Prójorov: el millonario candidato presidencial que repunta en Rusia

Prójorov: el millonario candidato presidencial que repunta en Rusia

Marzo 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee, especial para El País, Moscú
Prójorov: el millonario candidato presidencial que repunta en Rusia

Aspirante. Mijail Dimítrievich Prójorov, quien tiene 46 años, es el candidato más joven y la única cara nueva en la baraja de candidatos presidenciales rusos.

Mijail Dimítrievich Prójorov, el tercer hombre más rico de ese país y el 39 en el mundo, se ha convertido en una novedad en la campaña presidencial.

Mijail Dimítrievich Prójorov entra como una estrella de cine en el amplio salón de la Academia de Ciencias de Rusia en Moscú. Alrededor, mesas llenas de ‘blinis’ (panqueques), salmón, y todo tipo de exquisiteces, una orquesta, y cientos de personas que se agolpan alrededor para probar algún bocado.Arriba, en el auditorio, Mijail Prójorov, de 46 años y más de dos metros de altura, el candidato más joven a la Presidencia de Rusia, hace su aparición en el escenario, al tiempo que rayos de luz verde iluminan el salón y tres pantallas transmiten la historia de su vida.Es el soltero más codiciado de Rusia, con la tercera fortuna del país y la 39 del mundo, estimada en 13.000 millones de dólares por la revista Forbes. En la pantalla aparece su antigua novia, una elegante rubia, que cruza una calle en Nueva York y habla de lo especial que fue Mijail y de cómo cambió su vida. Después, aparece Prójorov jugando un partido de básket y eligiendo música en un anticuado equipo. Se escucha una canción de Pink Floyd, pero rápidamente el candidato pone una tonada rusa, más acorde con el auditorio.Mijail Dimítrievich hace luego una presentación de su persona. Recuerda que nació en Moscú, que nunca hubo un presidente moscovita, y propone un programa adecuado para su auditorio: terminar con los trancones de tráfico, imponer visas a los habitantes de los países del Asia Central que antes pertenecieron a la Unión Soviética para limitar su ingreso a Moscú, crear una Policía Metropolitana y la elección popular del alcalde.La novedad de las elecciones rusas“No sé por quién votar, pero me gusta Prójorov, porque es joven, es nuevo”, dice Natasha, de 20 años que, como muchos otros moscovitas, quiere una alternativa para el gobierno.Mijail estudió en la Academia de Finanzas de Moscú y empezó a trabajar en bancos. En 1995 fue nombrado presidente de Oneksimbank, y con su socio Vladimir Potanin compró Norilsky Niquel, la mayor productora de níquel del mundo, por 250 millones de dólares. Lo que se llama un buen negocio, dado que en 2007, el valor de la compañía ascendió a los 28.500 millones de dólares.En 2007, Prójorov fue forzado a vender su parte en Norilsky Níquel, después de un escándalo en Curchevel, Suiza, donde fue arrestado por la Policía, acusado de contratar prostitutas para una fiesta con sus amigos. Pero al candidato le sonríe la suerte, porque vendió 25% de sus acciones justo antes de la crisis de 2008, y mientras que las fortunas de otros millonarios se redujeron considerablemente, Prójorov se quedó con los dólares en efectivo. Como buen rico que se precie, compró el equipo de básket New Jersey Nets en Estados Unidos, y publica una revista en ruso en ese país.Nadar en aguas peligrosasEn diciembre, después de las elecciones parlamentarias, Prójorov decidió presentarse como candidato presidencial para competir con Vladimir Putin, el actual primer ministro, que con seguridad ganará las elecciones del próximo domingo.Este juego es peligroso. El millonario Mijail Jodorkovsky está en la cárcel desde 2003 y su empresa Yukos fue descuartizada, por haber roto el pacto de no agresión que Putin propuso a los grandes millonarios cuando llegó al poder.Su candidatura le ha parecido sospechosa a muchos observadores, quienes creen que es una trampa del Kremlin para debilitar y dividir a la oposición. Mijail Dimítrievich niega estas acusaciones, y se presenta como un hombre nuevo para los nuevos tiempos.Según Valeri Fiodorov, director general de Vtsiom (Centro de Estudio de la Opinión Pública), Prójorov es el fenómeno más interesante de estas elecciones. “Se viste y habla de otra manera, y la demanda de algo nuevo, que es tan fuerte, le conviene. Por eso, es el único, fuera de Putin, que crece en las encuestas”.Si bien a nivel de todo el país el millonario se ubica cuarto entre los cinco candidatos, en Moscú y San Petersburgo aparece en segundo lugar, según los datos del Vtsiom.“En las capitales no es problema conseguir trabajo, la gente no compara su nivel de vida con el de Cheliabinsk sino con el de Nueva York o Berlín y las demandas materiales son secundarias”, explica Fiodorov.Del zar al gerenteSu programa parece ser un no al populismo. Ha propuesto cerrar buena parte de los institutos de educación superior y ha dicho que sobran 100.000 maestros. Propone elevar la productividad del trabajo y tomar medidas que no son populares.Junto con ello, ha tomado algunas de las banderas de las últimas protestas, como la lucha contra la corrupción, y en contra de lo que llama “el monopolio en el poder, en la economía y la vida social”.En política exterior, critica al actual gobierno, porque dice que su política “la heredamos del pasado, de un país que ya no existe, la Unión Soviética, y una visión que nos ve rodeados de enemigos”.Para el candidato millonario, el socio estratégico es la Unión Europea. Defiende la posición de no intervenir en el conflicto sirio, propone mantener relaciones económicas y políticas con Irán, y condena cualquier posible guerra contra ese país.Para Prójorov, ha llegado la hora de reemplazar el zar por un gerente. Pero si bien una parte de la nueva clase media puede comprar este programa, es difícil que la Rusia profunda lo acompañe.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad