¿Por qué el terrorismo islámico se ensañó con Francia?

Julio 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de Agencias y El País

En año y medio van tres atentados con 234 muertos. Ser parte de la coalición contra el EI y la exclusión a jóvenes musulmanes, combustibles del yihadismo.

Desde los ataques a la revista satírica Charlie Hebdo y al supermercado kósher en enero de 2015, en los que murieron 20 personas, Francia  no ha podido despertarse de la pesadilla del terrorismo.

Ni el Estado de excepción, ni el aumento de los controles en las calles ni las capturas y muertes de varias células yihadistas han podido detener a los terroristas. En noviembre del mismo año, el Estado Islámico, el principal enemigo de Occidente, cometió el atentado más mortífero en Europa : 130 personas asesinadas casi simultáneamente por terroristas suicidas y por hombres armados con fusiles en las calles de París y en una sala de conciertos. 

El sábado, el EI reivindicó la autoría del atentado del jueves en Niza. “El autor de la operación (...) es un soldado del Estado Islámico. Ejecutó la operación en respuesta a los llamamientos lanzados para atacar a ciudadanos de los países de la coalición que lucha contra el EI”, aseguró una agencia vinculada al grupo yihadista.

En el ataque del jueves, decenas de personas que se reunieron en la noche en el Paseo de los Ingleses, en Niza, para ver los fuegos artificiales del Día de la Bastilla fueron embestidos por  un camión de tres toneladas de peso.

[[nid:556893;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/07/mapa-ataques-francia.jpg;left;{}]]

Incluso antes de que EI reivindicara su responsabilidad en el hecho, el primer ministro galo, Manuel Valls, ya había asegurado que el conductor del camión, Mohamed Lahouaiej Bouhlel,  un  tunecino,   de 31 años, era “un terrorista sin duda relacionado con el islamismo radical de una forma u otra”.

Con este nuevo caso ya son tres los graves atentados  registrados en Francia en 18 meses, sin contar hechos como el   ataque a la empresa gasística en Saint Quentin Fallavier, donde murió una persona y  el caso de  hombre que apuñaló a un policía  y a su mujer en París.

¿Por qué  el terrorismo de los radicales islamistas se ensañó con Francia? La respuesta más inmediata relaciona algunos de esos ataques con el hecho de que  participe en la coalición que ataca al Estado Islámico en Siria. 

Desde hace varios años, Al Qaeda y el grupo Estado Islámico (EI) exhortan, en videos en internet, a sus  seguidores a pasar a la acción sin esperar órdenes precisas, y sin organización para entrenarlos o apoyarlos.  

Abu Mohamed Al Adnani, en un mensaje difundido por Al Furqan, el principal medio del Estado Islámico, llamó a aquellos que denomina ‘soldados del califato’ a atacar objetivos por todos los medios.

Lea aquí: ¿Quién era el autor de la matanza de Niza, Francia?

“Si no pueden hacer explotar una bomba o disparar, arréglenselas para encontrarse solo con un infiel francés o estadounidense y rómpanle el cráneo con una piedra, mátenlo a cuchilladas, arróllenlo con su vehículo..”.

[[nid:556302;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/07/000_d76g0.jpg;full;{En las embajadas francesas de diferentes partes del mundo decenas de personas se han reunido para expresar su solidaridad con los parisinos.AFP.}]]

Pero las divisiones en este país, en el que un 7 % de su población es musulmana, empezaron   antes. Los odios iniciaron con la guerra de Argelia, décadas atrás. Precisamente,  Mohamed Merah, el asesinto de Tolouse escogió el 19 de marzo de 2012, en el 50 aniversario del alto al fuego de la guerra de Argelia, para cometer una masacre en una escuela judía.

Y continuaron con la intervención militar francesa en Mali, en 2013,  se multiplicaron por la exclusión de muchos de estos jóvenes musulmanes, que crecieron en  barrios humildes de París y otras ciudades.

En 2011, Francia prohibió el uso del velo integral para las mujeres. Y puso en marcha una serie de medidas que molestaron a  la población musulmana. 

Victoria Fontan, académica francesa, que vive en Mosul, Iraq,  ha asegurado que el combustible de los reclutadores de los jóvenes que han partido a Siria e Iraq con el Estado Islámico o que han sido seducidos para participar en atentados, es la ira por “una estructura social que los humilla y un Estado que los acosa, que les ofrece una ciudadanía de segunda clase”.

Las medidas y controles policiales, tomados después de los ataques, incrementan más ese odio convirtiéndolo en una espiral.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad