Primera jornada de reapertura de frontera entre Colombia y Venezuela fue positiva

Agosto 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa y AFP.

El Director General de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento destacó la labor de los Oficiales de Migración Colombia, quienes atendieron a miles de viajeros durante el transcurso del día.

[[nid:566429;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/afp_eo7xw.jpg;full;{Miles de venezolanos cruzaron la frontera de San Antonio del Táchira, Venezuela a Cúcuta, Colombia este sábado. Los dos países abrieron varios puntos de la frontera para los peatones, tras un año de cierre, como parte de una reapertura progresiva acordado esta semana.AFP.}]]

Doce horas después de haberse reabierto la frontera entre Colombia y Venezuela, el Director General de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, se refirió al desarrollo de esta primera jornada, la cual calificó como positiva. Krüger Sarmiento destacó la labor de los Oficiales de Migración Colombia, quienes han atendido a miles de viajeros durante el transcurso del día y respaldó la decisión de los Gobiernos de Colombia y Venezuela de trabajar de forma articulada en la construcción de una frontera ordenada y segura. Asimismo, el alto funcionario se refirió a la nueva Tarjeta Migratoria de Tránsito Fronterizo, y recordó que la misma no es un documento de identificación, ni otorga derechos similares a aquellos a los que tendrían acceso los extranjeros que porten una visa o una cédula de extranjería. "Esta tarjeta debe ser sellada cada vez que se entra y se sale de un país, es un documento transitorio, la idea es un documento de facilitación fronteriza, que busca que haya un control por las autoridades migratorias, un sello de cada país, será un procedimiento ágil y fácil, que permitirá saber quien entra y sale de los dos países de forma regular", agregó el director general. Krüger aseguró, una vez más, que está tarjeta es un documento transitorio y que lo que se busca con la misma es facilitar la movilidad de los ciudadanos en zona de frontera, sin descuidar la seguridad. 

Los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela, y Juan Manuel Santos, de Colombia, acordaron el pasado jueves habilitar el paso peatonal en la frontera durante 15 horas diarias como parte de una estrategia de apertura gradual de la zona limítrofe, de 2.219 km.

Santos indicó que se trata de una "primera fase de apertura", sin precisar cuándo se restaurará el paso de vehículos, fundamentales para que se normalice la actividad comercial en la frontera.

Maduro ordenó cerrar la frontera el 19 de agosto de 2015 a raíz de un ataque armado contra una patrulla militar venezolana, que dejó tres heridos y que atribuyó a paramilitares colombianos.

En medio de la reapertura, el líder opositor venezolano Henrique Capriles criticó en su cuenta de Twitter el bloqueo fronterizo.

"De qué sirvió cierre de frontera por Maduro? Nada! Solo hacerle daño a la gente y buscar excusa de su fracaso !Va pafuera!", escribió este sábado.

Cruzar para comprar

En medio de la severa escasez de productos básicos que asola a los venezolanos, y que alcanza 80% de los alimentos y las medicinas, muchos cruzaron la frontera hacia Colombia para abastecerse.

"Compramos azúcar, aceite, arroz, lentejas y una medicina", contó a la AFP Luis Jiménez, un productor agrícola que pasó la frontera y regresó a territorio venezolano en menos de cuatro horas.

"Estamos felices de que el gobierno (venezolano) haya tomado esta decisión porque nos beneficia al pueblo", opinó.

Por su parte, Carolina Quintero, una comerciante de 42 años, se disponía a cruzar para comprar garbanzos, producto que ella vende en Venezuela.

"La materia prima se me terminó casualmente hoy. Me sale más costoso comprarlo en Colombia, pero aquí en Venezuela no hay", explicó.

Del lado colombiano, varios venezolanos dijeron a la AFP que cruzaron sin llenar la tarjeta migratoria, mientras otros advirtieron que algunos particulares intentaron venderles la planilla, que es entregada gratuitamente por las autoridades.

La frontera binacional está afectada desde hace varios años por el contrabando -especialmente de gasolina venezolana, la más barata del mundo- y bandas criminales ligadas al narcotráfico, según las autoridades.

Por ello, Maduro y Santos acordaron también intercambiar información aduanera para enfrentar el trasiego de combustible, uno de los motivos que adujo Maduro para el cierre fronterizo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad