Presidente turco vuelve a Estambul en medio de tensión por intento golpista

Julio 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l AFP

El primer ministro turco, Binali Yildirim, aseguró que el intento de golpe de Estado en Turquía está "bajo control". No obstante, la situación seguía siendo muy confusa. Parlamento turco en Ankara fue bombardeado desde el aire.

[[nid:556653;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/07/cnb_vvnxgaet5jw.jpg;full;{Un parte del Ejército, dice el Gobierno turco, es la responsable del intento de golpe de Estado ejecutado este viernes y que ya deja heridos, policías muertos y vías cerradas. Ankara y Estambul tienen tanques de guerra circulando por las vías y sobrevuelos a baja altura.Fotografías: AFP}]]

En medio de la tensión que reina en Turquía por el intento de golpe de Estado, que deja varios muertos y heridos en Ankara y Estambul, el avión del presidente turco Recep Tayyip Erdogan regresó al país este viernes.

Un grupo de soldados golpistas afirmó haber tomado el poder en Turquía, dirigida por Erdogan, en medio de escenas de caos y enfrentamientos.

Aunque el primer ministro turco Binali Yildirim dijo que todo estaba bajo control y calificó de "iniciativa idiota abocada al fracaso" el intento golpista, seguían escuchándose explosiones en Ankara y aún se registraban alteraciones del orden público. 

La situación en este país de 80 millones de habitantes y miembro clave de la OTAN seguía siendo muy confusa cuatro horas después de que el Ejército informara que se había tomado el poder totalmente. 

El parlamento en Ankara fue bombardeado. Además en otro incidente en la capital 17 policías murieron, anunció la agencia Anadolu.  En Estambul, unos soldados abrieron fuego contra la muchedumbre, causando heridos, constató un fotógrafo de la AFP.

Lea también: Aumenta tensión en Turquía: 17 policías muertos y un helicóptero derribado

Por otro lado, una fuente presidencial informó que cazas F-16 derribaron un helicóptero de los golpistas y el primer ministro reportó más de 120 detenidos. 

Unas dos horas después del anuncio del golpe de Estado, Erdogan pronosticó que fracasaría en una intervención en televisión con teléfono móvil vía FaceTime y llamó a la población a salir a la calle para resistir.

El presidente se encontraba en un "lugar seguro", según una fuente presidencial, pero más tarde aterrizó en Estambul, donde fue recibido por una muchedumbre.

Allí afirmó que el hotel en el que se encontraba de vacaciones, en Marmaris, una ciudad costera del sudoeste de Turquía, fue bombardeado después de su partida.

Una explosión de gran potencia y origen indeterminado se oyó en Ankara mientras que los cazas y helicópteros sobrevolaban la capital. Los tanques se desplegaron frente al parlamento.

Los golpistas tomaron como rehén al jefe del Estado Mayor, informó la agencia Anadolu.

Las relaciones de Erdogan con el Ejército fueron complicadas en el comienzo de sus mandatos como primer ministro porque redujo la influencia de las Fuerzas Armadas en la política, pero luego alcanzaron un punto de equilibrio.

¿Quién tiene el poder?

El presidente turco denunció "una traición" de soldados golpistas a los que acusó de estar vinculados a su enemigo Fethullah Gülen, un imán exiliado desde hace años en Estados Unidos.

Poco antes de la medianoche, 5:00 p.m. de Colombia, la cadena de televisión estatal difundió un comunicado de "las Fuerzas Armadas turcas".

"No permitiremos que el orden público se altere en Turquía (...) Se impuso un toque de queda en el país hasta nueva orden" , señala el comunicado, firmado por el "Consejo de la paz en el país" que afirma haber "tomado el control".

Anteriormente, el primer ministro Binali Yildirim advirtió a los implicados en esta acción "ilegal" que pagarán "un precio muy alto".

En Estambul, las fuerzas de seguridad bloqueaban las avenidas que llevan a la plaza Taksim y la policía estaba desplegada en las calles.

Las cadenas televisivas mostraban a muchedumbres congregadas cerca del aeropuerto Ataturk de Estambul para celebrar el intento de golpe de Estado. Otros, en la plaza Taksim, protestaban contra el golpe.

Preocupación internacional

Muchos habitantes estaban preocupados o cedían al pánico yendo a los comercios a comprar agua y a los cajeros automáticos a sacar dinero. 

La situación en Turquía preocupa a la comunidad internacional. El secretario de Estado estadounidense John Kerry deseó que prevalezca la "paz y la continuidad del poder".

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, llamó este viernes a la "moderación" y al "respeto de las instituciones democráticas" y su homólogo ruso Serguei Lavrov instó a evitar un baño de sangre.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad