¿Qué escondía Andreas Lubitz, el copiloto de Germanwings?

Marzo 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué escondía Andreas Lubitz, el copiloto de Germanwings?

El copiloto Andreas Lubitz, señalado de presionar el botón de descenso del avión accidentado en Francia.

“Las ideas suicidas pueden ser tan fuertes que anulan todo lo demás y es posible que aquello no se pueda presagiar”, dice psiquiatra Bernard Granger.

¿Es posible predecir un comportamiento suicida como el que  se le atribuye a Andreas Lubitz, el copiloto que habría estrellado el  Airbus A320 en los Alpes franceses el pasado marte, dejando 150 muertos?

Lea también: Habrá más exigencias en protocolo de cabinas de pilotaje de aviones

Según el psiquiatra Bernard Granger, profesor de la Universidad René Descartes de París, en algunos casos predecir un suicidio imposible. “Las ideas suicidas pueden ser tan fuertes que anulan todo lo demás y es posible que aquello no se pueda presagiar”, dijo.

Lubitz, según la Fiscalía francesa, le  ocultó a la compañía alemana de bajo costo Germanwings que tenía una enfermedad, al tiempo que la prensa atribuye al joven antecedentes depresivos. 

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) recomendó  que haya permanen- temente dos tripulantes en la cabina de un avión durante un vuelo, incluyendo "por lo menos un piloto habilitado".

La Unión Europea (UE) analiza si modificar las reglas aeronáuticas para imponer la presencia de dos miembros de la tripulación en un avión durante todo el vuelo.

Los investigadores encontraron en su domicilio certificados de “baja médica detallados” que el piloto había roto y que correspondían al “día de los hechos”, afirmó la fiscalía en un comunicado, sin precisar de qué enfermedad se trataba. 

Esos documentos sustentan la tesis según la cual Andreas Lubitz, de 27 años, “ocultó su enfermedad a su patrón y a su entorno profesional”, señaló el comunicado de la fiscalía.

Por su parte, la prensa alemana reveló  que Lubitz, aficionado al deporte y “muy competente”, según sus allegados, había sufrido una grave depresión hace seis años, cuando estudiaba para piloto. Lubitz   estaba desde entonces bajo vigilancia "médica especial y regular".

Además, según medios alemanes, el copiloto vivía con su novia pero antes del accidente la relación se había roto. Incluso ella también habría asegurado que su pareja padecía de una fuerte depresión desde hacía varios días.  

Pero  exactamente, ¿qué lo pudo haber llevado a hacer lo que hizo, estrellar un avión con 150 personas? 

“Es muy difícil responder porque nunca he tenido a ese señor (el copiloto) enfrente. Siempre se pueden hacer mil conjeturas. No se sabe si había tomado sustancias, si su novia lo había dejado la víspera, si tenía antecedentes psiquiátricos ocultos, si tuvo un impulso, si tenía problemas desde hace un tiempo o si, por el contrario, le sucedió algo brutal. Es imposible plantear la más mínima hipótesis en la medida en que  no se tiene nada tangible, excepto que se encerró en la cabina e hizo una maniobra para que el avión se estrellara”, comentó el psiquiatra Bernard Granger. 

Sin embargo el hecho de que - presuntamente- no solo se haya suicidado sino que además llevó a la muerte a 150 personas, podría dar una pista de lo que sucedió, o, mejor, podría dar una pista de lo que habría pasado por la cabeza del copiloto. 

“Si se tratase de un caso simple, se habría suicidado de otra forma. ¿Padecía delirios subyacentes? No lo sabemos.  En casos de melancolía delirante, sin embargo, puede haber la noción de 'suicidio altruista'. Creen que el mundo es tan espantoso que, para salvar a los otros de este mundo espantoso, también los matan. Pero el caso clásico de 'suicidio altruista' es el de aquel que mata a su familia y luego se mata él. Esto no cuadra mucho con esta historia”, agregó el psiquiatra de la Universidad René Descartes. 

Enseguida agregó: “A veces, insisto,  la idea suicida es tan fuerte que se lo lleva todo por delante. Pero existen tantas variantes posibles en las conductas suicidas. En estos momentos, lo único que se puede decir en el caso del avión es que no se puede adelantar nada desde un punto de vista psicopatológico. Mucha gente que se suicida ha tenido antes un comportamiento perfectamente normal. Además, con frecuencia, retrospectivamente, la gente lo ve 'raro' y está muy asombrada. A menudo nada permite presagiarlo. Muchos suicidios son improvisados, imprevisibles. Responden a pulsiones o bien son premeditados. Con frecuencia, también,  una persona deprimida que ha decidido suicidarse siente una especie de alivio anticipado. Entonces se comporta de forma paradójica respecto a lo que va a ocurrir y adopta una actitud aparentemente normal antes de pasar al acto”.

En todo caso, para resolver con exactitud lo que sucedió en el avión, aún falta un asunto por analizar: la segunda caja negra.

Se utilizó un hachaEl piloto del Airbus A320 que se quedó  trancado fuera de la cabina cuando caía el avión de Germanwings  trató de forzar la puerta de la cabina con un hacha. Una vocero de la compañía alemana  Germanwings confirmó que en los aviones A320 hay un hacha "porque forma parte del equipo de seguridad" .
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad