¿Qué hay detrás de las últimas 'polvaredas' de Hugo Chávez?

Enero 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso, Corresponsal de El País, Caracas
¿Qué hay detrás de las últimas 'polvaredas' de Hugo Chávez?

El nuevo ministro de Defensa de Venezuela, Henry Rangel, junto al presidente de ese país, Hugo Chávez.

En los últimos días, el Presidente venezolano ha tomado decisiones, que, según analistas, buscan calentar el debate de cara a los comicios presidenciales de octubre próximo.

En río revuelto, ganancias de pescadores. Este refrán popular parece ser la máxima que está guiando al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en sus últimas actuaciones públicas ante el país y el mundo.Al menos eso es lo que afirman politólogos al tratar de explicar las razones que habrían motivado al Mandatario a adoptar decisiones tan polémicas como invitar al país al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, justo cuando Estados Unidos y la Unión Europea endurecieron las sanciones contra su régimen por su programa nuclear. O nombrar al general Henry Rangel Silva como ministro de la Defensa, pese a que el militar está señalado por Washington de colaborar con el narcotráfico y Colombia sospecha que está vinculado con las Farc.“Este es el estilo revolucionario de gobernar que se ha impuesto no sólo en Venezuela, sino en Bolivia, en Ecuador y Nicaragua, cuyos mandatarios vienen actuando de manera atropellante contra la sociedad”, afirmó el profesor en Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela, Carlos Raúl Hernández, al tratar de interpretar los actos mencionados y otros que se han producido en los últimos días.Entre esos se cuenta el intercambio verbal que el líder bolivariano (Chávez) sostuvo con la diputada y precandidata presidencial opositora, María Corina Machado, al presentar la semana pasada su informe anual de gestión al Parlamento. Allí Machado acusó al Jefe del Estado de presentar “un país distinto al que existe” y de “robar” con su política de expropiaciones de empresas.El experto no cree que este episodio, el cual generó gran revuelo en el país en los últimos días, ni tampoco otros como la decisión de cerrar temporalmente el consulado venezolano en Miami puedan repercutir negativamente en las aspiraciones reeleccionistas de Chávez.“Los resultados electorales van a depender de otros factores, en especial de la capacidad de la oposición de atraer el voto de parte esa franja de 15% del electorado al que podríamos calificar de chavistas desengañados. La oposición ya logró atraer a esos votantes en las elecciones parlamentarias de 2010 y en el referendo de la reforma constitucional de 2007, en las cuales se impuso al oficialismo”, dijo. El politólogo agrega: “Los resultados de las elecciones dependerán de la campaña opositora, de la propuesta que presente y no de los abusos a los que Chávez nos tiene acostumbrados”.En similares términos se pronunció el periodista Pedro Pablo Peñaloza, quien está dedicado a dar cobertura al oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y para quien los hechos mencionados no tendrán ningún impacto en los comicios. “Las elecciones presidenciales son el 7 de octubre y si alguien considera que el intercambio con María Corina Machado o el cierre del consulado en Miami son errores, pues el “Presidente tiene tiempo para subsanarlos, al menos eso es lo que consideran en el partido”.Por su parte, el politólogo y catedrático de las universidades Simón Bolívar y Católica Andrés Bello, José Vicente Carrasquero, opina que los últimos sucesos ocurridos en el país son simplemente parte de la estrategia electoral del promotor del Socialismo del Siglo XXI.“En años electorales el Presidente tiende a subir la temperatura política tanto interna como externamente. La idea, de cara al exterior, es lograr hacer que los ojos del mundo se fijen en él como un presidente de un país importante desde el punto de vista geopolítico y desde el punto de vista del suministro de petróleo, e internamente busca crear la sensación de que es la única persona que garantiza la paz en Venezuela”, explicó.Carrasquero precisó que “dentro de esa estrategia hay que generar fricción y para ello es necesario actos como la visita del Presidente iraní, que básicamente estuvo en países aliados de Venezuela en el Alba; el nombramiento de un general, altamente cuestionado en EE.UU. y Colombia, como ministro de la Defensa; o el cierre del consulado en Miami, pese a que esta decisión no perjudica a Washington sino a los venezolanos que vienen en La Florida”.Sin cambiosLos analistas no se sorprenden con los últimos acontecimientos y refutan lo dicho por el Mandatario al concluir su larguísimo informe de gestión al Parlamento, el cual duró más de nueve horas; y donde aseguró, citando al alemán Friedrich Nietzsche, que he “retornado”.“El nunca se ha ido ni ha cambiado. Chávez sigue igual que siempre, con su mismo discurso monotemático, basado en lecturas de distintos autores y sin decir nada”, aseveró Hernández, mientras que Carrasquero remató: “Sin importar si está enfermo o no Chávez se comporta igual en cada elección. Siempre hace lo mismo, siempre busca crispar el ambiente, subir la temperatura política para unificar sus fuerzas y desanimar a sus adversarios”.Respecto a las repercusiones que el estado de salud del Mandatario podrían tener en los comicios de octubre próximo, opinan que no se sabe si está sano , si será candidato o si soportará la campaña.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad