Obama autoriza ataques aéreos de Estados Unidos sobre Irak

Agosto 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias

“El pánico cunde en el noroeste de Irak”, afirma Amnistía Internacional, que habla de decenas de miles de personas desplazadas.

El presidente Barack Obama autorizó este jueves bombardeos de Estados Unidos en el norte de Irak, al tiempo que advirtió que se implementarán de ser necesario para defender a sus compatriotas del avance de extremistas islámicos y para proteger a civiles. En declaraciones televisadas por la noche desde la Casa Blanca, Obama dijo que aviones militares de su país ya habían arrojado ayuda humanitaria a decenas de miles de minorías religiosas iraquíes rodeadas de extremistas y desesperadas por obtener agua y comida. “Hoy Estados Unidos acude a ayudar”, declaró el Mandatario. Los anuncios reflejan la mayor participación estadounidense en Irak desde que tropas de la nación norteamericana se retiraron a fines de 2011 luego de casi una década de guerra. Horas antes, el Consejo de Seguridad de la ONU, “escandalizado” por el avance de los yihadistas en el norte de Irak, había expresado su apoyo a Bagdad en su lucha contra el Estado islámico. Como se sabe, el avance del llamado Estado Islámico de Irak y el Levante, Eiil, ha desplazado a miles de civiles en Irak, muchos de ellos pertenecientes a minorías religiosas. Así mismo, líderes y patriarcas caldeos, encabezados por el papa Francisco, pidieron ayer a la comunidad internacional que proteja a los civiles perseguidos en Irak, al tiempo que la Casa Blanca denunció una situación “próxima a la catástrofe humanitaria”. Un responsable de los peshmergas kurdos afirmó que aviones de combate estadounidenses bombardearon ayer objetivos yihadistas del Estado Islámico (EI) en dos áreas del norte de Irak. La información fue desmentida categóricamente por el portavoz del Pentágno, almirante John Kirby. Entre tanto, en una declaración unánime, los quince países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU “invitan a la comunidad internacional a apoyar al Gobierno y al pueblo de Irak a hacer todo lo posible para ayudar a aliviar el sufrimiento de la población”. Los integrantes del ente se declararon “escandalizados” por los miles de yazidíes y cristianos expulsados de sus lugares de residencia por los yihadistas del Eiil y advirtieron que los desplazados necesitan “ayuda humanitaria urgente”.Condenaron, además, la persecución contra las minorías en Irak, estimando que esos hechos “pueden constituir delitos contra la humanidad” y exhortaron a “todas las partes a facilitar la entrega de ayuda humanitaria”. Desde Kirkuk (norte de Irak), el patriarca caldeo Louis Sako habló de “desastre humanitario” y mencionó que unos 100.000 cristianos se habían visto obligados a abandonar sus casas después de la toma de Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana del país, a manos de los yihadistas del grupo Estado Islámico.Desde junio, la caída de la ciudad de Mosul, a manos del Eiil, había suscitado preocupación de la ONU, la Unión Europea y la Liga árabe, mientras que unos 500.000 civiles habían huído de los combates en esa ciudad del norte de Irak. El Irán chiita incluso había propuesto su cooperación a su enemigo estadounidense para luchar contra la insurrección de los combatientes sunitas del Eiil, al tiempo que la ola de indignación y la toma el domingo de Sinjar desembocaron el martes en una simple declaración de los quince miembros del Consejo de Seguridad condenando las persecuciones contra las minorías.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad