Obama se juega su futuro y el de los demócratas

Noviembre 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Edwin Giraldo corresponsal en Washington, EE.UU.
Obama se juega su futuro y el de los demócratas

El presidente Barack Obama ha acompañado a varios candidatos demócratas en su aspiración de llegar al Congreso, tal como se ve con el aspirante Mike Michaud, en una reunión realizada en Portland.

Republicanos tendrán mayoría en el Congreso tras elecciones de hoy, dicen los sondeos.

Durante un acto de campaña en el estado de Kansas, el senador Pat Roberts, quien aspira a ser reelegido para un tercer periodo en el Congreso, remató un discurso con una frase que enardeció a sus seguidores: “Una mayoría republicana en el Congreso significa detener la agenda de Barack Obama”.Estas palabras, provenientes de un republicano de línea dura contra la actual administración, sintetizan el temor del presidente Obama en las elecciones parlamentarias de hoy, en las cuales se renueva el Legislativo. Están en disputa 36 de las 100 curules del Senado, y la totalidad de las 435 en la Cámara de Representantes. Los votantes también acuden a las urnas para elegir a un puñado de gobernadores, mandatarios locales, y decidir varios referendos.Actualmente, los demócratas tienen el control del Senado con 52 curules. En la otra orilla, los republicanos dominan la Cámara de Representantes, con 233. Los cálculos electorales sugieren que los republicanos obtendrán la mayoría en ambas cámaras y habrá un cambio en el balance de poder de Washington con enormes implicaciones para la política del país. Según el último sondeo publicado por The Wall Street Journal y la cadena NBC, los conservadores llegan con una diferencia general de 11 puntos, una cifra “alta” para la previa de estos comicios. Para contrarrestar la tormenta republicana, el Presidente se ha apoyado en el dominio de su partido en el Senado. Por eso, si los demócratas pierden ese terreno, a Obama solo le quedaría su poder de veto para tumbar iniciativas surgidas desde el Congreso.Los republicanos, por su parte, tendrían menos problemas para detener proyectos de la Casa Blanca, pero tampoco avanzarían los suyos. La cruda realidad es que, para temas domésticos, Ejecutivo y Legislativo se necesitan porque ninguno es más poderoso que el otro.Sin embargo, este escenario aparentemente oscuro podría producir buenas noticias, porque ambos bandos comparten una enorme necesidad: mostrar resultados. Así lo explica a este diario Carl Meacham, del Centro de Pensamiento CSIS: “Los republicanos tendrían el desafío de demostrar que pueden gobernar, porque el público americano verá su récord en el Senado como una prueba antes de las elecciones presidenciales del 2016; mientras que los demócratas deben tener una situación muy clara porque aquí se definirá el legado del presidente Barack Obama”.En ese sentido, será vital revisar la composición de cada partido una vez se renueve el Congreso, especialmente el republicano por sus conocidas divisiones internas.Es probable que asciendan figuras ultraconservadoras en temas sociales y detractores de Obama a muerte, quienes harían más complicado un escenario de negociación en la capital estadounidense. Esta opción es más probable para analistas como Luis Miranda, quien fue asesor del presidente Barack Obama durante su primer cuatrienio: “Creo que con un senado republicano la situación se agudizaría porque el Partido Republicano no quiere negociar. Ellos quieren hacer ver a Obama como un presidente fracasado y dejar atrás los avances que ha logrado”.LatinoaméricaCinco de los candidatos al nuevo Congreso son hispanos. Pero aunque ganen y aumente la cuota de esta minoría en el Legislativo, esto no quiere decir que los temas latinoamericanos brillarán más en la agenda de Washington.El más rimbombante ha sido la reforma migratoria, que según Meacham podría producir algunos resultados el próximo año por la presión que tienen ambos partidos: “Los republicanos tendrán que tener algo en el tema migratorio, porque de lo contrario será muy fácil acusarlos de obstrucción, y los demócratas deben cumplir sus promesas”.Según el Centro Pew, un récord de 25,2 millones de latinos son elegibles para votar –11 % del electorado total–, pero esto no significa que este grupo de votantes sea determinante en los estados en donde las carreras por el Senado y las gobernaciones están más apretadas. Esto marca una clara diferencia con las presidenciales del 2012, en las cuales los latinos sí demostraron poder catapultar votos en zonas claves y ayudar al presidente Obama a derrotar al republicano Mitt Romney. Quizá por esta cruel matemática electoral, la reforma migratoria no tuvo la mayor relevancia en los últimos meses.En lo que respecta a la política internacional, los cambios en el Congreso tienen importancia en la agenda comercial, porque el Legislativo tiene un enorme poder sobre todos los temas que tengan que ver con dinero. Y aquí Latinoamérica maneja intereses, como por ejemplo, los Tratados de Libre Comercio. Colombia y Panamá ya suscribieron los suyos con EE.UU. en el 2012, pero los planes por expandir los tratados con otras zonas del mundo continúan, incluyendo Europa y países del Pacífico. Varios países latinoamericanos quieren integrar esta aventura comercial, que sería más sencilla con el Congreso y el presidente estadounidense alineados.ColombiaSegún el embajador de Colombia en Washington, Luis Carlos Villegas, el nuevo Congreso de EE.UU. estará a cargo de temas importantes para el país, y que han estado presentes en los últimos 40 años de la agenda bilateral.“Están los temas de cooperación militar y no militar, por aquí pasaron todas las decisiones respecto al TLC con Colombia. Por otra parte, el Congreso en su relación con el Departamento de Estado, hace preguntas sobre países. En nuestro caso, temas de derechos humanos, trabajo infantil, estabilidad económica, etc.”.Según Villegas, la gran virtud de las relaciones con EE. UU. ha sido la construcción de acuerdos que tienen apoyos bipartidistas, y por eso no tiene mayor relevancia quién ostente la mayoría en alguna Cámara del Congreso.El Legislativo estadounidense será también uno de los organismos internacionales a los cuales acudirá Colombia para lograr la financiación de proyectos en el postconflicto. “Tenemos que ser muy eficaces en poder identificar proyectos concretos para presentarlos a la comunidad internacional”, agregó Villegas, resaltando que en esta labor se encuentran figuras como el General Óscar Naranjo.Marihuana legalDurante estas elecciones parlamentarias, se realizan varios referendos relacionados con el uso legal de la marihuana. En Alaska, Oregon, y la capital Washington, DC, los votantes decidirán por cambios sobre legislaciones relacionadas con el uso de la hierba con fines recreativos. En la Florida, por su parte, el referendo propone la legalización, por primera vez en este Estado, de la marihuana con fines terapéuticos.Estos referendos suceden los ya aprobados en el 2012 en los estados de Colorado y Washington para el consumo y distribución de este producto, y seguramente alimentarán el debate internacional sobre nuevas alternativas para la lucha contra el narcotráfico, pues podría ser que a sólo unas cuadras de la Casa Blanca se puedan sembrar matas de marihuana.Todos estos elementos hacen que hoy, cuando llegue la media noche, Barack Obama sepa hasta dónde puede soñar con su legado histórico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad