Piden aclarar identidad de hijos de dueña de El Clarín

Junio 30, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Agencia EFE

Abuelas de Plaza de Mayo creen que hijos de Ernestina Herrera fueron robados durante dictadura.

La titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, pidió este miércoles llegar hasta "las últimas consecuencias", sin descartar la "extracción compulsiva" de sangre, para determinar si los hijos adoptivos de la directora del diario Clarín fueron robados durante la última dictadura militar.La presidenta de la organización humanitaria se hizo eco así de versiones publicadas por la prensa que, citando portavoces del caso, aseguran que las prendas tomadas a los hijos de Ernestina Herrera de Noble para llevar a cabo análisis genéticos estaban contaminadas, lo que invalida la posibilidad de determinar su ADN.Aunque la Justicia aún no se ha pronunciado, y está a la espera de recibir el informe del Banco Nacional de Datos Genéticos sobre los resultados obtenidos de los elementos personales decomisados del domicilio de Marcela y Felipe Noble, la prensa asegura que en las prendas se han encontrado perfiles genéticos de varias personas."Acá no se habla de un capricho, se habla del robo de bebés durante un proceso feroz. El Estado tiene la obligación de llegar hasta la última consecuencia para saber la verdad. No sé si va a llegar hasta la extracción compulsiva, que es un pinchacito en el dedo y nada más", aseguró Carlotto a Radio América.Las prendas fueron tomadas el pasado 28 de mayo durante un registro de la casa de los hermanos ordenado por la magistrada Sandra Arroyo Salgado, en el marco de la causa impulsada por las Abuelas para determinar si fueron robados a desaparecidos durante el último gobierno de facto (1976-1983).Tras el registro de su vivienda, los hermanos Noble denunciaron ser víctimas de una "persecución" y haber sido sometidos a un procedimiento "indignante" en el que debieron sacarse la ropa y las prendas Íntimas ante siete personas, acusaciones negadas por Arroyo Salgado.El registro se realizó horas después de que Marcela y Felipe, ambos de 34 años, comparecieran ante la jueza y se negaran a someterse a extracciones de sangre para cotejar su ADN con las muestras almacenadas en el Banco Nacional de Datos Genéticos, pertenecientes a familiares de desaparecidos en la dictadura.Los hermanos, que aseguran que su adopción fue legal, declararon en abril pasado sentirse "maltratados" y "presas" de los "ataques" del Gobierno de Cristina Fernández contra el diario Clarín, el de mayor tirada del país.La extracción de muestras genéticas fue ordenada por un tribunal de alzada de Argentina tras una larga batalla judicial prolongada por más de siete años.El abogado especialista en derechos humanos Rodolfo Yanzón opinó este miércoles que, aunque la extracción compulsiva de sangre está "claramente" prevista en la ley, "se deben llevar adelante todas las alternativas anteriores", como nuevos allanamientos o la utilización de otras muestras genéticas ya existentes en el proceso judicial.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad