Países miembros crearían una carta democrática para la Unasur

Noviembre 24, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee l Corresponsa de El País

Crear una Cláusula Democrática para hacerle frente a un eventual intento de golpe de Estado en Suramérica y discutir la posible elección de un nuevo secretario general, tras la muerte de Néstor Kirchner, son algunas de las decisiones que se podrían tomar en la Unasur.

Crear una Cláusula Democrática para hacerle frente a un eventual intento de golpe de Estado en Suramérica y discutir la posible elección de un nuevo secretario general, tras la muerte del ex presidente argentino Néstor Kirchner, son algunas de las decisiones que se podrían tomar en la Cuarta Cumbre Ordinaria de Unasur, que se realizará entre hoy y mañana en Georgetown, Guyana.Al encuentro asistirán varios presidentes suramericanos, entre ellos la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff. Ecuador entregará la Presidencia pro témpore a Guyana. De esta manera, el presidente de ese país Barrat Jadgeo, en el poder desde 1999, se transformará en el primer jefe de la Unasur de origen indio, ya que Guyana tiene una enorme proporción de inmigrantes de esa nación asiática. No está claro que la cumbre resuelva la elección del sucesor de Kirchner en esta oportunidad. Se sabe que hay varios candidatos, entre ellos el ex presidente uruguayo Tabaré Vásquez, la chilena Michelle Bachelet (quien se excusó por estar al frente de la agencia de las Naciones Unidas para la mujer).También figura el brasileño Luiz Inácio Lula, que estará libre a partir de enero, aunque su asesor Marco Aurelio García descartó esa posibilidad. Sin embargo, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, afirmó ayer en Madrid que Lula sería un “excelente” candidato. Una guía democráticaFrente a la crisis del Ecuador surgida por la sublevación militar en septiembre pasado, Unasur emitió una declaración en la cual los presidentes afirmaron que “no tolerarán bajo ningún concepto cualquier nuevo desafío a la autoridad institucional ni intento de golpe al poder civil legítimamente elegido”. A renglón seguido advirtieron que en casos de nuevos quiebres del orden constitucional “adoptarán medidas concretas e inmediatas tales como cierre de fronteras, suspensión del comercio, del tráfico aéreo y de la provisión de energía, servicios y otros suministros”.Por eso, la principal conclusión de la crisis ecuatoriana fue la decisión de los presidentes de Unasur de adoptar en Guyana un Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo que establezca la Cláusula Democrática.Según el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, la Cláusula Democrática dispone que aquel país donde ocurra un golpe de Estado será excluido del organismo, además de otras medidas como cierre de fronteras, bloqueo comercial y de tráfico. Una fuente de la Cancillería argentina le dijo a El País que el texto sería una copia de la Convención de Ushuaia, del Mercosur, donde se adoptó una cláusula, según la cual, en caso de ruptura del “orden democrático”, los países “considerarán la naturaleza y el alcance de las medidas a aplicar”, desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos hasta la suspensión de las obligaciones.“La idea es que la cláusula se agregue como un protocolo adicional al tratado constitutivo, que deberá ser ratificado por cada uno de los parlamentos de los países”, agregó, y es posible que, mientras la cláusula es aprobada, se agregue una decisión transitoria, que los presidentes podrán poner en práctica en caso de urgencia.Sin embargo, la Cláusula Democrática tiene sus peligros, en especial, cuando puede ser utilizada por gobiernos que apelen a medidas antidemocráticas o de recortes de las libertades constitucionales, invocando un supuesto peligro de golpe de Estado, dijo el analista Fabián Calle. El canciller argentino Héctor Timmerman habló, por ejemplo, de “golpe cívico-mediático-militar”, pretendiendo utilizar el caso ecuatoriano para la política interna argentina, en donde existe un fuerte enfrentamiento entre el gobierno y los principales medios de comunicación dirigidos por el Grupo Clarín.“Existe el temor de que los gobernantes invoquen la Cláusula Democrática diciendo que los quieren derrocar, lo cual significaría validar actitudes que tampoco son democráticas”, concluye Calle.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad