“Nuestras ideas están más con el país que con el Congreso”: exdirigente estudiantil chileno

“Nuestras ideas están más con el país que con el Congreso”: exdirigente estudiantil chileno

Noviembre 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Diana Isabella Sánchez | Reportera de El País
“Nuestras ideas están más con el país que con  el Congreso”: exdirigente estudiantil chileno

El exdirigente estudiantil y diputado chileno, Gabriel Boric, indicó que "representamos un espíritu y una convicción más democrática y más participativa que produzca un cambio hondo en la arquitectura de la sociedad”.

Gabriel Boric, exdirigente estudiantil y diputado chileno, resalta la importancia de dar voz a los movimientos sociales en el Congreso, tras su victoria en las parlamentarias.

Gabriel Boric, abogado chileno y exdirigente estudiantil de 26 años, sorprendió a Chile cuando obtuvo la victoria en las elecciones parlamentarias del pasado 17 de noviembre en representación del movimiento Izquierda Autónoma.Con el 26,20 % de los votos en el distrito de Magallanes, por Punta Arenas y la Antártica, y superando a los dos grandes bloques contra quienes competía, la Concertación y la Derecha, Gabriel se convirtió en uno de los jóvenes que entrarán al Congreso chileno. Junto a él están Camila Vallejo, Carol Kariola, ambas del Partido Comunista, y Giorgio Jackson, del movimiento Revolución Democrática, con quienes lideró las protestas estudiantiles del 2011 en rechazo al sistema educativo de Chile. Aunque son militantes en distintos partidos, Gabriel asegura que “entendemos que los grandes temas que afectan al país nos obligan a dejar esas diferencias atrás para lograr las transformaciones que queremos, en particular en lo referente a la educación, que es de donde venimos y donde hemos trabajado codo a codo”.Su principal objetivo, seguir trabajando de la mano con los sectores sociales chilenos y darles una voz en el Congreso. ¿Por qué decidió ingresar en la política? Cuando tomo conciencia de que Chile es un país donde unos pocos concentran muchos privilegios a costa del trabajo del resto, me surge la pregunta de ¿cómo ocuparse de que se transforme? Mi postura fue que la única manera de enfrentar la desigualdad que existía en mi país era a través de la política, a través de reformas estructurales que se llevaban a cabo con proyectos colectivos y no mediante acciones personales. Eso fue lo que me convenció de que este era el lugar donde tenía que estar. ¿Qué lo motivó a participar en las movilizaciones estudiantiles del 2011?En el 2011 yo era senador universitario de la Universidad de Chile. Mi organización tenía, además, la vicepresidencia de la generación de estudiantes, donde también estaba Camila Vallejo, y me tocó estar muy cerca de lo que fue el proceso de movilización y las discusiones que se daban al interior. Por lo tanto, más que una motivación fue responder un poco a lo que yo entendía como un deber en ese momento, porque estando en el movimiento estudiantil todos tuvimos que ponernos el overol y trabajar.Ustedes son cuatro líderes juveniles que fueron electos diputados. Cuando realizaron las protestas estudiantiles, ¿vieron ahí la oportunidad para dar el salto político o fue algo premeditado?No fue tan premeditado. Cuando yo estaba presidiendo la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) no era un objetivo llegar al Parlamento, sino que fue una consecuencia natural al darnos cuenta de que no podíamos seguir delegando las transformaciones que estaban exigiendo en la calle con los políticos que permanentemente habían actuado en contra de los intereses que defendíamos. Así que eso fue lo que nos motivó: hablar por el resto y, en mi caso, presentar una candidatura a diputado por cuenta de mi organización.¿Esperaban el triunfo que obtuvieron en las pasadas elecciones? ¿A qué se lo atribuyen? Nosotros, allá en Magallanes, trabajamos para tener una candidatura que nos permitiera ganar, solo que era difícil porque en nuestro caso competimos fuera de los bloques más grandes que son la Concertación y la Derecha, por lo tanto sabíamos que era un desafío. La verdad es que sacamos una votación mayor a la que esperábamos. Hicimos una campaña con voluntarios que exudaban convicción y era eso lo que los movía, no el dinero. Los debates tuvieron una dinámica muy transparente, de mucho espíritu territorial y creo que logramos marcar una diferencia con el resto de campañas, más propias de la vieja política, donde sus mecanismos eran regalar preventas o alimentos, en vez de debatir ideas, que es a lo que le apostamos nosotros. Para usted, ¿qué representa haber obtenido el triunfo y ser la primera mayoría en la zona?Lo miramos con mucha humildad y un gran sentido de responsabilidad. Esto no es el fin del proceso sino más bien el comienzo de un trabajo intenso del cual vamos a tener que hacernos cargo, vamos a tener que trabajar mucho y conformar equipos… Es el gran desafío que hay por delante porque mucha gente nos conoce precisamente por las características de renovación política que tenemos y no podemos decepcionarlos. Eso hace que el desafío sea más importante aún que ser un político tradicional.Este triunfo lo atribuyo a una campaña diferente, con mucha convicción donde se debatieron las ideas y no el dinero. Nosotros representamos un espíritu y una convicción más democrática, más participativa que produzca un cambio hondo en la arquitectura de la sociedad. Teniendo en cuenta que la credibilidad de los políticos es baja en la mayoría de países de Latinoamérica y que Chile no es la excepción, ¿cómo mantendrá la suya cuando esté en el Congreso?Haciendo un trabajo muy transparente y cumpliendo todo a lo que nos comprometimos en campaña. Vamos a representar a los movimientos sociales, a trabajar en proyectos de ley como la formación de nuevas organizaciones, la creación de escuelas de líderes vecinales, entre otros. Vemos que el principal sustento de nuestro trabajo y la confianza que tengan en nosotros, está en generar una musculatura social importante. ¿Cómo será su rol en el Congreso y cómo marcará su paso? Eso está por verse. La verdad es que nosotros entendemos que las grandes transformaciones sociales pasan por la organización de los sectores de la sociedad y por lo tanto nuestras ideas están más con el país que en el Congreso mismo. El Congreso tiene que ser el espacio donde se materialicen esos cambios. ¿Cómo trabajará por la educación en Chile una vez que se encuentre en el Congreso?En educación nosotros nos prometimos de que no íbamos a aceptar una reforma si esta no contaba con la participación y deliberación del Movimiento Social para la Educación. Nuestra prioridad va a ser abrir un espacio al proceso de creación de las leyes a los principales actores que viven los efectos de esto, es decir, profesores, estudiantes y trabajadores. Ahora que se encuentra en el Congreso, ¿cómo continuará su relación con los movimientos sociales en Chile?Yo tengo muy claro que no pretendo atribuirme la representación de los movimientos sociales. Ellos tienen que mantener la autonomía política trabajando dentro de los liderazgos que determinen. Ahora, yo me pongo a disposición de estos movimientos para llevar al Congreso las discusiones que se den en su interior. Yo me formé políticamente en la calle, en la asamblea, en organizaciones y, por lo tanto, ese hecho parte una diferencia respecto a los sectores que han gobernado a Chile en los últimos 24 años.Usted ha mencionado que no apoyará a Michel Bachelet en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, ¿a qué se debe esto?En el programa de Bachelet existen muchas ambigüedades que responden a la incapacidad de ponerse de acuerdo que tienen los distintos mundos que conviven actualmente dentro de la Nueva Mayoría. Nosotros reconocemos que existe un sector que está por transformaciones profundas y mayor participación social en el proceso democrático, pero también existe otro que está cómodo con el actual modelo y que no está dispuesto a empujar transformaciones que pongan en jaque sus intereses políticos y económicos. Al no estar esa tensión resuelta creemos que nuestro rol será fiscalizar y presionar para que todas las ambigüedades que hoy existen en el programa de Bachelet se resuelvan en función de lo que han planteado los movimientos sociales. Lo anterior implica que hoy en día no existen las condiciones para entregar un apoyo en la segunda vuelta y que por lo tanto es necesario mantener la autonomía política que hemos construido, manteniendo por cierto una disposición constructiva al diálogo.En caso de que Bachelet sea reelecta, ¿cuáles son los principales retos que tiene?Ella va a ser la próxima Presidenta de Chile, no tengo duda de eso, y en ese sentido hay muchos temas que está planteando y que están en consonancia con lo que proponen los movimientos sociales: educación pública de calidad, reforma tributaria, nueva Constitución... pero el problema es cómo se operativiza eso. Ella tiene demasiados puntos que no están claros y para nosotros es importante que eso se resuelva en función de lo que ha planteado el movimiento social y no en función de los grupos de poder que han gobernado Chile.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad