Policías que se sublevaron serían incluso castigados penalmente

Octubre 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Agenicas

Así lo indicó el ministro de Justicia, José Serrano. La declaración coincide con la advertencia del presidente Rafael Correa, quien minutos después de ser rescatado a bala dijo "no habrá perdón ni olvido para los sublevados y se los sancionará".

El gobierno ecuatoriano investigará la sublevación del grupo de policías y militares que se rebelaron en contra del orden democrático y se buscará que sean castigados "de forma penal, si es el caso", aseguró este viernes el ministro de Justicia, José Serrano.En declaraciones recogidas por el periódico oficial El Ciudadano, recordó que durante la revuelta el jueves, el presidente Rafael Correa "fue agredido, física y verbalmente, antes de ser retenido contra de su voluntad por más de 10 horas en el Hospital de la Policía"."Vamos a investigar para determinar a los autores materiales e intelectuales de estos acontecimientos, y ellos deberán ser castigados, no solo administrativamente, sino también de forma penal, si es el caso".La declaración coincide con la advertencia del presidente Rafael Correa, quien minutos después de ser rescatado a bala dijo "no habrá perdón ni olvido para los sublevados y se los sancionará"."No se trató de una legítima reclamación salarial, sino de un claro ejemplo de conspiración", dijo Correa en una rueda de prensa, tras ser liberado por militares después de permanecer varias horas en un hospital, rodeado por policías sublevados.Correa, que lucía la banda presidencial, aseguró que "los ambiciosos de siempre, los irresponsables de siempre han hecho quedar mal al país a nivel internacional", presentándolo como una "república de opereta donde se secuestra al presidente"."Lo que pasó el día de hoy (jueves) fue un intento de golpe de Estado (...) que le falló a los conspiradores", señaló, al asegurar que se trató de "varias acciones coordinadas que querían crear el caos con el pretexto de que se habían quitado beneficios económicos a la policía nacional y los militares, lo cual es falso".Reiteró que durante su "secuestro" jamás claudicó y señaló que tras la crisis han salido "más fortalecido, más unidos que nunca".Los policías y un grupo menor de militares se amotinaron para rechazar un proyecto de ley, a punto de ser aprobado, en el que se eliminan bonos y beneficios económicos para policías y uniformados.Los enfrentamientos dejaron al menos tres muertos a bala, y 167 heridos, entre ellos también a bala, de acuerdo con una versión del gobierno.Aparte, diversos medios de comunicación reportaron la muerte a bala de un estudiante y de otro policía, arrollado por un camión de la empresa estatal de correos en medio de las protestas policiales.Correa tuvo que ser rescatado en medio de una balacera por militares desde el hospital policial donde se refugió tras ser vejado por los uniformados cuando llegó al cuartel de los alzados en Quito.La conspiraciónSegún Correa, cuando intentó explicar en la mañana a los policías sublevados que les elevó los sueldos "como nunca antes", escuchó de las tropas "no, eso lo hizo Lucio (Gutiérrez), sabiendo bien entonces quiénes estaban en esa conspiración".En declaraciones a Efe desde Brasilia, Gutiérrez descartó que tuviese algo que ver con la situación de este jueves y responsabilizó al propio jefe de Estado por la crisis.Para Correa, se trató de un intento de conspiración "coordinado con el cierre, por ejemplo del aeropuerto, coordinado con la toma de las repetidoras de los canales en manos del Estado TC y Gamavisión, con la irrupción en las instalaciones de Ecuador Tv por bien conocidos allegados a los Gutiérrez"."Esperaban crear un baño de sangre, que se veje al presidente, que se lo secuestre, se lo trate de rescatar y se cubra de sangre el suelo ecuatoriano para tratar de desestabilizar al Gobierno y de esa forma ganar lo que no pueden ganar en las urnas", añadió.Correa dijo que la situación ha dejado "profundas cicatrices" que tardarán en sanar y comentó que "parte de estos policías antes dependían de potencias extranjeras, recibían sueldos extras. Todo eso se ha cortado y todo eso puede ser que cree resentimientos, pero no daremos ni un paso atrás" .Durante su intervención, Correa conectó vía telefónica con su vicepresidente, Lenín Moreno, quien se encontraba en Guayaquil y quien le dijo que se sentía "orgulloso" de él y le reiteró su lealtad.El jefe de Estado agradeció a los colegas presidentes que le expresaron su solidaridad y saludó a la reunión de Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) porque "aquí no vamos a permitir que ocurra lo que ocurrió en Honduras", apuntó.Y agradeció el apoyo del pueblo ecuatoriano, de "las miles de personas que fueron a rescatarme y que fueron brutalmente reprimidas por estos malos policías". SIP condena intento por desestabilizar a EcuadorLa Sociedad Interamericana de Prensa condenó este viernes cualquier intento en Ecuador que tenga por objetivo desestabilizar las instituciones y el orden democrático del país, al tiempo que censuró la violación de la libertad de prensa.La SIP, con sede en Miami, también criticó la normativa que obliga a los canales de televisión y radio del país sudamericano a enlazar con la señal de la cadena estatal.El presidente de la SIP, Alejandro Aguirre, expresó su confianza en que Ecuador "supere la situación de convulsión que atraviesa y retorne inmediatamente a la plena institucionalidad".No obstante, pidió que se garantice el "respeto para que el periodismo pueda trabajar en forma libre y se garantice el derecho a la información de todos los ecuatorianos".Aguirre lamentó que el estado de excepción ordenado este jueves por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, implicara la "restricción para que los medios electrónicos puedan operar en forma libre, tal como requieren situaciones de máxima alerta en la que la población merece una cobertura amplia independiente y plural de los hechos".Tras los disturbios, el Gobierno declaró el estado de excepción por cinco días.Poco después, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia emitió un comunicado en el que indicó que, "de conformidad con lo dispuesto en la Ley de Radiodifusión y Televisión y por petición de la Presidencia de la República, se dispone la difusión de la cadena de radio y televisión a nivel nacional".El documento aclaró que la disposición es obligatoria, "indefinida e ininterrumpida hasta segunda orden" y los infractores serán sancionados con todo el rigor de la Ley.El titular de la SIP condenó que durante las escaramuzas generadas por el conflicto fuesen agredidos varios periodistas en el ejercicio de su labor.Añadió que la organización hemisférica se mantendrá alerta y vigilante ante el desarrollo de los hechos en Ecuador.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad