Palestina e Israel, en la hora de las definiciones históricas

Palestina e Israel, en la hora de las definiciones históricas

Septiembre 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Palestina e Israel, en la hora de las definiciones históricas

En las calles de Hebrón, cientos de palestinos se han maniestado para apoyar la petición ante la ONU del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

Así la decisión de la ONU sobre el reconocimiento del Estado palestino tarde, el futuro de la región está por definirse.

La discusión sobre el reconocimiento de Palestina por las Naciones Unidas como estado soberano, en medio de un creciente aislamiento de Israel y de una presión de la comunidad internacional, es un momento histórico, aunque todavía no se sabe el resultado.Mientras que el presidente Mahmud Abás presentaba su solicitud, en Cisjordania los palestinos celebraban en las calles. Entre tanto, un responsable autorizado del Gobierno israelí calificó de “decepción absoluta” la intervención de Abás. “Es un discurso que no ofrece nada, sólo contiene demonización de Israel, pero ni programa, ni plan, ni proyecto, además de estar acompañado de mentiras históricas totalmente inaceptables”, dijo. Los escenarios que se abrenEl Consejo de Seguridad de la ONU discutirá la propuesta palestina, aunque ya el presidente de EE.UU., Barack Obama, anticipó que utilizará el poder de veto para oponerse. Antes de la decisión, podrían pasar varias semanas en las cuales los principales dirigentes mundiales esperan que se retomen las negociaciones directas entre Israel y Palestina. Si el Consejo de Seguridad no toma una decisión, o si ésta es vetada por Estados Unidos, de cualquier manera, la Asamblea General podría decidir si cambia el estatus de “miembro observador” por el de “Estado no miembro”. En este caso, es probable que obtenga apoyo de una mayoría de los 193 miembros.Según el periódico inglés The Guardian, es muy probable que este resultado se logre. De acuerdo con los datos recogidos, ya reconocen al Estado Palestino 126 miembros de la ONU, que comprenden 5.500 millones de la población mundial de 7.000 millones, más del 75%, pero menos del 10% de la economía del planeta, ya que los países que no reconocen a Palestina están en Europa occidental y EE.UU.De cualquier manera, el hecho de que la cuestión palestina esté en el centro de la agenda mundial, es histórico. Así lo reconoció Abás en su discurso: “Es un momento de la verdad y mi pueblo está esperando escuchar la respuesta del mundo. ¿Continuará Israel esta ocupación, la única del mundo?”, preguntó.Algunos analistas coinciden en que el proceso para que las relaciones entre Palestina e Israel se escapen al conflicto de tantos años, no se dará en corto plazo y dependerá de la voluntad de las partes.El internacionalista Enrique Serrano, cree que como las negociaciones estaban congeladas, cualquier avance puede resultar mejor que continúen en ese estado. Pero, aclara, “de ahí a declarar la independencia unilateralmente es una irresponsabilidad y un absurdo por parte de Palestina”. Serrano sostiene que el escenario más probable a corto plazo es que se lleguen a dar negociaciones secretas entre Israel y los actores del Consejo de Seguridad, para evaluar las condiciones. Asimismo, recalca que parte de la tensión que existe sobre la petición de Palestina y que tiene expectante a la comunidad internacional, recae en Estados Unidos, especialmente por la posición que ha asumido el presidente Barack Obama.“Obama sabía desde que llegó al poder que con Hamás, con la situación del mundo palestino, la posibilidad de una independencia era una quimera. Ha hablado muchas veces con Netanyahu, pero no se ha avanzado en nada. Fue irresponsable alentar que esto tuviera el vuelo”, explicó.El analista internacional Alberto Ramos considera que de llegarse a normalizar las relaciones entre israelíes y palestinos, podrán cesar las acciones terroristas de grupos como Hamás, en territorio palestino. “Hay células terroristas en Palestina que no acatan instrucciones de diálogo y esto altera la reacción militar de los israelistas en una política de aplastamiento”, explicó Ramos.La respuesta de las calles“El estatus quo es completamente inaceptable”, dijo el canciller francés Alana Juppé, preguntándose qué pasará en caso de un veto, en las calles árabes. “Hay un riesgo de violencia, pienso que Israel estará aislada en la región. La situación ha cambiado dramáticamente alrededor de Israel, en Egipto, en Siria, con Turquía. Es irracional pensar: no hacemos nada”, dijo. El entusiasmo en las calles de Ramalá podría voltearse, en caso de que no se acepte la solicitud palestina, según expertos. Pero el masivo apoyo que países han dado al reclamo es una enorme presión para negociar una paz en serio, creen otros.Israel, más acorraladoDesde su fundación en 1948, Israel ha sumando territorios palestinos. En 1967, tras la Guerra de los Seis Días, anexó zonas ocupadas de Gaza y Cisjordania, ocupación que mantiene, a pesar de las protestas de la comunidad internacional y de las resoluciones de la ONU. En 1987 estalló la primera intifada o revuelta en las ciudades palestinas, que llevó como conclusión, a los acuerdos de Oslo, en 1993.La Organización para la Liberación Palestina de Yasser Arafat, aceptada por la ONU como representante legítima del pueblo palestino, pudo volver a sus tierras, después de reconocer el derecho a la existencia de Israel. Se creó la Autoridad Palestina y Arafat fue elegido presidente. En un plazo de cinco años, se debían reglamentar todos los temas para la proclamación de los dos Estados, uno israelí y uno palestino, pero nunca se llegó a eso, porque, en contra de los acuerdos de Oslo, Israel colmó Cisjordania de asentamientos, haciendo imposible cualquier existencia independiente, lo cual llevó a la segunda intifada en el año 2000.Desde entonces, la situación ha ido empeorando con la violencia, los atentados suicidas, la guerra en el sur del Líbano y en Gaza.La primavera palestina La primavera árabe ha venido a modificar esta situación. La caída de Hosni Mubarak, garante de los acuerdos de Camp David mediante los cuales Egipto fue el primer Estado árabe en reconocer a Israel, permitió abrir la frontera de Gaza en el punto de Rafah, garantizando, por primera vez en muchos años, la salida de los palestinos al mundo sin pasar por Israel.La amenaza que representa para Israel la revolución egipcia es grande. En las calles de El Cairo se exige acabar el Tratado de Paz con Israel, y en Siria, el régimen de Bashir Assad, que ha garantizado la tranquilidad israelí hacia el este, está cercado por la revolución. A ello se suma la ruptura con Turquía, hasta ahora el otro fuerte aliado de Israel en la región, tras la negativa de Netanyahu a pedir disculpas por el hundimiento de la flotilla de la solidaridad y la muerte de 9 ciudadanos turcos en 2010.Lo más probable es que se renueven las negociaciones encabezadas por el Cuarteto formado por las Naciones Unidas, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia, que proponen reiniciar las discusiones para llegar a un acuerdo a fines de este año, pero el Cuarteto fracasó en lograr de Israel un inmediato alto a los asentamientos en tierras palestinas. En su peor momento, y aunque el reconocimiento del Estado Palestino tarde en llegar, lo cierto es que la histórica discusión de estos días en Nueva York, marca un hito histórico en las relaciones de dos pueblos que están condenados a convivir juntos, por muchas diferencias que tengan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad