¿Qué efectos traerá el desprendimiento de gran iceberg en el mar?

Julio 14, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País / EFE
Iceberg gigante se desprendió de la Antártida

Iceberg gigante se desprendió de la Antártida.

Video: EFE

El desprendimiento de la Antártida de un gran témpano de hielo de 5800 kilómetros cuadrados y de un billón de toneladas encendió las alarmas entre la comunidad científica internacional, que ya comienza a preguntarse sobre las consecuencias que puede tener este hecho para el planeta.

Para Carlos Valderrama, jefe del Departamento de Ciencias Biológicas de Icesi, este fenómeno precisa una serie de cuestionamientos: ¿cuál va a ser el efecto de este desprendimiento en el nivel del mar?, ¿afectará la navegación mundial tener un bloque gigante rondando por los océanos del mundo?.

Lea también: Cambio climático es real y sus consecuencias son evidentes en la Antártida, dice experta.

Lo primero que explica el académico es que una masa de hielo de estas dimensiones no es realmente capaz de ser la causal para entender el aumento en el nivel del mar en las últimas décadas, porque “a esta escala es muy pequeño por sí sólo”.

Y añadió: “estos bloques usualmente quedan atrapados por la circulación cíclica del océano Antártico y no es probable que lo veamos salir a vagar sino que permanecerá en su región de origen. Los científicos de la Nasa no han atribuido este desprendimiento al aumento de temperatura por el cambio climático global. Además, anotan que estos procesos de desprendimiento de grandes icebergs se han presentado en unas pocas ocasiones en las últimas décadas y que puede considerarse un fenómeno regular del ciclo de hielos polares”.

Sin embargo, sostiene que la agencia norteamericana del clima y la oceanografía, acaba de revelar que los últimos dos veranos en el hemisferio norte batieron récords de altas temperaturas, y que “este calentamiento ha generado, entre otras consecuencias, dos temporadas de tornados muy fuertes, de mayor tamaño y poder destructivo. Lo mismo ha estado sucediendo con los huracanes que son de mayor potencia y se presentan con mayor frecuencia”.

Además agregó que el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, publicó recientemente un estudio de los glaciares en Colombia donde revela que su tamaño se ha estado reduciendo con una pérdida de más de un 50 % de la masa de hielo entre 1980 y 2010.

A su vez, Yesid Carvajal, director de la escuela de Recursos Naturales de la Universidad del Valle, coincide en que los niveles del océano no se incrementarán dramáticamente con el desprendimiento de este bloque de hielo, “pero se están dando cambios acelerados en la ruptura de grandes superficies de hielo por el cambio climático. Si bien esta masa ya se encontraba flotando, también se ha descubierto que sectores continentales se están desprendiendo. Son procesos colaterales pero que, de una u otra manera, están asociados por el cambio complejo del clima que cada vez se está notando de una forma más acelerada”.

Según Pamela Santibáñez, investigadora del Departamento Científico del Instituto Antártico Chileno, Inach, la ruptura del témpano de hielo fue un proceso mecánico habitual en las plataformas de hielo, aunque consideró que los efectos del cambio climático en el continente blanco precipitaron el desenlace.

“Hay un adelgazamiento de la plataforma de hielo flotante, una de cuyas causas es el aumento de la temperatura del agua (...), esto podría ayudar a acelerar el quiebre, la fractura”, señaló.

Santibáñez subrayó que el cambio climático es real y sus consecuencias son evidentes en la Antártida. “Aunque este episodio particular es parte del ciclo normal de la plataforma, permite entender qué va a pasar con otros desprendimientos y estudiar para ver cuáles serán las consecuencias de lo que está ocurriendo”, sostuvo.

Sobre los riesgos que entraña el iceberg para la navegación en las aguas antárticas, la científica chilena destacó que el seguimiento constante que se realiza permitirá avisar a las embarcaciones sobre la ubicación y el movimiento del témpano de hielo.

La investigadora del Inach aseguró que el valor científico de este fenómeno reside en que se puede monitorear de cerca la evolución del iceberg y de la plataforma de hielo.

“Algunos estudios han hallado indicios de inestabilidad en la plataforma Larsen C, lo que podría provocar el colapso de esa enorme superficie de hielo e incrementar el nivel del mar, eso sería un problema, porque los glaciares que alimentan la plataforma de hielo entregarían agua al nivel del mar”, advirtió la experta.

El nuevo iceberg tiene unos 200 metros de grosor, pesa más de un billón de toneladas y tiene una extensión equivalente a 55 veces la ciudad de París.

Algunos científicos proyectan que el gran iceberg saldrá navegando por el océano índico en dirección hacia Sudáfrica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad