Polémica por traslado de osa en cautiverio de Uruguay a santuario en EE.UU.

Agosto 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / AFP
Polémica por traslado de osa en cautiverio de Uruguay a santuario en EE.UU.

Esta es la osa 'Eva' que permanece en cautiverio en Uruguay.

Animalistas denuncian que el encierro de la osa 'Eva', que permanece en cautiverio en Uruguay, está deteriorando su estado de salud. Lea aquí el caso.

La alcaldía de Salto, noroeste de Uruguay, anunció que buscará enviar una osa llamada 'Eva',  que nació en el zoológico local, a un santuario en Estados Unidos, en medio de una polémica por su traslado.

El intendente Andrés Lima, máxima autoridad del departamento provincia, dijo a radio El Espectador de ese país,  que pedirá una autorización a los legisladores locales "con el objetivo de que se traslade a la osa Eva a una especie de santuario" en Estados Unidos.

Andrés Lima había pugnado por conservar al animal nacido hace 19 años en el zoológico de Salto.

En febrero pasado, citado por el diario El País de Uruguay, el intendente, que integra el gobernante Frente Amplio izquierda, había señalado: "La osa Eva permanecerá en el zoológico municipal, es una decisión que el gobierno departamental ha tomado luego de recibir varios informes y de considerar aportes de técnicos, tanto a nivel departamental como a nivel nacional".

El intendente Lima tuvo que dar marcha atrás ante las presiones de activistas por los derechos de los animales, que según versiones de prensa, llegaron a encerrarse en jaulas delante de la sede local del Frente Amplio para pedir el traslado del animal enjaulado.

La osa Eva es de una especie originaria de Rumania y pesa 160 kg, indicó el diario El País de Uruguay.

Los activistas denuncian que el encierro le ha provocado un trastorno y piden que sea trasladada para mejorar sus condiciones de cautiverio.

A comienzos de julio se supo en Uruguay que la intendencia de Montevideo decidió no reabrir el zoológico municipal y convertir sus instalaciones en parque.

El lugar era un zoológico tradicional, con animales encerrados en jaulas pequeñas y expuestos al público, muchos de ellos con evidentes signos de deterioro de su salud.

La presión de los activistas por la defensa de los derechos de los animales también surtió efecto y muchos ejemplares cautivos en ese lugar serían enviados a santuarios fuera de Uruguay.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad