Otro ministro deja el gabinete del presidente de Bolivia, Evo Morales

Septiembre 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AP
Otro ministro deja el gabinete del presidente de Bolivia, Evo Morales

Solidarios. Cientos de universitarios bolivianos realizaron ayer en La Paz una marcha para respaldar las protestas de los indígenas y reclamar por la represión violenta.

El Mandatario de los bolivianos vive una grave crisis social y política. Ya se han ido cinco funcionarios. Hoy, más protestas.

La decisión de suspender la construcción de una carretera que enfrentó al presidente Evo Morales con indígenas del oriente no desactivó la crisis política y social que rodea a su gobierno, y que ayer condujo la renuncia de otro ministro, que no comparte las actuaciones del Mandatario. El ministro dimitente fue el de Gobierno, Sacha Llorenti, quien dejó su cargo en desacuerdo con la acción policial contra la marcha indígena, sumándose a la ministra de Defensa y a otras tres altas autoridades que dimitieron por la misma razón.“Doy un paso al costado con el humilde afán de que la verdad con el proceso revolucionario avance con mayor rapidez... Esta decisión ha sido aceptada por el presidente Evo Morales” , dijo Llorenti.El saliente funcionario explicó que no deja su cargo “porque el barco se está hundiendo” sino para que se realice un investigación sobre la intervención policial a la marcha indígena el pasado domingo.El lunes por la noche Morales decidió suspender la construcción del tramo vial que atravesaría el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure, rechazado por los indígenas que se movilizaron durante más de un mes para oponerse a esa obra.La crisisMorales, quien arrasó en cinco votaciones desde que fue elegido a finales de 2005, ve como su popularidad cayó desde enero pasado tras un fallido aumento en el precio de los combustibles que desató duras protestas y le obligó a derogar la medida.En septiembre su aprobación fue del 37%, la más baja desde febrero (32%) , y muy lejos del 70% con que inició su segundo mandato en 2010.Ahora, habrá que esperar a ver cómo repercute en la opinión pública la represión que la Policía utilizó el domingo contra la manifestación de un millar de indígenas que rechazan la construcción de la carretera y donde murió un niño. El 16 de octubre, Bolivia realizará por primera vez y bajo lineamientos de la Constitución promovida por el actual gobierno, las elecciones de jueces y magistrados por voto popular y pondrán en juego la fortaleza de Morales ante una creciente campaña de la oposición que quiere convertir los comicios en un plebiscito sobre la gestión presidencial.Para hoy se anuncia un paro general en apoyo a los indígenas y para protestar por las represiones violentas. El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, dijo que “ya no se justifica mantener movilizaciones y quienes están en eso lo hacen por cálculo político”. En un mensaje al país el lunes en la noche, Morales lamentó la violencia policial ejercida contra los indígenas y se mostró conciliador, contrastando con sus anteriores desafiantes apariciones. El analista político Carlos Cordero cree que “el Presidente vive en una burbuja. Estaba más ocupado defendiendo al gobierno de Libia y proponiendo que Palestina sea un estado independiente que en los problemas del país”. Ese distanciamiento de la realidad sumado a la “teoría de la conspiración” , de culpar de los problemas a otros, como la derecha, a Estados Unidos o las organizaciones no gubernamentales, puede deteriorar más al gobierno, según Cordero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad