Países del sur exigen a las potencias recursos para luchar contra cambio climático

Diciembre 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Países del sur exigen a las potencias recursos para luchar contra cambio climático

Más de 150 líderes mundiales se reúnen bajo mayor seguridad para la 21ª reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Discusiones en COP21 se han concentrado en la falta de recursos de países en vía de desarrollo, para luchar contra la contaminación que han causado las grandes naciones.

Las desigualdades entre los países del norte que se desarrollaron durante más de un siglo sin cuidar el medio ambiente y los del sur que reclaman apoyo financiero y tecnológico para hacerlo de manera sostenible, seguían frenando este miércoles las negociaciones del clima de París en COP21.

Los representantes de 195 países tienen hasta el 11 de diciembre para realizar la titánica tarea de poner de acuerdo intereses de grandes potencias como Estados Unidos, la Unión Europea y China con los de economías emergentes -grandes y pequeñas- o diminutos estados insulares amenazados de desaparición.

"Mi mensaje es absolutamente claro: Hay que acelerar el proceso porque queda mucho por hacer", dijo a la prensa el canciller francés Laurent Fabius, presidente de la COP21, es decir la 21ª Conferencia de las Partes.

Hace más de 25 años que la disputa de cómo repartir la responsabilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de ayudar a los países más vulnerables bloquea las negociaciones climáticas.

Según un negociador europeo, tras el espaldarazo inicial de 150 jefes de Estado y gobierno el lunes pasado, las reuniones volvieron a un ritmo "muy lento", ya que "cada cual se está aferrando a sus posiciones lo más posible".

Un informe de la organización de lucha contra la pobreza Oxfam reveló este miércoles que el 10% de la población más rica del planeta genera la mitad de las emisiones de combustibles fósiles causantes del calentamiento global, mientras que la mitad más pobre contribuye en un 10%.

Esa desigualdad une a países en desarrollo -grandes y pequeños, desde India a Nicaragua - que siguen empujando por una diferenciación a la hora de reducir las emisiones de CO2 y convertirse a la economía verde.

Al igual que Venezuela, Nicaragua se abstuvo de presentar su plan de acción nacional de reducción de emisión de gases responsables del cambio climático como ya lo hicieron más de 183 países sobre un total de 195.

Fabius admitió que los conceptos de "justicia climática" y "responsabilidad histórica" de los principales emisores que ya construyeron su prosperidad son argumentos recurrentes en las conversaciones.

Algunos consideran que un desbloqueo en ese rubro durante la recta final de negociaciones la semana próxima podrá ser el catalizador de un acuerdo.

"El financiamiento podría ser el acelerador que nos va a llevar a la línea de llegada", dijo Harjeet Singh, de la ONG ActionAid.

El jefe negociador estadounidense Daniel Reifsnyder deploró en una de las reuniones del miércoles que no se están "haciendo los avances necesarios en ningún punto".

"Pero hay que seguir haciendo el esfuerzo y esperamos que, quienes más han contribuido a este daño, más sean los que aporten", comentó el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Desde 2009, está sobre la mesa que el Norte financie a partir del 2020 la reconversión al desarrollo sostenible del Sur, con un fondo inicial de 100.000 millones de dólares anuales.

Esta iniciativa ya se apuntaló en 2010 en Cancún con la creación de un Fondo Verde, que este año comenzó por ejemplo a financiar dos proyectos en América Latina, uno en la Amazonía peruana y otro del BID en toda la región con una fase piloto en México.

Sin embargo, el grupo de países en vías de desarrollo, G-77, fue este miércoles más allá, al reclamar en un comunicado un aumento "sustancial del financiamiento a partir del mínimo de 100.000 millones de dólares anuales de 2020".

Lea también: Diez claves para entender lo que está en juego en la Cumbre de Cambio Climático

Además de los montos, en París se discute cómo se canalizarán estos recursos mediante mecanismos transparentes para evitar que aterricen en bolsillos equivocados.

"El financiamiento es dinero, pero también es importante mirarlo como un proceso, como un rompecabezas que requiere elementos importantes para que funcione de manera efectiva", comentó Andrea Rodríguez Osuna, de la Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente (AIDA).

Reducción de la exclusión social, transparencia, construcción de capacidades y sobre todo la participación de la sociedad civil en el monitoreo de los programas verdes son partes fundamentales de ese rompecabezas.

En París, también se discute un mecanismo para rever el acuerdo negociado que entrará en vigor en 2020, que podría ser quinquenal y que está "generando una convergencia general", indicó Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados.

Según Sandra Guzmán, coordinadora del Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe (GFLAC), la construcción de ese mecanismo de medición, reporte y verificación (MRV) es esencial "para garantizar que el financiamiento cumpla con los objetivos de mitigación y adaptación".

China modernizará de aquí a 2020 sus centrales de carbón con el fin de disminuir sus emisiones contaminantes de 60%, anunció el miércoles el gobierno, en paralelo a la conferencia sobre el clima que se celebra en París.

La operación permitirá dejar de producir unas 100 millones de toneladas de carbón bruto y evitar la emisión de unos 180 millones de toneladas de CO2 cada año, según un comunicado oficial citado por la agencia Xinhua.

Para 2020, China aseguró que habrá cerrado las centrales que no respetan las normas en materia de ahorro energético, según la nota.

El anuncio tiene lugar al día siguiente de un grave episodio de contaminación atmosférica en Pekín, debido sobre todo al incremento de la actividad de las centrales de carbón por la bajada de las temperaturas.

Más del 70% de la electricidad china se produce a partir del carbón, del cual el gigante asiático consumió 4.200 millones de toneladas en 2013.

Principal productor y consumidor de carbón en el mundo, China reconoció además haber infravalorado su consumo y quemado en estos últimos años centenares de millones de toneladas de más de lo anunciado inicialmente.

China, segunda economía mundial y principal contaminante del planeta, prometió que alcanzaría su máximo de emisiones de CO2 "hacia 2030".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad