"No tendrán mi odio"... la inspiradora carta que conmueve al mundo tras los atentados en París

Noviembre 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Tiene como destinatarios los terroristas que atacaron la capital francesa. Fue escrita en Facebook por Antoine Leiris, quien perdió a su esposa el viernes.

“El viernes por la noche ustedes me robaron la vida de un ser excepcional, el amor de mi vida, la madre de mi hijo”.

Con estas palabras inicia su conmovedor mensaje Antoine Leiris, un periodista cultural de la cadena Radio France al que los atentados ocurridos el pasado viernes en París le arrebataron a su esposa, mamá de un niño de tan solo 17 meses de edad.

Ella era Helene Muyal, una maquilladora artística de 35 años que en la fatídica noche del viernes en París perdió la vida junto a otras 128 personas, tras los atentados perpetrados por miembros del Estado Islámico en diferentes puntos de la capital francesa.

Pese a la situación y a su nueva realidad, Antoine - contrario a lo que hicieron muchas personas tras los atentados - aprovechó su perfil de Facebook para lanzar una proclama conmovedora que desafía al odio desde el territorio del amor.

La carta, traducida del francés a varios idiomas, se viralizó este miércoles por las redes sociales y con más de 198.000 compartidos ya es uno de los nuevos símbolos de resistencia contra la barbarie que deja la tragedia de París.

Este es el texto completo:

“El viernes por la noche ustedes me robaron la vida de un ser excepcional, el amor de mi vida, la madre de mi hijo. Pero no tendrán mi odio. No sé quiénes son y no quiero saberlo, son almas muertas. Si ese dios por quien matan tan ciegamente nos ha hecho a su imagen, cada bala en el cuerpo de mi mujer habrá sido una herida en su corazón.No les haré este regalo de odiarlos. Ustedes lo han buscado y, sin embargo, responder a su odio con mi cólera sería rendirme ante la misma ignorancia que los ha convertido en lo que ustedes son.

Ustedes quieren que yo tenga miedo. Que mire a mis conciudadanos con ojos desconfiados. Que sacrifique mi libertad por la seguridad. Han perdido. Este jugador sigue jugando todavía.

La he visto esta mañana. Por fin, después de noches y días de espera. Estaba tan hermosa como cuando se marchó el viernes por la noche. Tan hermosa como cuando me enamoré perdidamente de ella hace más de 12 años. Por supuesto que estoy devastado por el dolor. Les concedo esta pequeña victoria. Pero les durará poco. Yo sé que ella nos acompañará cada día y que nos reencontraremos en ese paraíso de las almas libres al cual ustedes no accederán jamás.

Somos dos, mi hijo y yo, pero somos más fuertes que todos los ejércitos en el mundo. No tengo más tiempo para dedicarles. Debo ir con Melvil, que ya se despierta de su siesta. Tiene 17 meses apenas, va a tomar su merienda como todos los días, después vamos a jugar como todos los días, y toda su vida este niño les hará la ofensa de ser feliz y libre. No, tampoco tendrán su odio..." 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad