París ardió con la Semana de la Moda más importante del mundo

Febrero 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Especial para El País
París ardió con la Semana de la Moda más importante del mundo

Gaultier, el niño terrible. Los cabarets parisinos inspiraron esta vez al gurú de la moda. Una colección en la que el rojo fue el acento y el negro fue la diva.

La diseñadora María Elena Villamil analiza con ojo crítico la Semana de la Moda en París, la más importante del mundo. Punto de vista con puntada y dedal.

La semana más exclusiva de la moda es sin duda la de Alta Costura en París (Haute Couture, en francés y alta moda, en italiano).Para esta temporada Primavera-Verano 2011, del 24 al 27 de enero, se vieron exquisitos atuendos, llenos de ensueño y fantasía. Pero también otros que, según los expertos, se alejan de los estándares definidos, para hacer parte de esta exclusiva lista dirigida por “la chambre syndicale de la haute couture”, con sede en París. En Colombia aún no gozamos de estos privilegios, pues para hacer parte de esta membresía hay que cumplir unos estándares para los cuales no estamos aún preparados como diseñadores de moda. Pese al talento de muchos de mis colegas, se necesita un proceso largo y una absoluta maduración en la confección y acabados de nuestras colecciones. Aunque seguramente en un futuro lo lograremos con el trabajo constante, la investigación y el apoyo de las diferentes entidades dedicadas a la moda.La alta costura se refiere a la creación de ropa diseñada bajo pedido, a la medida del cliente, con telas de alta calidad, confeccionadas al detalle e impecables acabados. Los diseñadores pueden vender una prenda de cada diseño por continente a precios bastante elevados y deberán tener un taller en París con al menos 20 artesanos.Además deberán presentar ante la prensa, cada temporada, (primavera-verano y otoño-invierno) una colección de al menos 35 diseños para uso de día y de noche. Dicho legado lo dejó el diseñador Frederick Worth, quien a mediados del Siglo XIX fue llamado el padre de la ‘Haute couture’ en París.En esta temporada me deleité con la propuesta de Pier Paolo Piccioli y María Grazia Chiuri para Valentino. Fieles al legado italiano pero con un aire renovado y fresco, se vieron tejidos livianos como organzas, chiffones y encajes, con técnicas magistrales de plisados y nido de abejas, y acabados manuales, coherentes con la elegancia de la firma. Primaron los colores pasteles con acentos de infaltable ‘rojo Valentino’. Aplaudo esta colección, es mi favorita.No podría dejar de mencionar al mago Lagerfeld para Chanel, influenciado por leggins y jeans que le dan el aire casual y joven a la colección, extensa, completa y fiel a los criterios de la alta costura, en vestidos de dos piezas, organzas, muselinas y sedas. Mostró colores que van desde el perla hasta el rosa pálido y siguió una de las tendencias más arrasadoras del 2011: las transparencias.Sobresaliente fue la pasarela de Jean Paul Gaultier, por sus grandes dosis de creatividad e imaginación.Inspirado en la estética de los años 20 y los cabarets parisinos, mezcla de prendas sofisticadas con peinados ‘punkies’ y la presencia del infaltable negro en faldas de talle imperio a la rodilla, volúmenes máximos, chaquetas entalladas, contrastadas con estampados atrevidos.Así pasó el primer gran desfile del año con algunos diseñadores que dieron muestra de sofisticación y magistrales técnicas y otros que no alcanzaron los estándares para pertenecer a la alta costura. El niño terrible estuvo genialJean Paul Gaultier una vez más se tomó el diseño como juego y se destacó por su estilo trasgresor. Su colección de Alta Costura Primavera Verano 2011 tomó como musa a la actriz francesa Farida Khelfa. Se inspiró en la moda parisina de los años 20, en los cabarets de la Ciudad Luz. El negro fue vedette, así como las siluetas definidas, faldas lady de talle alto y cortadas a la altura de la rodilla, pantalones con fajín y chaquetas entalladas con mangas reinterpretadas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad