Oprah al poder

Junio 29, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción y Agencias
Oprah al poder

Oprah Winfrey, presentadora.

La presentadora estrella Oprah Winfrey recuperó su trono como la famosa más poderosa del mundo, tras desbancar a Angelina Jolie en la lista Forbes.

En la edición digital de Forbes, publicada recientemente, después de Oprah Winfrey aparecen Beyonce Knowles y el cineasta James Cameron.La gran novedad de este año es la irrupción en la lista de la cantante Lady Gaga, que ocupa el cuarto puesto. Ya en el especial de mayo de la revista Time, titulado ‘Las 100 personas más influyentes del mundo’, Lady Gaga aparecía en la portada, nada más y nada menos que al lado del ex presidente Bill Clinton. Pero volviendo al ránking de Forbes, que distingue a cien estrellas del cine, la televisión, la música y el deporte, vale recordar que estuvo liderado por Winfrey en 2007 y 2008, pero el año pasado el primer puesto se lo arrebató Angelina Jolie, quien ahora cayó al puesto 18.Forbes elabora este ránking con base en las ganancias del mundo del espectáculo, y de acuerdo con la exposición que los protagonistas han logrado en los medios de comunicación entre junio de 2009 y junio de 2010. Winfrey, por ejemplo, ganó US$315 millones en los últimos doce meses.“El anuncio de que la próxima temporada de su programa será la última, ayudó a que Oprah recibiera más atención mediática que ningún otro miembro de la lista”, dijeron los responsables del listado conocido como ‘Celebrity 100’, donde Beyonce ocupa el segundo lugar por sus negocios en la música, la moda, los perfumes e incluso los videojuegos.El tercer lugar es para James Cameron, quien ganó en los últimos doce meses US$210 millones gracias al éxito de su cinta más reciente, ‘Avatar’, con la que logró un récord en taquilla de US$2.700 millones en todo el mundo.Lo sigue Lady Gaga, que aparece por primera vez en este listado, superando a grandes de la música como la banda irlandesa U2 (7) e incluso a Madonna (10), gracias al éxito de sus canciones, sus videoclips y sus giras.La cantante neoyorquina es la que más alto se sitúa entre los novatos de la lista: los Black Eyed Peas (16), la cantante Pink (27), el futbolista portugués Cristiano Ronaldo (48), el actor Robert Pattinson (50) y el humorista y presentador estadounidense Conan O’Brien (51), entre otros.El quinto lugar es para el golfista Tiger Woods, quien, pese a su sonado escándalo matrimonial, sigue siendo el atleta mejor pagado del mundo, y a quien siguen en la lista la cantante Britney Spears (6), la actriz ganadora del Oscar, Sandra Bullock (8) y su colega Johnny Depp (9).En la lista de nombres de Forbes también están, entre otros, los artistas Taylor Swift (12), Miley Cyrus (13), Bruce Springsteen (17), Coldplay (35) y los Jonas Brothers (40), así como los deportistas Kobe Bryant (14), Michael Jordan (20), Roger Federer (29), David Beckham (36), Serena Williams (61) y Lance Armstrong (65).Otros nombres destacados son los de los directores Steven Spielberg (22) y George Lucas (42), así como los de una larga lista de actores entre los cuales se encuentran Jennifer Aniston (26), Brad Pitt (30), Tom Hanks (41) y Tom Cruise (56).17 de febrero del 2008El show hecho mujerLa vida de la presentadora Oprah Winfrey fue como un cuento de hadas, es decir, llena de madrastras, brujas, maldiciones. Al final no hubo príncipe azul, pero sí fama, dinero, éxito mundial y hasta un canal de televisión propio que el próximo año llevará su nombre. Perfil de la mayor filántropa afroamericana de la historia. “La forma en que piensas atrae realidades a tu vida”, dice Oprah Winfrey para tratar de explicar cómo una niña abandonada por su madre, violada a los 9 años, madre a los 14, criada en una granja donde sólo abundaba la pobreza, llegó a convertirse en la afroamericana más rica de Estados Unidos. Pero además Oprah es la mujer más influyente de su generación, según la revista Life; una de las cuatro personas que han dado forma al Siglo XX y al inicio del Siglo XXI, según la revista Time; y la más grande filántropa de raza negra en la historia de los Estados Unidos, según Business Week. Pero la vida de Oprah tiene una buena cuota de drama. Nació el 29 de enero de 1954 en la localidad de Kosciusko, Mississipi. Su madre, una adolescente soltera de 18 años, partió rumbo a Milwakee tan pronto como nació la niña y la dejó al cuidado de la abuela. Del padre de Oprah, Vernon Winfrey, poco se sabía, pues su madre sólo le avisó sobre el nacimiento con una nota que decía “manda pañales”. La abuela distaba mucho de ser un dócil y consentidora. Por el contrario, era estricta y severa, miembro activo de la Iglesia Bautista de Mississipi, por lo que las primeras clases de lectura de Oprah fueron el Génesis y el Apocalipsis. Desde niña mostró sus grandes dotes de oradora, y fue en la iglesia de su abuela donde pronunció sus primeros discursos. Los otros niños la llamaban ‘El Pastor’, y al verla decían ‘Aquí viene la señorita Jesús’. En la escuela también dio a conocer su arista rebelde. Mientras los demás niños del kindergarden hacían un dibujo en clase, Oprah redactó un memorial de agravios contra la maestra. Tal fue la sorpresa de la docente que aceptó los cargos y se propuso cambiar. A pesar de la frialdad y el rigor de la abuela, a su lado la vida gozaba de alguna estabilidad. La propia Oprah ha confesado: “Soy lo que soy gracias a mi abuela. Mi fortaleza. Mi forma de razonar. Todo lo que fue sembrado en mí hasta los seis años. Básicamente, no soy diferente ahora que cuando tenía esa edad”.Cuando cumplió los 6 años, su madre regresó para llevársela a Milwakee, donde la pequeña Oprah tuvo que afrontar maltratos físicos y psicológicos. Por cuenta del descuido al que fue sometida, fue violada a los 9 años de edad y a los 14 dio a luz un bebé que nació muerto. Renacer de las cenizas parecía imposible.En cuanto pudo, huyó de casa, pero fue detenida por las autoridades y enviada a casa de su padre en Nashville. Él jugó un papel importante en su adolescencia, pues era tan estricto que le impidió sacar calificaciones mediocres y le enseñó la ética del trabajo que sería la clave de su éxito.“Yo solía intimidarme fácilmente. Odiaba a las celebridades. Era muy insegura y tenía una autoestima baja. Era como mucha gente, pensaba que las celebridades eran diferentes. Pero después de un tiempo me di cuenta de que ellos eran como yo", confesó Oprah Winfrey en una entrevista con David Letterman. Esta mujer que se ha consagrado como una de las grandes presentadoras de su tiempo, y que se ha ganado el privilegio de entrevistar a personalidades de la talla de Bill Clinton, Madonna y Nelson Mandela, fue alguna vez una joven insegura. Su carrera comenzó a los 19 años, cuando una pequeña estación de radio de Nashville le permitió trabajar como reportera gracias a su talento natural para las entrevistas. Con esfuerzo, logró ingresar a la Universidad de Tenesse, donde no sólo se destacó por su personalidad arrolladora sino que, incluso, ganó varios concursos de belleza. A los 22 años, Oprah recibió una oferta en Baltimore, para presentar un programa de televisión llamado People are talking, donde estuvo ocho largos años. A los 30, la carrera de Oprah estaba lista para el siguiente paso: la cadena WSL-TV de Chicago la contrató para presentar su propio programa de mañana, el A.M. Chicago, un talk show que en pocos meses llegó a ser el número uno en audiencia. En septiembre de 1985, el A.M. Chicago se convirtió en The Oprah Winfrey Show, el talk show más exitoso de todos los tiempos, varias veces ganador del Emmy y catalogado por Time como el mejor programa de televisión del Siglo XX. Hoy, con más de dos décadas al aire, sigue siendo un suceso con 30 millones de espectadores sólo en los Estados Unidos, y fue renovado hasta la vigésima quinta temporada que será transmitida en 2011.También se ha posicionado como crítica literaria con "El club del libro de Oprah". Toda obra que ingresa a su lista de recomendados se agota en el acto, como ocurrió cuando El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez, fue su recomendado, creando una fiebre nacional. Oprah también creó su propia productora, Harpo Entertainment Group; es co-fundadora de Oxygen Media, y trabaja como editora de The Oprah Magazine. Como actriz tampoco puede quejarse, pues estuvo nominada al Oscar por su actuación en El color púrpura, y se ha destacado en cintas como Tira a mamá del tren, Nunca fueron niños y Beloved. Según Forbes, ella es la única persona de raza negra del mundo en poseer más de mil millones de dólares durante tres años consecutivos.Parte del éxito de su programa de televisión consiste en haberle dado visibilidad a las grandes problemáticas de las clases medias y bajas de Norteamérica, y haberse convertido en una escuela de autosuperación al aire. En el show se discuten temas que luego pasan a la agenda nacional, y que incluso se han traducido en leyes como ocurrió en 1993, cuando el presidente Bill Clinton firmó la Ley Oprah, contra el abuso de menores. Todo comenzó años antes, cuando Oprah comenzó una campaña para establecer la base de datos nacional de abusadores convictos de niños. “Parte de la misión de mi vida, ahora, es darle valor a cada niño que ha sido abusado, para que pueda contarlo. Tú lo dices, y si no te creen, continúa contándolo, y se lo dices a todo el mundo hasta que alguien te escuche... No quiero que otro niño tenga miedo de decir: Esto es lo que me sucedió”, fueron las palabras de la presentadora que sensibilizaron a toda una nación.Pero fue durante un viaje a Sudáfrica, en la Navidad de 2002, que Oprah (envuelta en depresiones y crisis de autoestima por su sobrepeso) encontró el sentido de su vida. “Me di cuenta en esos momentos por qué había nacido”, dijo al verse rodeada de miles de niños, en condiciones de extrema miseria, que necesitaban su ayuda. Los 21 días que pasó en Sudáfrica, los más ‘milagrosos’ de su vida, le permitieron entender por qué no estaba casada y, sobre todo, por qué nunca tuvo hijos propios “Tomé la decisión de ser la voz de aquellos niños, de otorgarles poder, de ayudarlos y de educarlos para que el espíritu que arde vivo en cada uno de ellos no muera”, aseguró. Ella, fogueada en las cámaras durante décadas, acostumbrada a desnudar famosos entrevistados y amiga íntima de quienes fueron sus grandes ídolos de juventud, sintió que sudaban sus manos y tambaleaban sus piernas cuando estrechó la mano de Nelson Mandela. Con su ayuda, Oprah lanzó Christmas Kindness (ternura navideña), un programa que les lleva comida y regalos a miles de niños sudafricanos. También creó la Academia del Liderazgo para Niñas en Sudáfrica, una escuela donde ellas aprenden ‘a ser el mejor ser humano que puedan ser’, formándolas como líderes de su comunidad y educándolas en tecnología y telecomunicaciones. Desde Chicago, Oprah en persona les dicta clases de liderazgo vía internet. Ahora que es dueña de su propio canal de televisión, Discovery Health, comienza una nueva etapa en su vertiginosa carrera. La niña abandonada y la joven insegura siguen viviendo en ella, pero las gobierna una mujer de hierro que tiene última palabra.Bien sintonizadaOprah acaba de convertirse en dueña del canal Discovery Health. Desde el próximo año el canal cambiará su nombre por el de OWN (Oprah Winfrey Network). Por ahora, Oprah es presidenta del canal.Una joven bien preparadaA través de Internet, Oprah les enseña liderazgo a las niñas de su fundación en Sudáfrica. También seleccionó a los mejores y más brillantes educadores del país para dirigir la academia.Por lo altoPara celebrar la decimoctava temporada de su show (2004), Oprah sorprendió a su audiencia regalando decenas de Pontiac G6. Esta estrategia fue alabada en el TV Guide como uno de los mayores momentos televisivos de la historia.La gran reina de las ventasLa reina del talk show americano abrió su primera tienda en su natal Chicago, Illinois, repleta de productos de su marca. Libros, música, dulces y ropa del gusto de Oprah se venden allí.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad