Obama y Romney luchan por 52 millones de votos latinos

Octubre 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Rojas Arboleda, Colprensa.

Actual presidente inclinó la balanza con ley para evitar las deportaciones. Seis estados indecisos, en la mira.

Los votantes latinos son el centro de atención de los candidatos presidenciales en Estados Unidos. Tanto el mandatario Barack Obama como el candidato republicano Mitt Romney afinan sus discursos y agudizan sus estrategias para ganar su preferencia en las urnas, pues son conscientes del peso electoral que ganarían si tienen a su favor el criterio de los casi 52 millones de hispanos que viven en su país.Los retos para ambas campañas son grandes: mientras el candidato demócrata debe recuperar el amor perdido por la promesa incumplida de la reforma migratoria, el republicano tendrá que hacer olvidar a los potenciales votantes las posturas anti-inmigración que mostró durante las primarias de su partido. No obstante, Luis Felipe López, jefe de Información del diario Nuevo Herald de Miami, explica que dichos factores no tendrán mayor influencia para el elector indeciso.“Aunque Romney tomó posiciones duras durante las primarias para atraer simpatizantes del ala más fuerte del partido, no fue el más radical de los precandidatos”, aseguró.Mientras que el Gobierno de Obama se anotó un punto positivo al aprobar un alivio administrativo para cerca de 1,7 millones de jóvenes indocumentados menores de 30 años que ingresaron al país antes de cumplir los 16 años de edad. La medida, que les permitirá evitar sus deportaciones, les otorgará, a su vez, un permiso temporal de trabajo y el acceso al sistema de seguridad social.Todos estos esfuerzos redundarán, probablemente, sobre la preferencia electoral en estados con fuerte presencia latina como Nevada, Florida, Colorado, Ohio, Carolina del Norte y Virginia, en los que viven casi 5,5 millones de electores latinos registrados y 1,1 millones de ciudadanos naturalizados latinoamericanos.Sin embargo, analistas políticos coinciden en que aunque el voto latino sigue inclinándose más hacia la opción demócrata, la asistencia a las urnas por parte de los hispanos no será esta vez tan masiva como la anterior.“Obama ha prometido tanto, que desde el principio se supo que sería muy difícil de lograr, pero se tenía esperanza. En efecto, poco ha sucedido y de ganar él nuevamente, estaríamos en la misma situación”, afirmó Nora Sandigo, fundadora de la organización Fraternidad Americana.La activista opina que en caso de que ganen los republicanos se perdería “toda esperanza de cumplir los sueños de vida estable en Estados Unidos de muchos latinos, pues los republicanos siempre han sido un grupo bien encerrado en contra de la comunidad inmigrante”.Grandes diferenciasTal vez el mayor obstáculo que se alza entre los aspirantes a la Casa Blanca y el voto de las comunidades latinas es la poca comprensión que existe en ambas campañas de la complejidad de dichas minorías, agrupadas todas bajo la categoría de hispanos.“La inmigración, por ejemplo, es un asunto específico de la comunidad mexicana, pero no toca a los cubanos o a los puertorriqueños, que ya tienen resuelta su situación migratoria. Los primeros porque al año y un día de llegar al país obtienen la residencia, y los otros porque ya tienen la ciudadanía”, explicó López.Los cubanos, por ejemplo, tienden a apoyar las propuestas demócratas. Según un informe de AP, estos empezaron a acercarse a los republicanos a comienzos de los 60, luego de la fallida invasión de Bahía de Cochinos, apoyada por E.U., para derrocar al entonces presidente Fidel Castro.Pero a pesar de los matices propios de cada cultura existen preocupaciones comunes a todos los latinos, que no se alejan mucho de las expectativas de los votantes estadounidenses, pues viven conjuntamente la crisis económica de la potencia del norte.“La preocupación número uno de los hispanos es el desempleo, pues esa tasa entre los hispanos es más alta. Mientras en la población en general bajó de 8 %, entre los hispanos está por encima del 10 %”, aseguró López.Comunidad latinaEn EE.UU. viven 33 millones de personas de ascendencia mexicana. La segunda comunidad más grande es la puertorriqueña, con 4,7 millones de personas. Luego están los cubanos, con 1,9 millones, de acuerdo con el Pew Research Center. También están los salvadoreños (1,8 millones), dominicanos (1,5 millones), guatemaltecos (1,1 millones), colombianos (972.000), hondureños (731.000), ecuatorianos (665.000) y peruanos (609.000).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad