Obama promete que "se hará justicia" por la muerte del embajador en Libia

Septiembre 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

El ataque contra el consulado en Bengasi se produjo tras una protesta frente a la sede del consulado por un video realizado en EE.UU. y que supuestamente ofendía a Mahoma.

Este es el video de un productor independiente californiano que se ha extendido en internet, en el que se critica y se hace mofa de la fe musulmana.El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró este miércoles que "se hará justicia" por la muerte del embajador estadounidense en Bengasi, Chris Stevens, y que su Gobierno trabajará con el de Libia para procesar a los culpables."Trabajaremos con el Gobierno libio para poner ante la justicia a los asesinos que atacaron a nuestros diplomáticos", dijo Obama en una declaración desde la Casa Blanca junto a la secretaria de Estado Hillary Clinton."Que no haya lugar a dudas: se hará justicia", añadió el mandatario, quien condenó "en los términos más fuertes posibles" el "indignante y horrible" ataque a la legación, que costó la vida a Stevens y a otros tres estadounidenses que trabajaban en ella, entre ellos el diplomático Sean Smith. Funcionarios de la embajada dijeron que Stevens murió cuando él y un grupo de empleados de la embajada fueron al consulado a tratar de evacuar al personal que protestaba y disparaban cohetes y lanzagranadas por un video realizado supuestamente en Estados Unidos y considerado una ofensa contra el Islam por sus críticas a Mahoma.El médico Ziad Abu Zeid, que atendió a Stevens, dijo que murió por asfixia, al parecer a causa del humo. En una muestra del caos durante el ataque, el diplomático fue llevado por libios al Centro Médico Bengasi, sin otros estadounidenses, y nadie en el lugar sabía de quién se trataba, dijo Abu Zeid.Stevens estaba prácticamente muerto cuando llegó antes de la 1 de la madrugada del miércoles, e "intentamos reanimarlo durante una hora y media, pero sin éxito", dijo Abu Zeid. El embajador sangraba en el estómago a causa de la asfixia, pero no tenía otras lesiones, dijo.Los manifestantes escalaron el muro del complejo diplomático y quitaron la bandera de este país para sustituirla por otra que decía "No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta".Los tres funcionarios libios que murieron son el ministro del interior para el oriente de Libia Wanis al-Sharaf; el jefe de seguridad de Bengasi Abdel-Basit Haroun; y el funcionario de seguridad y del concejo municipal Ahmed Bousinia.Ante esto, el presidente Obama dijo que Estados Unidos "es un país que respeta todas las creencias y rechaza todos los intentos de denigrar las creencias religiosas de otros". Pero no hay absolutamente ninguna justificación para este tipo de violencia sin sentido. Ninguna". El mundo debe unirse en la condena de estos ataques".Y agregó que "ningún acto de terror" hará que Estados Unidos "se rinda en su compromiso con la justicia".Calificó de "ejemplo" a Stevens, el primer embajador estadounidense que muere en su puesto desde 1979, que falleció "en la ciudad que ayudó a salvar" durante las revueltas populares contra el fallecido Muamar el Gadafi."Cuando el régimen de Gadafi cayó, él trabajó sin descanso para apoyar esta joven democracia", afirmó Obama, que subrayó su "valentía" y la defensa que él y los otros tres diplomáticos fallecidos hicieron de "la libertad y la dignidad". "En estos momentos los estadounidenses tenemos en nuestras oraciones a las familias de quienes hemos perdido", añade Obama. "Ellos ejemplifican el compromiso de Estados Unidos con la libertad, la justicia y la colaboración con países y pueblos en todo el mundo, que contrastan con quienes cruelmente tomaron sus vidas".El Presidente agregó que se han tomado medidas para la protección del personal estadounidense en Libia y "para aumentar la vigilancia en nuestros puestos diplomáticos en todo el mundo".Obama describió al embajador Stevens como "un representante valiente y ejemplar de Estados Unidos".Por su parte, el candidato republicano a la presidencia de EE.UU., Mitt Romney, calificó de "vergonzosa" la actuación de la Casa Blanca por "pedir perdón" por el video que se cree que detonó el ataque que costó la vida al embajador en Libia y tres funcionarios estadounidenses."Es un terrible camino para Estados Unidos pedir disculpas por nuestros valores. Es un error", indicó Romney en una rueda de prensa en Florida.Igualmente, Romney se mostró "indignado" por los ataques y "lamentó" la muerte de los funcionarios estadounidenses.Romney acusó al presidente Obama de "haber demostrado falta de claridad en su política extranjera" y señaló: EE.UU. "no puede dudar para usar su influencia en la región para apoyar a aquellos que comparten nuestros valores"."No podemos dejar que la primavera árabe se convierta en el invierno árabe", agregó.Gobierno Libio revela detalles del ataqueEn una rueda de prensa televisada, Al Sharf acusó a "delincuentes y a simpatizantes del antiguo régimen" del coronel Muamar al Gadafi de estar implicados en el asalto, que comenzó tras una protesta frente a la sede del consulado por el ya mencionado video realizado en EE.UU. y que supuestamente ofendía a Mahoma.Según Al Sharf, los agentes de seguridad del consulado fueron los primeros en disparar contra los manifestantes al creer que se trataba de un ataque."Los agentes de seguridad del consulado creyeron que se trataba de un ataque y dispararon sobre los manifestantes, lo que agravó la situación", indicó Al Sharf desde Bengasi, principal ciudad del este de Libia.Al Sharf reconoció que la situación se mantuvo fuera de control y que los refuerzos enviados al lugar, situado en un barrio residencial de la ciudad, recibieron la orden de no intervenir para evitar el agravamiento de la situación.A las 5:00 de la mañana hora local un "comando" de fuerzas especiales estadounidenses llegó a Bengasi proveniente de Trípoli para evacuar a los muertos y a los 32 funcionarios, que se encontraban refugiados en un edificio cercano al consulado y protegido por fuerzas de seguridad libias.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad