Pakistán niega que recompensa por cineasta antiislam sea política oficial

Septiembre 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

El ministro de Ferrocarriles de Pakistán, Ghulam Ahmad Bilour, ofreció 100.000 dolares a quien mate al autor de la película "La inocencia de los musulmanes" que enfureció a los musulmanes de todo el planeta.

El gobierno paquistaní se distanció este lunes de una oferta que hizo uno de sus ministros de gabinete, de pagar 100.000 dólares a quien mate al autor de una película antimusulmana, diciendo que la propuesta no representa una política oficial. El ofrecimiento del ministro de Ferrocarriles, Ghulam Ahmad Bilour, generó críticas dentro del propio Pakistán, a pesar de la ira popular que provocó la película en el país de mayoría musulmana. Bilour dijo el sábado que pagaría la recompensa de su propio bolsillo. También llamó a los milicianos de Al Qaeda y al Talibán para que contribuyan a eliminar al cineasta, pues dijo que es "una causa noble". La película, hecha en Estados Unidos bajo el título "Innocence of Muslims" (La inocencia de los musulmanes), ha enfurecido a los musulmanes de todo el planeta por la forma en que muestra al profeta Mahoma: como un fraude, un mujeriego y un pederasta. Al menos 51 personas, entre ellas el embajador de Estados Unidos en Libia, han muerto por la violencia relacionada con las protestas contra el filme de bajo presupuesto, que también ha renovado el debate sobre la libertad de expresión en Occidente. En Islamabad, el ministerio de Relaciones Exteriores dijo en un comunicado el lunes que la recompensa por la cabeza del cineasta refleja sólo el punto de vista personal de Bilour y que no es la política oficial del gobierno de Pakistán.El ministro pertenece al secular Partido Nacional Awami, un aliado en el gobierno del presidente Asif Alí Zardari. Ese partido también es el gobernante en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa. Pakistán observó el viernes un festivo nacional llamado el "Día del Amor por el Profeta" y hubo llamados a la gente para que saliera a las calles a protestar contra la película de forma pacífica, pero las manifestaciones se tornaron violentas y al menos 21 personas murieron. Los manifestantes prendieron fuego a propiedades del gobierno y otras, como una iglesia y varias salas de cine. Varias organizaciones extremistas paquistaníes que están prohibidas oficialmente participaron en las manifestaciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad