Panamá, una gema escondida entre dos mares

Panamá, una gema escondida entre dos mares

Septiembre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Para los amantes del ecoturismo, nada mejor que viajar a Panamá, un país con una ubicación privilegiada que lo hace acreedor de los más deslumbrantes paisajes y variedad de ecosistemas como playas, montañas y un bosque tropical dentro de una ciudad.

Para los amantes del ecoturismo, nada mejor que viajar a Panamá, un país con una ubicación privilegiada  que lo hace acreedor de los más deslumbrantes paisajes y variedad de ecosistemas como playas, montañas, y lo más llamativo, tiene un bosque tropical en una ciudad, único en el mundo.Con el objetivo de conservar su patrimonio natural, este país, considerado como una gema escondida entre dos mares, se ha dado a la tarea de proteger su medio ambiente destinando más del 30% de su territorio nacional a reservas naturales. El variado territorio panameño ofrece posibilidades ilimitadas para el viajero apasionado por la naturaleza, empezando por las playas y costas del Caribe y las del Océano Pacifico en donde se puede avistar una increíble fauna marina al tiempo de practicar kayak, snorkel y buceo. También se pueden conocer los imponentes paisajes montañosos de la zona occidental y su infinidad de especies de árboles y ríos caudalosos, donde se pueden realizar largas caminatas, acampar y observar cientos de especies de aves, además del bosque tropical húmedo, con sus miles de especies vegetales, y una inusitada fauna. Panamá cuenta con los más diversos terrenos, microclimas y hábitats como para satisfacer las pasiones y gustos de todo tipo de viajero. Para los amantes del mar:Para aquellos interesados en la fauna marítima y la vida en el mar, la costa del Pacífico de Panamá cuenta con inexploradas islas de arenas blancas y aguas cristalinas, como las del archipiélago de Las Perlas y las del Golfo de Montijo. Coiba es la isla más grande del litoral, y el principal atractivo que ofrece es el avistamiento de ballenas, ya que el área es un importante  sitio de apareamiento de estos cetáceos. Tanto la Isla de Contadora como la Isla de San José son paradisiacos sitios donde se puede practicar el buceo, snorkel y kayak, deleitándose con el paso de ballenas, delfines y tiburones.El Caribe panameño ofrece también islas exóticas como las islas de Bocas del Toro, con sus remansos de aguas transparentes, y las 365 islas que conforman el asombroso paraíso isleño de Kuna Yala, con cientos de playas de arenas blancas y aguas color turquesa. Santuario de aves:Los amantes de aves encontrarán un edén con las más variadas especies. En el Camino del Oleoducto y otros de sus parques nacionales se han identificado alrededor de 385 diferentes aves en 24 horas.En la provincia de Chiriqui se encuentra el Parque Nacional Volcán Barú, el pico más elevado de Panamá. En esta tierra fértil de espesos bosques, el viajero puede realizar alpinismo y caminatas mientras observa algunas de las 250 especies de aves registradas en esa región.Otro importante sitio para avistamiento de aves es el Parque Internacional La Amistad, donde se han identificado más de 425 especies de aves de las 925 encontradas a nivel nacional. Este parque brinda la oportunidad de conocer comunidades indígenas, como el grupo étnico Teribe, y recorrer senderos ecológicos como La Cascada y El Retoño. Y para avistar al majestuoso quetzal es indispensable visitar el Valle de Cerro Punta, orgullo de las tierras altas chiricanas, con un agradable clima templado de altura que favorece la producción de hasta el 80% de los vegetales de Panamá.Valles y Cañones: Para caminar, escalar y nadar en piscinas naturales no hay lugar tan especial y de asombrosa belleza como el Cañón de la Angostura, localizado en la provincia de Cocle. Enormes piedras de inusuales formas y colores se levantan a lo largo del río, unas sobre otras en caprichosa distribución, invitando al viajero a conquistarlas y descansar en ellas mientras escucha el sonido del río en su rápido paso entre las montañas. Un recorrido fascinante en esta misma provincia es la caminata a la cima del Cerro del Gaital, área protegida con una diversa flora y fauna. Las especies que uno puede encontrar incluyen la elusiva rana dorada y unas 100 especies de orquídeas, una de las cuales es la Flor del Espíritu Santo, símbolo patrio panameño.Para quienes gustan del turismo de aventura, una experiencia inolvidable es el recorrido en canopy sobrevolando la exuberante vegetación y la espectacular caída de agua El Chorro del Macho. Esta cascada de 35 metros de altura se encuentra en el Valle de Antón, refugio ecológico de una riqueza sin igual.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad