Papa Francisco se reúne este martes con la presidenta, Michelle Bachelet

Papa Francisco se reúne este martes con la presidenta, Michelle Bachelet

Enero 15, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Agencia EFE / Redacción de El País
Papa Francisco en Chile

Pasadas las 7:00 de la noche del lunes, arribó el avión papal a la capital chilena. El próximo jueves el Papa viajará a Perú y regresará a Roma el próximo domingo.

Foto: Agencia EFE

El Papa Francisco llegó en la noche del lunes a Chile para realizar una visita de Estado de tres días, durante la cual celebrará misas masivas en las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique, y sostendrá encuentros con autoridades y representantes de la Iglesia católica y de la sociedad civil.

El avión de la compañía Alitalia, que transportaba al Pontífice, arribó al aeropuerto internacional de Santiago, tras un viaje de más de quince horas procedente de Fiumicino, en Roma. Su Santidad fue recibido a pie del 'Pastor Uno' por la presidenta Michelle Bachelet y autoridades de la Conferencia Episcopal, así como por el nuncio apostólico, Ivo Scapolo, y el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

"¡Bienvenido a Chile, Papa Francisco! Lo recibe un país que ha cambiado desde la visita de Juan Pablo II. Somos una sociedad más justa, libre y tolerante, pero con desigualdades que requieren del mensaje de esperanza de un hermano espiritual de Alberto Hurtado", tuiteó la Mandataria tras recibir al argentino Jorge Mario Bergoglio.

También aguardaban al Pontífice la Orquesta Sinfónica Infantil Metropolitana, que interpretó una pieza musical, y una representación de los más de 15.000 jóvenes voluntarios que colaboran en la organización de la visita.

Durante la ceremonia no hubo mensajes del Pontífice ni de la Jefa de Estado y se desarrolló según el protocolo previsto, excepto cuando un grupo de alcaldes, encabezados por Germán Codina, del municipio de Puente Alto, rompió la fila y se acercó al Papa para estrecharle la mano.

Luego, Francisco se subió en el asiento del copiloto de un vehículo híbrido para dirigirse a la parroquia de San Luis Beltrán, donde se detuvo a orar ante la tumba de Enrique Alvear, conocido como el ‘Obispo de los pobres’ y quien se distinguió durante la dictadura militar por ser un firme defensor de los Derechos Humanos.

Lo que se tiene previsto es que el Papa descansara en la Nunciatura sin desarrollar ningún acto oficial, pero no se descartaba que, como ya es tradicional, le diera un breve saludo a los feligreses que desde temprano se reunieron allí para verlo.

Expectativa

El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, se refirió a las profundas diferencias entre este viaje apostólico y el que en 1987 realizó a ese país Juan Pablo II: “Eran momentos muy difíciles, cuando los chilenos querían hablarle al Papa de la dictadura, de las violaciones a los Derechos Humanos. Eran tiempos oscuros. Con este Papa son otros los desafíos. La emigración, la pobreza, los pueblos originarios, la desigualdad”.

En alusión al encuentro privado que mañana sostendrán el Pontífice y la Presidenta, subrayó que “tienen visiones muy parecidas”.

“Él tiene que hablar su palabra, él sabe nuestra posición. Estamos muy alegres de su visita. Yo he visto en Naciones Unidas a moros y cristianos recibirle con los brazos abiertos por los esfuerzos que hace por el humanismo y los más vulnerables”, destacó el jefe de la diplomacia chilena ante la pregunta de si Su Santidad podría referirse a la conflictiva relación con Bolivia.

De otra parte, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, agradeció al Pontífice el telegrama que envió al país gaucho a bordo del avión papal, expresando su “cercanía y bendiciones”, y le recordó el “cariño” y “respeto” de esa población.

“En nombre de todo el pueblo argentino agradezco el saludo y la bendición del Papa al sobrevolar nuestro país. Deseo que su visita a los hermanos de Chile y Perú sea fuente de paz, esperanza e inspiración. La Argentina lo acompaña con el cariño y el respeto de siempre”, escribió Macri en Twitter.

El mensaje papal, enviado como de costumbre al entrar en espacio aéreo argentino, había despertado expectación en la nación donde nació Jorge Bergolio, y en la que sus palabras son uno de los asuntos más comentados: “Mientras atravieso el espacio aéreo argentino, le traslado mis cálidos saludos y envío mis mejores y francos deseos a todas las personas de mi patria, asegurándoles mi cercanía y bendición”, escribió el Pontífice.

De igual forma, Francisco invocó “bendiciones divinas de paz y fuerza” para Paraguay mientras cruzaba el espacio aéreo de ese país: “Rememorando nuestro reciente encuentro, envío saludos a su excelencia y al pueblo de Paraguay mientras sobrevuelo la nación en mi viaje a Chile y Perú”.

Esta vez el telegrama estaba dirigido al presidente paraguayo, Horacio Cartes, a quien recibió el pasado 9 de noviembre en el Vaticano.

Lea además: Ataques a iglesias y críticas en Chile por el costo económico de la visita del Papa

Durante el vuelo

El vuelo del Papa Francisco a Chile se llenó de recuerdos del año que pasó en ese país cuando estudiaba como novicio en la Compañía de Jesús y donde dejó “muchos amigos”.

Añadió: “Para mí no será un viaje difícil. Estudié aquí, tengo muchos amigos y conozco bien Chile”, comentó a los 70 representantes de los medios de comunicación que viajan con él.

Sobre Perú explicó que sabía menos, porque había estado solo tres veces “para convenios o reuniones”.

Francisco residió durante un año, en 1960, en Chile, durante su noviciado en el santuario de San Alberto Hurtado de los jesuitas. “Tendremos tiempo para reposar y trabajar”, dijo al recordar que es el vuelo más largo directo, 15 horas y 40 minutos (12.123 kilómetros), que tiene la compañía aérea Alitalia, así como el más largo que ha realizado él durante su pontificado.

El largo viaje fue objeto de bromas con los periodistas, sobre todo con los chilenos que llegaron a Roma y a quienes les preguntó si estaban cansados.

“No estamos cansados, estamos acostumbrados, nosotros también venimos del fin del mundo, como usted dijo,, le recordaron sobre aquella frase que pronunció el día de su elección, el 13 de marzo de 2013, cuando observó “que habían elegido a un papa venido del fin del mundo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad