¿Por qué le temen a la candidatura de Humala?

¿Por qué le temen a la candidatura de Humala?

Mayo 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero, reportera de El País
¿Por qué le temen a la candidatura de Humala?

Su intención de reformar la Constitución amenaza a los peruanos con retroceder a épocas de dictadura.

Por estos días soplan con más fuerza los vientos de incertidumbre en Perú y todo porque muchos sectorestemen que un eventual triunfo presidencial de Ollanta Humala termine echando al traste la política económica y social que en los últimos años le ha devuelto la estabilidad y la confianza al país.El candidato de Gana Perú es hoy el dueño de ese miedo que consume los ánimos electorales de los peruanos, en medio de la intención de voto que reflejan las encuestas que, de la misma manera en la que vaticinaron su victoria el pasado 10 de abril, al lograr en repetidas oportunidades el primer puesto, le dan un gran favoritismo para la segunda vuelta.Pero el miedo a que las cifras a su favor se ratifiquen en las urnas el próximo 5 de junio, parece no dejar dormir a quienes ven con recelo que su gobierno quede en manos de un ex militar, de corte nacionalista, que rechaza el libre mercado y que tiene una marcada tendencia de izquierda, que podría representar “serios riesgos” para el país y para el resto de la región, tal como lo señalan los analistas. Las grietas que abriríaLo que más se teme de una llegada de Humala al primer cargo público del Perú es que se retroceda a las épocas de la inestabilidad económica y a las elevadas cifras de pobreza y de desempleo, que engrosaron la lista de secuelas de las temidas décadas de la dictadura y de los enquistados grupos ideológicos.“Lo que le preocupa a algún sector de la ciudadanía es la sostenibilidad del modelo económico, que le ha permitido crecer al país, atraer inversiones y reducir pobreza. Se construyó una infraestructura física que ha permitido que el país no entre en recesión y no padezca los rigores de una crisis financiera internacional”, explicó Mercedes Cabanillas, quien es congresista del partido oficialista Aprista Peruano, PAP.Las palabras de Cabanillas tienen un fundamento claro: “Mantener el modelo es lo que le interesa a mucha gente, haciendo énfasis en que el progreso se distribuya más ampliamente”. Por eso, indicó, “algunas personas asumen que tal vez Humala pudiera adoptar ciertas políticas económicas estatistas”, alejándose de ese propósito.El riesgo por una “estatización” parece carcomer a los fondos privados de pensiones, la inversión de capital extranjero, que se vería frenada, y las reformas tributarias para la financiación del gasto público, que se verían afectados.Aunque Humala ha planteado iniciativas que beneficiarían a una amplia porción de ciudadanos aún en la pobreza, como la de instaurar una pensión universal a partir de los 65 años, elevar el salario básico o implementar un programa de asistencia para madres adolescentes, para los expertos existe incertidumbre por la manera en la que se haría su financiación.Otra propuesta del candidato de Gana Perú que genera preocupación es la que propende un “reparto equitativo y plural de los medios de comunicación entre distintas formas de propiedad”, lo que ha sido visto por sectores de centro derecha y por la prensa peruana como una amenaza a la libertad del ejercicio periodístico.Para el analista político Fernando Rospigliosi, un destacado líder de opinión en Perú, el temor está en que se desconoce cuál va a hacer la verdadera ruta que va a asumir Humala. “Él habla de nacionalizar sectores estratégicos y mucha gente entiende como estratégico cualquier cosa, todo. Es una definición muy amplia. En realidad no se sabe realmente qué cosa es lo que haría, el temor es ese”, explica el analista.Que se reforme la actual Constitución tampoco parece llamarle la atención a muchos peruanos que temen que Humala dé ese paso para quedarse en el gobierno por más de cinco años. Y esa intención, ha ayudado a restringir el favoritismo del ex militar. “En una primera etapa el movimiento de Humala propugnaba una Asamblea Constituyente para una reforma total de la Constitución y eso despierta reticencia. En el 92, fue (Alberto) Fujimori quien introdujo la reelección inmediata y eso queda en la retina de la gente”, explicó Cabanillas.La sombra de ChávezPara los analistas, otro de los resquemores que suscita Humala entre amplios sectores peruanos, es su cercanía con el presidente venezolano, Hugo Chávez, que ronda desde la pasada campaña presidencial del 2006 al aspirante de Gana Perú.Incluso, el ex candidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski afirmó esta semana, en una entrevista publicada en el diario El Nuevo Herald, que la primera campaña de Humala había sido financiada por Chávez y que ahora estaría sucediendo lo mismo.La influencia del modelo venezolano en Perú pone en peligro “todo lo que hemos avanzado en la economía, la seguridad de los últimos diez años y podría implicar un cambio radical de la política exterior que hasta ahora ha sido distante de la de los países del Alba”, según el analista Fernando Rospigliosi.Para el internacionalista Enrique Serrano, las alianzas con Chávez podrían llevar a Perú “a formar parte de esas naciones latinoamericanas que hacen pactos extraños con países distantes como Rusia, Irán; esos actores que aparentemente no están en la lógica de la región”.¿Tambalea la región?Una espesa duda genera el papel que empezaría a jugar una nueva izquierda en Perú en materia de relaciones exteriores, sobre todo en los condicionamientos hacia los Tratados de Libre Comercio, TLC.Un triunfo de Humala “puede ocasionar que los empresarios extranjeros congelen inversiones que vienen desarrollando y otros se den un compás de espera a ver cuál va a ser el comportamiento del nuevo gobierno”, explicó el consultor internacional Fernando Giraldo.No obstante, el analista internacional Carlos Martínez cree que Humala tiene un tipo de manejo de la inversión extranjera directa diferente a la de Colombia. “Va a hacer esquemas de control que favorezcan su política de distribución de ingresos. En ese caso habría una diferencia y choque con Colombia”, indicó. Ya en materia diplomática, algunos creen que no habría un cambio abrupto. Para el caso nuestro, “con la figura del presidente Santos y la simpatía que ha suscitado tanto en gobiernos de derecha como de izquierda confiaría en que no se verían afectadas la relaciones por un eventual triunfo de Humala”, aseguró el consultor Giraldo.Un salto al vacíoHumala se ha esforzado por mostrar que no es el mismo de hace cinco años. En eso coinciden los expertos, quienes resaltan, además, que el candidato nacionalista le está dando un vuelco a su postura, en contraste con el radicalismo que impregnó durante la primera parte de la actual campaña electoral. En los últimos días Humala ha empleado un discurso menos extremista y su estrategia para ganar adeptos ha sido mantenerse alejado de las referencias a Chávez. Sin embargo, dicen los analistas, de votar por Humala la gente estaría dando un “salto al vacío” porque su verdadero estilo sólo se conocerá en la marcha de un posible gobierno.Y en medio de la desconfianza y la debilidad institucional que ensombrece el panorama político de Perú, en cinco semanas los peruanos tendrán que depositar su fe en las urnas, cuando saldrán a escoger entre la derecha reticente de Keiko Fujimori o la izquierda temeraria y reformista de Ollanta Humala.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad