Posible liberación de Mubarak podría aumentar la tensión en Egipto

Posible liberación de Mubarak podría aumentar la tensión en Egipto

Agosto 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AP
Posible liberación de Mubarak podría aumentar la tensión en Egipto

El Tribunal Penal del norte de El Cairo ordenó la libertad provisional para Hosni Mubarak por un caso de corrupción, aunque este deberá seguir en la cárcel por la causa abierta contra él por la muerte de manifestantes

Entre tanto, la jornada de violencia del lunes dejó 25 policías muertos, en una emboscada registrada en la península de Sinaí.

Una decisión judicial del lunes creó la posibilidad de que el expresidente egipcio Hosni Mubarak sea liberado pronto de prisión, lo que pudiera alimentar la agitación que afecta al país desde que el sucesor del líder autocrático fue derrocado en un golpe de Estado. Mubarak, de 85 años, está detenido desde abril de 2011, dos meses después de ser derrocado por una revolución. Fue declarado culpable y sentenciado a cadena perpetua el año pasado por no evitar el asesinato de 900 manifestantes en el alzamiento popular, que duró 18 días. Su sentencia fue anulada en una apelación y ahora es sometido a un nuevo juicio, conjuntamente con su jefe de seguridad y seis altos jefes militares.Dos funcionarios judiciales dijeron que Mubarak podría ser liberado esta semana o la próxima después que un tribunal penal ordenó el lunes su libertad en un caso de corrupción en que él y sus dos hijos fueron acusados de robarse fondos asignados al mantenimiento de palacios presidenciales. Se ordenó que sus hijos sigan detenidos. Pero muchos analistas expresaron escepticismo, al afirmar que el costo político de liberar a Mubarak, ampliamente odiado por los abusos y la represión durante los 29 años que estuvo en el poder, pudiera mantenerlo en prisión. El destacado activista por los derechos Nasser Amin y la abogada Hoda Nasrala dijeron que no esperan que Mubarak sea liberado, tomando en cuenta la delicada situación política y de seguridad del país, así como incidentes pasados cuando las autoridades presentaron nuevos alegatos para evitar su liberación. Amin se quejó de que la ley penal de Egipto, que data de la década de 1930, no tiene cláusulas que contemplen la condena de personas que cometan delitos como ordenar o evitar el asesinato de manifestantes. La abrumadora mayoría de los casos presentados contra policías acusados de matar manifestantes han terminado en absoluciones o sentencias suspendidas. Liberar a Mubarak durante uno de los peores episodios de inestabilidad desde su derrocamiento sería un enorme riesgo para el gobierno apoyado por los militares, y pudiera dar crédito a las acusaciones de que las protestas masivas que precedieron al derrocamiento del primer presidente democráticamente electo de Egipto fueron obra de figuras de la era de Mubarak en busca de una vía para restaurar el régimen de éste. En una muestra de la creciente indignación por el derrocamiento de Mohamed Morsi, presuntos extremistas islámicos emboscaron dos minibuses que transportaban a policías fuera de servicio en la península del Sinaí, obligaron a los hombres a tumbarse en la arena y ejecutaron a 25. "Los atacantes los tenían marcados", dijo Ashraf Abdula, director de la división policial a la que pertenecían los agentes. Indicó que los agresores verificaron la identidad de los hombres, que no vestían de uniforme, para asegurarse de que eran policías, antes de abrir fuego. El audaz ataque a plena luz del día alimentó temores de que la estratégica región desértica que tiene fronteras con Israel y Cisjordania pudiera caer presa de un entorno insurgente. En otro suceso a primeras horas del martes, la Policía detuvo al líder supremo de la Hermandad Musulmana, el grupo islamista de Morsi, según funcionarios de seguridad y la televisión estatal. Se informó que Mohamed Badie fue arrestado en un apartamento en Ciudad Nasr, un distrito en el este de El Cairo, donde partidarios de Morsi sostuvieron un campamento de protesta durante seis semanas que las fuerzas de seguridad desalojaron el miércoles. Badie y su poderosa mano derecha, Khairat el-Shater, que está detenido, serán enjuiciados más adelante este mes por su supuesta participación en el asesinato en junio de ocho manifestantes frente a la sede de la Hermandad Musulmana en El Cairo. Su arresto es un duro golpe al grupo en momentos en que las autoridades adelantan una ofensiva contra sus líderes y autoridades de nivel medio en todo el país. Los 25 agentes ejecutados recibieron un funeral con honores militares presidido por el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, a cargo de la policía, y el jefe del estado mayor del ejército, general Sedki Sobhi.En una muestra de solidaridad, los ataúdes, cubiertos por la bandera egipcia, fueron llevados en hombros por soldados y policías, y el presidente interino Adly Mansour declaró un día de duelo nacional para rendirles homenaje. A pesar de la violencia, El Cairo, una agitada metrópolis de unos 18 millones de habitantes, comenzó a recuperar cierto sentido de normalidad, aunque se mantiene bajo un toque de queda desde el anochecer hasta el amanecer.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad