¿Qué hay detrás de las matanzas en cárceles de Brasil?, seis puntos para entender la crisis

default: ¿Qué hay detrás de las matanzas en cárceles de Brasil?, seis puntos para entender la crisis

Más de 80 reos murieron en las matanzas de las cárceles de Manaos y Roraima en el transcurso de una semana. Estas son las aristas que rodean a la crisis carcelaria de Brasil.

¿Qué hay detrás de las matanzas en cárceles de Brasil?, seis puntos para entender la crisis

Enero 07, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP
¿Qué hay detrás de las matanzas en cárceles de Brasil?, seis puntos para entender la crisis

En la cárcel de Manaos, el enfrentamiento entre los presos duró cerca de 15 horas.

Más de 80 reos murieron en las matanzas de las cárceles de Manaos y Roraima en el transcurso de una semana. Estas son las aristas que rodean a la crisis carcelaria de Brasil.

Brasil asistió esta semana a dos sangrientos episodios en cárceles del norte del país que dejaron casi un centenar de muertos, motivados por enfrentamientos entre bandas rivales.

Estas seis claves ayudan a entender el problema. 

Organizaciones de derechos humanos y expertos alertan regularmente sobre la precariedad de las prisiones en Brasil, con espacios superpoblados, sin estructura suficiente y controladas por facciones criminales que, desde el interior de los presidios, manejan el negocio del narcotráfico. Ante la falta de protección y estructura los reclusos se alinean con unas u otras facciones que, hasta hace un tiempo, convivían en relativa armonía. "No hay dudas de que en el interior de las prisiones las facciones tienen el control, una completa gestión del sistema", afirmó en una entrevista con la AFP María Laura Canineu, directora de Human Rights Watch en Brasil. 

Brasil tiene la cuarta mayor población penal del mundo, con 622.000 reclusos, una tasa de ocupación de 167%, según datos del Ministerio de Justicia. Analistas señalan que en el país existe una política de encarcelación masiva que envía a prisión no sólo a los condenados, sino a un número muy alto de personas que esperan juicio, que representan un 42% de la población penal, frente al 20% de la media mundial.

El motín en Manaos involucró a miembros del poderoso Primer Comando de la Capital (PCC), el mayor grupo criminal de Brasil y surgido en presidios paulistas a inicios de la década de 1990, contra integrantes de la Familia del Norte (FDN), con fuerte presencia en esa región del país, donde se creó hace diez años. Se ha establecido hasta ahora que el conflicto estalló cuando la FDN cobró venganza contra el PCC, que busca extender su dominio sobre el territorio brasileño. 

Entre domingo y lunes fueron asesinados 56 presos en la cárcel de Manaos, en el estado de Amazonas. Este viernes, otros 31 reclusos murieron en una prisión en Boa Vista, capital del estado de Roraima. En ambos casos se trata de muertes brutales, con cuerpos decapitados, mutilados e incinerados.

El PCC de Sao Paulo y el Comando Vermelho de Rio de Janeiro son los mayores grupos criminales brasileños y dominan las cárceles del país. La tensión entre ellos comenzó a elevarse desde mediados del año pasado, cuando aparecieron señales como el asesinato de diez reclusos en la misma cárcel de Roraima donde ocurrió la matanza de este viernes. La prensa brasileña ha apuntado que la razón de la ruptura entre el PCC y el CV sería el asesinato del barón de la droga Jorge Rafaat Toumani en una emboscada en junio en la frontera con Paraguay. Su muerte, de acuerdo a las investigaciones, habría sido ordenada por el PCC que no dividió el dominio de la zona. 

Los estados del norte de Brasil, en la frontera con Venezuela, Perú o Colombia, son los más pobres y menos desarrollados del país, al contrario de los ricos estados del sur. Son, además, "un lugar bastante estratégico en la economía de la droga, especialmente por ser una de las puertas de entrada de la cocaína", dice la doctora en Sociología Camila Dias, investigadora en asuntos de violencia, cárceles y bandas criminales, profesora de la Universidad Federal del ABC en Sao Paulo.   

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad