Obama, más querido afuera que en casa

Octubre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Morales, corresponsal de El País, Washington

Mientras el Mandatario ha ido perdiendo su popularidad en Estados Unidos, en el exterior, pese a algunas críticas, se afianza como líder. Analistas dicen que ha cambiado imagen del país.

Después de casi dos años en la Casa Blanca la luna de miel entre el presidente Barack Obama y los estadounidenses parece que se termina poco a poco. Así, al menos, lo muestran las encuestas realizadas en el país, pero en contraste, su popularidad en el exterior se afianza, a pesar de las criticas que ha enfrentado por no tener una posición clara frente a conflictos políticos en otros países. Bajo ese panorama el presidente Obama vive una dualidad entre su aceptación en el exterior y las críticas en casa.Un sondeo realizado esta semana entre estudiantes por The Associated Press y mtvU no dejaron muy bien parado al Mandatario entre los jóvenes de su país, que fueron el soporte de su candidatura presidencial. Hoy sólo el 44% de ellos aprueba el trabajo que ha hecho al frente de la Presidencia; un 27% está inconforme. Esos números demuestran una caída significativa en la popularidad del Mandatario, que en mayo del año pasado tenía un 60% de aprobación.Cuando Obama llegó a Washington las expectativas eran numerosas, se creía que el nuevo mandatario, como si tuviera una varita mágica, podría cambiar al país, que mejoraría la economía, disminuiría el desempleo y las guerras con otros países llegarían a su fin. Pero con el tiempo la realidad ha sido otra. Los resultados no se dieron tan rápido como se esperaba y la frustración entre las personas se comenzó a sentir.“La economía en Estados Unidos aún está en recuperación y sigue causando inquietud a los ciudadanos, y cuando la gente está en problemas por el tema económico se vuelve más crítica y más exigente”, aseguró Roberto Izurieta, profesor de política de la Universidad George Washington University.Según analistas consultados por El País, este descontento se debe a que el desempleo continúa alrededor del 9%, la guerra en Afganistán persiste y la economía sigue con números rojos, pese a que el año pasado se aprobó el paquete de estímulos de US$787.000 millones para estabilizar la situación económica, lo que republicanos han calificado como un error que ha endeudado al país.“Creo que si Obama no hubiera hecho esos cambios entonces no estuviéramos viviendo una recesión sino una depresión económica. A él le ha faltado realmente explicarle a la gente lo que está haciendo y educarla. Como hay vacíos y la ciudadanía no entiende muy bien, es ahí cuando los republicanos han aprovechado y han tomado ventaja”, dijo Robert Russell, académico de Washington. Según el analista, de los éxitos que tuvo Obama en su campaña presidencial fueron sus discursos. “La gente se identificaba con él, ahora se ha olvidado que necesita continuar en esa campaña y dejar de dar discursos que parecen académicos, con eso se ha alejado mucho del electorado”, agregó Russell.Por fuera del paísContrario a lo que se siente en Estados Unidos, en el exterior Barack Obama sigue siendo un ídolo y cuenta con el apoyo de otros países. “El rol internacional va mejorando, los demás países ven en Estados Unidos un bono, ya que la crisis económica no está tan fuerte como en Europa y México”, dijo Roberto Izurieta. Otro de los motivos para creer en el Mandatario estadounidense es que su Gobierno ha dado prioridad a la diplomacia y “ha puesto al frente de ella a una persona de alto nivel como Hillary Clinton”, asevera el analista.El pasado mes de septiembre la encuesta Tendencias Transatlánticas 2010 reveló que el 78% de los encuestados en 11 países de la Unión Europea apoya la política exterior de Barack Obama y el 55% quiere que EE.UU. ejerza un liderazgo mundial más claro, y el 49% aprueba su gestión en torno a Irán y Afganistán, lo que refleja claramente la buena imagen del Jefe de Estado en el exterior.Para el catedrático Robert Russell, otro de los hechos por los que la comunidad internacional conserva una buena imagen de Obama es que cualquier Presidente hubiera hecho las cosas mejor que George W. Bush, quien dejó a EE.UU., como enemigo del resto del mundo. “Él es el primer Presidente negro, tiene carisma y además se está acercando más al mundo, definitivamente la imagen del país afuera ha cambiado gracias a Barack Obama”, puntualiza el docente universitario.Elecciones legislativas: la pruebaEl tema que más importa para el país es el desempleo. Millones de personas continúan recibiendo la ayuda económica del Gobierno porque no encuentran trabajo y su descontento podría verse reflejado en las elecciones de Congreso del 2 de noviembre donde los republicanos podrían ganar la mayoría en la Cámara, por el descontento con Obama.Aunque el desempleo ha sido el talón de Aquiles de Obama, se le aplaude que haya logrado aprobar la reforma sanitaria, uno de los cambios más importantes en décadas en el país, al igual que consiguió la reforma financiera que permitió la regulación de entidades bancarias que fueron las que llevaron la economía al declive.“Lo que pasa en todo Gobierno es que si las personas no ven resultados, entonces culpan al Presidente y quizás esta vez le toca Obama y a su partido” dijo el analista Robert Russell.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad