche el plan de reformas económicas propuesto por el presidente Raúl Castro para “actualizar” el modelo socialista que impera en la Isla.En la resolución del cónclave comunista se indica que el objetivo de los ajustes es “garantizar la continuidad e irreversibilidad del socialismo, el desarrollo económico del país y la elevación del nivel de vida de la población”, de acuerdo con la página oficial en la internet Cubadebate.Los delegados del Congreso destacan en su resolución que “en la actualización del modelo económico primará la planificación, la cual tendrá en cuenta las tendencias del mercado”.Aunque la empresa estatal socialista será la forma principal en la economía nacional, el nuevo modelo “reconocerá y promoverᔠlas modalidades de “inversión extranjera, las cooperativas, los agricultores pequeños, los usufructuarios, los arrendatarios, los trabajadores por cuenta propia y otras formas que pudieran surgir para contribuir a elevar la eficiencia” del sistema.“En la política económica está presente el concepto de que el socialismo significa igualdad de derechos y de oportunidades para todos los ciudadanos, no igualitarismo, y se ratifica el principio de que en la sociedad socialista cubana nadie quedará desamparado”, añade el acuerdo.El Congreso ha aprobado los “Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución” (como se conoce al plan de ajustes) “con las modificaciones acordadas”, según la resolución que no precisa cuáles son los cambios.Con este acuerdo, el PCC ratifica el plan económico que emprendió Raúl Castro que, sin renunciar al socialismo y para “preservar” la revolución, plantea una tímida apertura a la iniciativa privada, que para muchos críticos es “bastante limitada y muy tardía”.Temor a la coyunturaEste paquete de reformas, según varios analistas consultados por El País, va más allá del simple reconocimiento del fracaso de su modelo político y el sistema de producción en la Isla.Para el analista venezolano Ricardo Sucre el régimen de los hermanos Castro enfrente problemas económicos desde mucho antes de la caída del Muro de Berlín y el hundimiento de la Unión Soviética, “pero con la coyuntura mundial, sobre todo la suerte de las dictaduras en Medio Oriente, han tomado atenta nota y tratan de mostrarle a su gente que no habrá más dinastías en el poder y se ampliarán las libertades”.“Lo que está haciendo el régimen es ajustarse a ese reto que están enfrentando todas las dictaduras en el mundo, donde su gente está demandando libertades y relevo generacional que permita darle fluidez a un sistema que luce anquilosado”, aseguró Sucre.El politólogo Fernando Giraldo señaló, por su parte, que hay cosas importantes en ese cambio de postura del régimen cubano y están viendo en un modelo similar, el chino, que sí es posible hacer cambios económicos sin hacer variaciones en el sistema político y que ven la necesidad de un relevo generacional.“Da la impresión que ellos vienen mirando hacia China que es un régimen que vienen generando un desarrollo muy fuerte y de características capitalistas, y casi que neoliberales, y que ha producido resultados que los está motivando”, dijo Giraldo.Por su parte el ex presidente Fidel Castro, quien dijo estar atento a las decisiones que se tomen, escribió ayer en su columna que “la nueva generación está llamada a rectificar y cambiar sin vacilación todo lo que debe ser rectificado y cambiado”.¿Cambio de modelo?Para los analistas este giro en las políticas de la Isla parece un boleto hacia el modelo democrático y un sistema de producción capitalista, aunque en Cuba no lo estén viendo de esa forma.Sobre todo porque esos cambios implican la ampliación de empresas ajenas a las del Estado y la institucionalización de la propiedad y el capital privado que permite la compra-venta de viviendas y otros bienes inmuebles.Igualmente, se limitó el ejercicio del poder a no más de dos mandatos por periodos de cinco años. “Con esto el mensaje que han enviado es que en Cuba se ponen fin a las dinastías”, dijo el analista venezolano Freddy Patiño.“Cuba estaba ante dos caminos: o se mantenía en esa línea intransigente que tenía la Isla, como Corea del Norte, al borde del fracaso, o aceptaba la apertura de su sistema económico que permitiera mejores condiciones de vida para su gente”, aseguró Patiño.Ayer el escritor chileno Jorge Edwards calificó como “muy tímidos” los cambios que ha experimentado Cuba desde la llegada al poder de Raúl Castro y que ve difícil que “el Partido Comunista, con su gerontocracia, pueda producir cambios reales, palpables”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad