Pareja española acusada de matar a hija adoptiva reitera su inocencia

default: Pareja española acusada de matar a hija adoptiva reitera su inocencia

Los padres adoptivos de la menor de 12 años, Asunta Yong Fang Basterra Porto, son los principales sospechosos de haber asfixiado y sedado a la menor.

Pareja española acusada de matar a hija adoptiva reitera su inocencia

Octubre 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP

Los padres adoptivos de la menor de 12 años, Asunta Yong Fang Basterra Porto, son los principales sospechosos de haber asfixiado y sedado a la menor.

Una pareja española acusada de haber drogado y asfixiado a su hija adoptiva procedente de China reiteró este viernes su inocencia y renunció a su derecho a la última palabra al finalizar el juicio en su contra en Santiago de Compostela (Galicia, noroeste). "Nada que decir", se limitó a decir el periodista Alfonso Basterra, de 51 años, acusado junto a su exmujer, la abogada de 46 años Rosario Porto, de matar a su hija Asunta Yong Fang Basterra Porto, a la que adoptaron cuando era bebé.  Las defensas de ambos presentaron este viernes sus conclusiones, rechazando que fueran culpables de sedar y asfixiar a la pequeña, de 12 años, después que el fiscal considerara que Porto pudo haber matado sola a la niña, según un plan ideado con Basterra.  Ambos están acusado de haber suministrado a la menor durante tres meses un ansiolítico denominado Orfidal para acabar dándole "una cantidad del medicamento indicado necesariamente tóxica para posteriormente, cuando hiciera efecto, asfixiarla", según la instrucción.  Sin embargo, este viernes, el abogado defensor de Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, insistió en que si el objetivo era sedar y matar a la pequeña, "¿qué sentido tiene que tres meses antes se pudiera hacer todo eso? (empezar a darle el ansiolítico)". La defensa de Basterra aseguró el jueves que en los meses anteriores a su muerte cada vez que Asunta faltó al colegio o estuvo indispuesta había dormido en casa de su madre.  La abogada Belén Hospido reconoció que su defendido compró cajas de ese medicamento, pero que pensaba que eran para su exesposa, que también lo tomaba. "Él no tenía por qué pensar que la señora Porto no estaba consumiendo esas pastillas (...) no tenía por qué pensar que ahí estaba pasando algo extraño", afirmó.  El cuerpo de Asunta fue descubierto en la mañana del 22 de septiembre de 2013 por un senderista en una pista forestal de Teo, cerca de Santiago de Compostela, y rápidamente la investigación se dirigió hacia la pareja.  La fiscalía pide 18 años de cárcel para cada uno de los padres, mientras que la acusación popular solicita 20 años de reclusión para Porto y Basterra.  Más de un centenar de testigos y expertos declararon durante el juicio, seguido con gran atención por la prensa. A partir del lunes se reunirá el jurado para acordar el veredicto en un caso que ha conmocionado a España y cuyos móviles siguen siendo inciertos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad