¿Qué episodio seguirá en la película de 'El Chapo' Guzmán?

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El sueño del capo de hacer un filme autobiográfico fue la pista que siguieron las autoridades para capturarlo.

Egocéntrico y mujeriego.  Es chaparro, mide 1,55 metros  pero sus delirios de grandeza son los de un gigante. Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, el hombre más buscado del mundo,  fue recapturado porque quería hacer una película sobre su vida. 

Sus abogados contactaron actores y productores para grabar la historia del hombre de la Sierra Madre que se convirtió en el capo del cartel más poderoso del mundo: Sinaloa. No le bastó con las decenas de corridos que los cantautores mexicanos le dedicaron  a él y sus fugas. 

Y fue a través de esos contactos que lo ubicó un grupo de la Marina mexicana que lo buscaba desde hacía seis meses cuando se escapó del penal de máxima seguridad del Altiplano. El sitio al que, paradójicamente, volvió ayer

Los marinos habían estado a punto de capturarlo en dos operaciones realizadas en julio y en octubre. Una de ellas fue en la ciudad Los Mochis y la otra en el pueblo Guadalupe de los Reyes, en la Sierra Madre. Esta zona montañosa de Sinaloa era el feudo del ‘Chapo’, en el que era querido y custodiado. Allí, aseguraban los analistas y autoridades, era imposible que lo delataran.

Pero se cansó de la vida tranquila de la montaña y salió de su escondite. El jueves llegó a una de sus casas de seguridad. Los contactos de sus abogados con los productores de la película  llevaron a los hombres de la Marina a la casa de Los Mochis -tercera ciudad del estado-, donde se refugiaba custodiado por un anillo seguridad.  

La captura de Guzmán, de 58 años,  se dio  en la mañana del viernes en medio de un gigantesco operativo militar. 

La  procuradora general de la República, Arely Gómez,  informó que Guzmán Loera y su jefe de seguridad Orso Iván Gastelum, ‘El Cholo Iván’, lograron escapar de la casa de Los Mochis por los conductos del drenaje, mientras se registraba un enfrentamiento entre los militares, que llegaron al domicilio, y pistoleros que los recibieron a balazos.

En la confrontación, un uniformado resultó herido y cinco presuntos agresores murieron, mientras que otros seis fueron aprehendidos.

En el lugar se decomisaron cuatro vehículos, dos de ellos blindados, y varias armas, entre ellas un lanzacohetes con dos cargas.

‘El Chapo’ y Gastelum huyeron y se   inició una persecución subterránea por parte de militares que lograron ver cuando los delincuentes salieron a la calle abriendo una alcantarilla, abordaron un automóvil y trataron de escapar. Pero poco después fueron interceptados por los uniformados, dijo Arely Gómez.

La funcionaria reveló que los militares vigilaban esa propiedad, entre otros inmuebles, desde hacía un mes.

La Procuradora también dijo que Guzmán Loera sería “trasladado nuevamente al Centro de Federal de Readaptación Social número uno del Altiplano”, a 90 km de la Ciudad de México.

Este es el mismo lugar del que escapó el 11 de julio pasado por un túnel que partía del baño de su celda hasta una bodega ubicada a 1,5 km de la cárcel que atravesó en una motocicleta adaptada para rieles.

[[nid:497227;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/01/mvd6738873.jpg;full;{El narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán fue escoltado a un helicóptero en el aeropuerto de Ciudad de México después de su recaptura durante una intensa operación militar en Sinaloa. Marinos capturaron al fugitivo narcotraficante seis meses después de su escape de prisión.AFP.}]]

 

Con  Guzmán de nuevo tras las rejas, el gobierno mexicano tratará de extraditarlo rápidamente para evitar correr el riesgo de una nueva fuga, consideraron analistas.

El presidente Enrique Peña Nieto se había resistido a conceder extradiciones antes de que Guzmán se evadiera en julio pasado, prometiendo mantenerlo tras las rejas y someterlo a la justicia en México.

La recaptura del ‘El Chapo’  ha ayudado a limpiar la imagen de Peña Nieto a mitad de su sexenio, pero el mandatario no quiere correr el riesgo de perderlo otra vez, dijeron a la AFP analistas de seguridad nacional.

El temor es porque el capo se ha fugado dos veces de penales de máxima seguridad: la primera en 2001 en un carrito de lavandería y la segunda en julio pasado.

“La gran pregunta no es si lo van a extraditar, sino cuándo y ahí si tengo dudas”, dijo Alejandro Hope, experto de seguridad y exagente del Centro de Inteligencia e Investigación Nacional.

“El día que entre a una prisión mexicana es el día que va a empezar a planear su siguiente fuga”, sentenció Hope, quien consideró que el gobierno de México no quiere correr el riesgo de volverlo a perder de vista.

Las autoridades mexicanas evitaron hablar de la extradición el viernes tras la captura, pero la fiscalía obtuvo en septiembre pasado una orden de aprehensión con fines de extradición para Guzmán Loera. Esto puede tomar su tiempo porque los abogados del capo solicitaron en noviembre un amparo, argumentando que Guzmán podría recibir sentencia de muerte en Estados Unidos,  condena prohibida en México.

El gobierno de México ha informado que en junio pasado, dos semanas antes de la fuga, recibió un pedido de Estados Unidos para extraditar al ‘Chapo’.

Guzmán Loera es requerido en media docena de estados de Estados Unidos por delitos relacionados con narcotráfico.

Políticos de ese país urgieron al presidente Barack Obama a buscar la extradición de Guzmán. “Considerando que el ‘Chapo’ ya se ha escapado de la prisión mexicana dos veces, no se puede malgastar esta tercera oportunidad de llevarlo ante los tribunales”, dijo en un comunicado el senador republicano y candidato presidencial, Marco Rubio.

Para Benítez Manáut, investigador de la estatal Universidad Nacional Autónoma de México, “lo que hay que poner en duda es el nacionalismo judicial mexicano como una cosa perjudicial hay que romperlo y extraditarlo”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad