Noche de terror en Colonia: capturan a 31 sospechosos por violaciones y robos

Noche de terror en Colonia: capturan a 31 sospechosos por violaciones y robos

Enero 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP

Los robos, agresiones y las presuntas violaciones ocurrieron la noche del 31 de diciembre en esta ciudad alemana. 18 de los implicados son refugiados.

La policía investiga a 31 "sospechosos", incluidos 18 demandantes de asilo, por las agresiones y robos cometidos contra mujeres durante el año nuevo en la ciudad alemana de Colonia, indicó este viernes Tobias Plate, un portavoz del ministerio federal del Interior. 

Entre los sospechosos identificados hay nueve argelinos, ocho marroquíes, cuatro sirios, cinco iraníes, un iraquí, un serbio y un estadounidense. También dos alemanes.

Asimismo, el presidente del Sindicato Alemán de Policía, Ernst G. Walter, confirmó que entre los agresores "había refugiados procedentes de albergues de la región de Duisbourg, con documentos de la Oficina Federal de Migraciones, Bamf".

Hay cierta confusión sobre el estado exacto de la investigación: mientras que el ministerio explicaba que se presentaron tres denuncias por agresiones sexuales, pero que quienes las cometieron aún no habían sido identificados, la policía local de Colonia aseguraba haber registrado 121 denuncias por agresiones sexuales y hablaba de 16 sospechosos.

Según el canal público de la región de Colonia, WDR, los policías descubrieron en sus móviles vídeos grabados durante la noche del 31 de diciembre en los que se veían agresiones a mujeres, así como una hoja de papel en la que estaban apuntadas las traducciones de términos sexuales del árabe al alemán.

Las violencias de fin de año en Colonia, cometidas según testigos por hombres de apariencia "norteafricana" o "árabe", conmocionaron a los alemanes e incrementaron la presión sobre la canciller Ángela Merkel, que defendió una política de puertas abiertas a los refugiados procedentes de Siria, Irak o Afganistán.

Crece el miedo en los refugiados

Las detenciones han causado una ola de terror entre los refugiados, quienes aseguran que después de los robos y las agresiones sexuales cometidas en Colonia empeorará su condición. 

"Nuestra primera reacción fue: ahora los alemanes nos van a odiar", reconoce Asim Vllaznim, recordando el momento en el que su familia se enteró por televisión de los ataques en Colonia. 

[[nid:497042;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/01/manifestaciones-en-colonia-734.jpg;left;{Mujeres salieron a protestar por actos de violencia efectuados en la ciudad de Colonia el pasado 31 de diciembre. Elpaís.com.co | AFP}]]

Aunque a menor escala, los actos de violencia continúan expandiéndose por Alemania en ciudades como Hamburgo (norte) y Stuttgart (sur). 

Las autoridades locales piden evitar hacer relaciones, pero algunas voces establecen un vínculo directo entre los refugiados y lo ocurrido en el país, que acogió a 1,1 millón de solicitantes de asilo en 2015. 

"No son buenas noticias para Merkel", suspira Vllaznim, mientras dos de sus cinco hijos saltan en la cama. Él tiene fe en la canciller y en su "lo conseguiremos" que repitió hasta la saciedad a los alemanes cuando empezaban a preocuparse por el flujo de refugiados.

Pero sabe que "mamá Merkel" se encuentra bajo presión.  "Doy las gracias a los alemanes por habernos acogido. (...) Querría decirles que no tengan miedo", prosigue este kosovar que lleva año y medio en Colonia.

Harto de las discriminaciones contra los Ashkalis, la minoría étnica a la que pertenece su familia, se fue de los Balcanes para que sus hijos no crecieran allí. "No somos mala gente, sólo buscamos una vida mejor", dice. Vllaznim espera que el alcohol no pervirtiera a algunos refugiados. "Sería terrible", dice este hombre, partidario de que todos los agresores acaben "en la cárcel" .

En todas las culturas, hay gente que no se comporta correctamente", suspira una bosníaca de 36 años que prefiere permanecer en el anonimato.

"No hay que meter a todos los refugiados en el mismo saco", afirma en un pasillo del edificio de ladrillo que alberga a 623 solicitantes de asilo, en vez de los 550 autorizados. Colonia acoge actualmente a 10.150 en este tipo de centros de emergencia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad