Periodista de El Universo dice que Correa seguirá atacando prensa

Febrero 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero | Reportera de El País
Periodista de El Universo dice que Correa seguirá atacando prensa

Periodista ecuatoriano Emilio Palacio.

El periodista ecuatoriano Emilio Palacio, quien fue condenado y luego indultado, dijo desde el exilio que aún no podrá regresar a su país.

Emilio Palacio, el periodista ecuatoriano que había sido condenado por la justicia ecuatoriana a tres años de cárcel y el pago de una multa, y a quien el presidente Rafael Correa dijo haber perdonado casi un año después de instaurar la demanda en su contra, asegura que esa decisión representa hoy un “triunfo para la democracia” y se emociona al afirmar que fue decisivo el gesto solidario de la prensa en Colombia y otros países a favor del caso del diario El Universo.Pero la lucha por la libertad de expresión allí no acaba. Palacio, quien recibió por sorpresa el indulto del Mandatario y afirma no sentir rencor por él, se anticipó a decir que los ataques a la prensa ecuatoriana podrán seguir y “con mayor fuerza”.Desde Miami, donde se encuentra exiliado desde agosto pasado, el periodista le contó a El País que por ahora descarta regresar a Ecuador, mientras resuelve su situación jurídica, pues éste, el de El Universo, no es el único caso que afronta con la Justicia de su país.Casi un año después de iniciarse un proceso jurídico que colmó la atención de la prensa mundial, ¿cómo recibió la decisión del presidente Correa de retirar la demanda en su contra?Es un triunfo para la libertad de expresión, para la democracia, para toda la gente que pelea por el derecho a decir lo que uno piensa, lo que uno cree, con absoluta libertad. No puedo sino alegrarme por eso. Es un triunfo que se lo debemos en gran parte a ustedes que hicieron esta cosa tan noble de reproducir el artículo del juicio. Muchas gracias a Colombia, como país, como pueblo, estaré eternamente agradecido. Es un triunfo que también es de ustedes, que fue más allá de una solidaridad internacional impresionante, de diarios de todo el mundo, expresidentes, intelectuales, es larga la lista.Es claro que Correa tuvo que ceder ante la presión de tantos medios, pero realmente ¿qué puede haber detrás de reversar su decisión?La presión internacional era muy fuerte, algo que para él (Correa) era muy difícil de confrontar. Pero la situación interna para Correa no es fácil en este momento. Él estaba cayendo en las encuestas del Ecuador. Los indígenas han convocado a una movilización que comienza 8 de marzo, muy molestos porque tienen a 180 dirigentes indígenas acusados de terrorismo por el Gobierno. Más el descontento de los cuarteles, pues semanas atrás tuvo que visitar muchísimos cuarteles tranquilizando a la tropa. Había un malestar muy grande. Esto no es oculto, se difundió en los medios de comunicación. Y todo eso se le juntó. Correa trata de impedir que la olla estalle y para eso deja destapar un poco de vapor.Correa parece haber cambiado su discurso, ¿cree que pararán ahí sus ataques a la prensa?El discurso no cambió, si usted lo escucha, es exactamente el mismo. No nos confundamos, eso es un triunfo, una victoria, pero la pelea continúa. Correa dejó eso muy claro, o sea, con esto no termina, sus ataques a la libertad de expresión van a seguir y probablemente, me anticipo a decirlo, con mayor fuerza todavía, porque así es él, cuando se ve obligado a retroceder, sale pegando más duro todavía.Cree, entonces, que los medios de comunicación seguirán siendo los enemigos del Presidente ecuatoriano?Bueno, él mismo lo dijo, que la pelea no ha terminado, que ya no va a permitir nunca más un insulto. Es decir, si usted analiza el discurso de Correa, todo el discurso, el 99,9% es lo mismo de siempre. No hubo ningún cambio y de repente el perdón. No hubo lógica, coherencia. Sí nos perdona, pero mañana la guerra la va a continuar.¿Lo que ocurrió demuestra que el presidente Correa no es inmune a la presión que puede ejercer la prensa?Demostró que si nos unimos y defendemos nuestros principios podemos detener los ataques contra la libertad de expresión, de que no tenemos por qué ser derrotistas, si podemos ser opotimistas en el sentido de que podemos defender estos principios fundamentales. No necesitamos ninguna violencia ni nada, simplemente eso: la unidad, la solidaridad, y actuar sin miedo.¿Usted guardaba la esperanza de que Correa se arrepintiera o se mantuvo escéptico?Bueno yo pensaba que se salvaba El Universo y los señores Pérez (directivos) por la presión internacional, no me esperé que me involucrara a mí en el perdón, entre comillas, y menos aún a Juan Carlos Calderón y Christian Zurita (caso de El Gran Hermano). Me salvo de esta, pero quedan pendientes las otras dos acusaciones. Entonces no sé si yo pueda regresar a Ecuador, habrá que evaluar la situación en los próximos días. También tengo el juicio de EcuadorTv, que pide tres años de cárcel por haberle dicho que es un canal fascista. El proceso está detenido porque estoy en Miami, empezó poco antes de agosto pasado, como yo salí de Ecuador no alcanzaron a notificarme. Si yo regreso, me notifican y en la velocidad que ellos van, en seis meses ya tengo una orden de prisión.Y luego tengo una investigación que inició el fiscal general del Estado, Galo Chiriboga, que es amigo personal de Correa, que también quiso meterme preso y que fue el verdadero motivo por el que yo salí del Ecuador.Tal como lo dice, pareciera que no va a ser tan pronto su regreso, ¿cuánto tiempo más permanecerá exiliado?Yo prefiero primero leer el escrito jurídico que van a presentar con relación a este caso, ahí veré todo el contexto general y podré sacar una conclusión. Todavía no le anticipo nada. Y lo que le digo es para que usted tenga en cuenta que no es tan sencillo el tema en mi caso. Aunque yo me quede aquí en Miami, aunque yo no pudiese regresar, igual celebro como un triunfo espectacular.¿No ha descartado volver a El Universo, si se lo llegan a proponer?No descarto nada. Lo que ocurre es que no sé si pueda volver al Ecuador.Usted se ha caracterizado por mantener una postura crítica frente al Gobierno, ¿se ha arrepentido alguna vez de lo que ha dicho?Yo no creo ser ningún periodista que haya hecho ninguna otra cosa que su trabajo, contar la verdad. Yo analicé los hechos del 30 de septiembre y llegué a la conclusión de que Correa nos mentía, que no había habido golpe de Estado, secuestro, y que lo que hubo fue un operativo político terrible, monstruoso que acabó con la vida de una decena de ecuatorianos, lo dije y lo escribí y creo que ese es mi trabajo. Eso es lo que yo sé hacer. Si hubiera sabido actuar me hubiera dedicado al cine, si hubiera sido político me hubiera lanzado de candidato. Pero ninguna de esas cosas las sé hacer. Lo que sé hacer es escribir y escribir, porque esa es mi tarea.¿Seguirá escribiendo?Bueno, yo he tenido que suspender mi boletín que distribuía por Internet porque enfrento el gravísimo problema de que me estoy comiendo mis ahorros, yo no tengo ingresos económicos. Pero estoy preparándome para en los próximos días salir de nuevo con el boletín. La situación lo amerita, tengo que responder a muchos lectores que me escriben y aunque siga en esta situación de inestabilidad económica, pues trataré de continuar mi trabajo como periodista.¿Qué tan complejo ha sido estar fuera de su país?Si uno se pone a hablar de las amarguras y tristezas que tiene en la vida no sale adelante. Un periodista colombiano me recordó esto: Para los griegos el destierro era peor que la muerte. Sócrates prefirió beber la cicuta antes de partir al desierto. Para que usted sepa lo terrible que es eso de vivir en el exilio cuando uno no lo ha previsto, no lo ha preparado. Acá tenemos que vivir en una casa más pequeña y he descubierto que las casas pequeñas unen a la familia. Acá estamos obligados a mantener esta unidad a toda costa.Correa dijo que con su determinación había ratificado lo que en el fondo de su corazón hace rato había decidido, que era perdonarlos, ¿le cree?En la audiencia de última instancia, el juez le preguntó, usted cree señor Presidente que podamos llegar a algún acuerdo, dijo: ‘no, no, no, acá no hay ningún acuerdo, tienen que pagar por lo que hicieron’. Esas no son las palabras de un hombre que quiere perdonar. El perdón le vino a la mente cuando empezó la campaña mundial a favor de la libertad de expresión en el Ecuador.¿Ha sentido resentimiento u odio por el Presidente de Ecuador?Yo aprendí hace rato que si uno se llena de odio, de rencor, el que sale perdiendo es uno, se convierte en un amargado. Esto no es un problema personal. Él lo hizo personal, me ha dicho narizón, enano, se ha metido con mi ser físico, yo no veo las cosas de esa manera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad