Ola de represión en Siria no se detiene

Septiembre 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Ola de  represión en Siria  no se detiene

Los activistas dicen que las fuerzas de seguridad sirias han tomado medidas enérgicas contra sus manifestaciones.

Al menos 25 muertos dejaron el domingo los hechos violentos. Piden intervención militar.

Las calles de Siria se volvieron a convertir ayer en escenario de violencia. Al menos 25 personas perdieron la vida en diferentes localidades del país, al tiempo que las fuerzas del régimen de Bashar al Asad no cesan de perseguir a los manifestantes, según denunciaron ayer grupos opositores.Los activistas también informaron de operaciones militares y detenciones colectivas en zonas de intranquilidad social, entre ellas Idlib, cerca de la frontera con Turquía, y la ciudad oriental de Deir el-Zour.Los hechos se presentan pese a que el Director del Comité Internacional de la Cruz Roja viajó a Damasco, la capital, para hablar de asuntos como el cuidado de los heridos y el acceso a los detenidos durante la represión del Gobierno.Ante la ola de represión, el ex vicepresidente sirio, Abdel Halim Jadam, instó a los jóvenes que protagonizan las manifestaciones por el cambio democrático a que pidan una intervención militar internacional para acabar con el régimen de Al Asad.Entre tanto, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó ayer que el grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) no permitirá, si está en su mano, la repetición del “guión libio” en Siria.Asimismo, Lavrov indicó que el Brics ha propuesto que el Consejo de Seguridad “se pronuncie firmemente contra todo tipo de violencia en Siria”.De otro lado, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, anunció que viajará a Siria esta semana, con el beneplácito de las autoridades de ese país, para tratar la crisis que atraviesa el país.“El Secretario General es bienvenido en Siria en cualquier momento”, apuntó Yusuf Ahmed, un delegado sirio, que evitó aclarar si esa visita quiere decir que Siria acepta la iniciativa árabe para solucionar la crisis.Siria ha prohibido el ingreso de periodistas extranjeros y ha limitado la cobertura de los medios de comunicación locales, lo que hace difícil verificar la información de forma independiente. El régimen ha culpado de los disturbios a matones y bandas armadas, al tiempo que sostiene que las verdaderas víctimas son las fuerzas de seguridad.Las Naciones Unidas estiman que unas 2.200 personas han muerto desde marzo pasado.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad