¿Por qué Yemen tiene atemorizado a Estados Unidos?

¿Por qué Yemen tiene atemorizado a Estados Unidos?

Agosto 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Edwin Giraldo Ruiz | Corresponsal de El País en Washington
¿Por qué Yemen tiene atemorizado a Estados Unidos?

Este es logo de Al Qaeda, el cual se puede observar en algunas de las carreteras de Abyan, en Yemen.

En este país, de agudas fracturas institucionales, se esconde una de las filiales más peligrosas de Al Qaeda. La Casa Blanca lo sabe y continúa sus ataques para enfrentar la amenaza terrorista.

¿Exageró la Casa Blanca al ordenar el cierre de sus embajadas en Medio Oriente y África? ¿Era necesaria la alerta mundial de terrorismo? Según la Administración Obama, las decisiones fueron tomadas tras la interceptación de una comunicación entre el sucesor de Osama Bin Laden, Ayman al-Zawahiri, y Nasser alWuhayshi, el comandante de la filial en la Península Arábica conocida como Aqap. En la conversación, ambos habrían acordado una serie de ataques para antes del término de las celebraciones del Ramadán, especialmente en Yemen. Washington recuerda con insistencia que medidas como éstas habrían prevenido, por ejemplo, los ataques del pasado 11 de septiembre a la misión diplomática en Libia, cuando fue asesinado el embajador Chris Stevenson y otros tres funcionarios. Para Alfredo Díaz, experto en política de Medio Oriente, la amenaza que denunció la Casa Blanca era real. Explica que sí es motivo de preocupación el cierre de la celebración del Ramadán a principio de agosto. “En estas fechas, ellos (los islámicos) aceptan que una persona haga un sacrificio corporal porque recibirá muchos beneficios del Dios Alá”, señala Díaz.Temor en YemenEste país, ubicado en la Península Arábiga, es de especial preocupación para Washington, sus aliados y un grueso de la comunidad internacional. Christopher Boucek, en su libro “Yemen en Riesgo”, habla de tres motivos: desconfianza en las relaciones bilaterales, una división generacional entre los militantes islámicos y la radicalización de muchos de sus habitantes, como consecuencia de las guerras en Iraq y Afganistán.La sólida presencia de Al Qaeda en Yemen no es gratuita. Este país tiene el peor ingreso per cápita del mundo árabe, la segunda tasa de natalidad más alta después de la Franja de Gaza; mientras que el Estado –que sigue un modelo republicano–, tiene problemas de gobernabilidad, debido a la proliferación de regiones asoladas en terrenos difíciles, así como la fuerte estructura tribal del país. Yemen tiene una población que crece con diferentes creencias y necesidades, lo cual “ha creado un ambiente político pluralista, pero ha jugado en contra de su desarrollo socioeconómico”, como explica el Servicio de Investigación del Congreso, en estudios publicados sobre la relación bilateral de EE.UU. con Yemen.Este servicio, que sirve de sedimento teórico para los legisladores en el Capitolio, indica que la Casa Blanca, durante la Administración de Barack Obama, ha provisto al Gobierno de Yemen con equipos militares, entrenamiento de soldados y hasta ayuda humanitaria. Pero en los últimos años los recursos se aprueban a regañadientes. Incluso, en enero del 2010 el Comité de Relaciones Exteriores concluyó en un reporte que la ayuda a Yemen se terminó usando para una guerra entre el Gobierno y una de las tribus que no acepta la jurisdicción del Estado y se localiza en el norte (Los Houthis). Asimismo, el Ejército yemení es centro de constantes críticas por violación a los derechos humanos. En resumen, es un ‘aliado sospechoso’ para EE.UU., que está obligado a colaborar por un motivo claro: Aqap.Ataques, la pruebaEl legado de Osama Bin Laden para Al Qaeda fue convertir a esta organización terrorista en una red, descentralizada e independiente. Esto le ha permitido sobrevivir en medio a los embates de la última década, liderados por EE.UU. y su furioso avance en tecnología militar. La célula más activa es Aqap, asentada en Yemen desde su creación en enero del 2009. Fue formada con la fusión de filiales de Al Qaeda que ya estaban en el país, más otras de origen saudí. De todas formas, recuerda el Centro de Pensamiento Council of Foreign Relations, en Yemen ya había antecedentes de seguidores del Yihadismo, la rama más violenta y radical dentro del islam político, desde 1990, cuando miles de ellos llegaron procedentes de Afganistán, donde combatieron la ocupación Soviética en el ocaso de la Guerra Fría.Desde entonces, han sido múltiples los ataques de Al Qaeda planificados o ejecutados desde Yemen. El más grave ocurrió en diciembre del 2009, cuando un militante de Aqap, de origen nigeriano, Umar Farouk Abdulmutallab, intentó activar un explosivo escondido en su ropa interior. Quiso estallar un avión que volaba de Ámsterdam a Detroit. Este plan, que casi se concreta, obligó a la Federación Nacional de Aviación de EE.UU. a replantear sus medidas de seguridad en los aeropuertos.Por eso la guerra contra el terrorismo sigue vigente y el presidente Barack Obama no se rehúsa, bajo ninguna circunstancia, a detener su programa de ataques con aviones no tripulados en zonas como Yemen. Después de ordenar a sus conciudadanos abandonar este país, lanzó una ofensiva por los cielos que dejó doce personas muertas en tres ataques durante la última semana. Todos ellos presuntos miembros de Al Qaeda. Para la revista Time, la salida de ciudadanos estadounidenses e ingleses de Yemen es una mala noticia. Señala que muchos de ellos eran expertos que asesoraban al gobierno yemení en la redacción de una nueva constitución. “Esto podría ser simplemente el primer paso de una larga estrategia para fortalecer a Al Qaeda, al cederle terreno en su mejor base de operaciones”, explica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad