Pablo Iglesias, el hombre que tiene en jaque el bipartidismo en España

Pablo Iglesias, el hombre que tiene en jaque el bipartidismo en España

Diciembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas | El País.
Pablo Iglesias, el hombre que tiene en jaque el bipartidismo en España

En los últimos meses, Pablo Iglesias y el partido Podemos se ha ido consolidando como un movimiento de multitudes en España.

Pablo Iglesias se convirtió en el fenómeno político español. Su partido Podemos solo tiene unos meses de vida y logró 5 curules en el Parlamento Europeo. Lo acusan de vínculos con el chavismo

Por su nombre y apariencia, el español Pablo Iglesias bien podría ubicarse como una promesa en el mundo de la música, una figura naciente de la producción cinematográfica o uno de esos personajes ibéricos que suelen surgir en el campo de las letras.Sin embargo, tras esa figura menuda, de larga cabellera y barba desordenada, subyace el fenómeno político del año en España y quien amenaza el poder y la tradición bipartidista que durante años han ostentado los históricos Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero de España (Psoe).Nació hace 36 años en la capital española, el 17 de octubre de 1978, justo un día después de que el mundo católico celebrara jubiloso el ascenso de otro Pablo, el papa Juan Pablo II, en quien El Vaticano depositó la esperanza de alcanzar un mundo más justo, incluyente, de igualdad y de oportunidades.Y es precisamente eso lo que representa en la España de hoy Pablo Iglesias para más de cinco millones de personas que en las elecciones de mayo pasado permitieron con su voto que el movimiento Podemos, del que Iglesias es secretario general, alcanzara cinco escaños en el Parlamento Europeo, pese a llevar solo dos meses de constituido.Según el propio Iglesias, quien es doctor en ciencias políticas, con un máster en ciencias de la comunicación y uno más en humanidades, el movimiento Podemos “es un esfuerzo que ha llevado a que mucha gente haya recuperado la ilusión y el orgullo de ser español y entienda que no debemos aguantar que nos siga gobernando la gente que nos roba”.Pero por su particular manera de hacer y entender la política y la economía española, hay quienes advierten que Iglesias y Podemos lo único que han hecho es un diagnóstico muy acertado de la realidad del país ibérico y han vendido un futuro con el que todo mundo sueña, pero sin soluciones o recetas realizables.Fiel a sus orígenes, de un abuelo paterno socialista que comandó el Ejército de la República, un padre que conoció la cárcel durante la dictadura franquista y una madre que fue abogada laboralista, Iglesias, quien es además hijo único, ha centrado su discurso en la igualdad económica, el aumento de impuestos a las grandes riquezas y el rechazo a la corrupción.Un manto de dudasNo obstante, los escándalos no le han sido ajenos en su vertiginosa carrera en la política española. De un lado, Iglesias no ha ocultado sus simpatías con la red terrorista de ETA, de la que ha asegurado que es un ejército cuyo accionar o forma de violencia “tiene explicaciones políticas”. Según el diario español El Mundo, la Guarda Civil encontró algunas comunicaciones que revelan que él era el contacto de un líder etarra en Madrid y lideraba una red de apoyo a los presos de ETA por fuera de País Vasco y de Navarra.Iglesias, quien habla tres idiomas e incursionó en la política a los 14 años, cuando hizo parte de la Unión de Juventudes Comunistas de España, también ha debido responder a las acusaciones de que la campaña al Parlamento Europeo de su movimiento Podemos fue financiada por el Gobierno de Venezuela.Así lo denunció el diario El País, quien reveló que a través de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (Ceps), el partido de Pablo Iglesias habría recibido $3,7 millones de euros del Gobierno chavista entre el 2002 y el 2012.Versión que de inmediato Iglesias y su partido negaron, aunque reconocieron que algunos de los máximos responsables de Podemos, como Pablo Iglesias, Íñigo Errejón o Luis Alegre, han sido también dirigentes de Ceps y han trabajado sobre el terreno en Venezuela.Además de la actividad política, Iglesias ha incursionado en otros campos como el de la actuación, el cine y la presentación en televisión, una faceta de la que se originó el último de los escándalos en que se ha visto salpicado.Esta vez por documentos que revelarían que el programa de análisis y opinión ‘Fort Apache’, que presentaba y dirigía él mismo, era financiado por la televisión pública del Gobierno de Irán con 3000 euros semanales, según lo denunció el propietario del Canal 33 de España Enrique Riobóo, quien entonces fuera el jefe de Pablo Iglesias, y quien señaló que en contraprestación se debía promover una buena imagen del país islámico en la nación ibérica.Una situación similar denunció Semanal Digital, un reconocido portal que en exclusiva reveló que Producciones CMI, la encargada de la realización del programa La Tuerka, que también dirigía Iglesias, se financiaba con dinero de dudosa procedencia y que se presentaban como asociación sin ánimo de lucro para beneficiarse de las exenciones fiscales y las bonificaciones que hoy denuncia y rechaza Podemos.Cercano a América LatinaPor la manera en que se ha relacionado con América Latina, diversos líderes y analistas en España y en el mundo han calificado a Pablo Iglesias como un neopopulista y un astuto vendedor de ilusiones irrealizables.Durante el gobierno de Hugo Chávez trabajó en la Unidad de Análisis Estratégico en la Presidencia de Venezuela, a través de la fundación española Centro de Estudios Políticos y Sociales (Ceps), dedicada a producir pensamiento crítico, el fomento de consensos de izquierdas y la formación académica en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia y Cuba.Igualmente, fue consultor en el gabinete de la Vicepresidencia de Bolivia, durante el gobierno actual de Evo Morales, y ha hecho parte de varias misiones de observación electoral durante los comicios presidenciales en varios países de América Latina, incluido Colombia, donde también aseguran que han asesorado políticamente a grupos de izquierda.Como investigador, Iglesias, cuyo vehículo es una motocicleta, señala como sus áreas de interés en el Parlamento Europeo los movimientos sociales, la comunicación política, los estudios latinoamericanos y el análisis político del cine.También es licenciado en ciencias políticas y de la administración de la Universidad Complutense y tiene una licenciatura en derecho. Ha sido becado por varios países europeos y ha realizado estudios en las universidades de Cambridge, en Glasgow; en la de California, en la Autónoma de México, en la de Bolonia y en Suiza, entre otras. Igualmente, ha sido docente en varios centros de educación superior de España y ha escrito varios libros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad