Negociadores del clima afrontan noche de discusiones con acuerdo cada vez más cerca

Diciembre 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP.
Negociadores del clima afrontan noche de discusiones con acuerdo cada vez más cerca

Canciller francés Laurent Fabius.

El presidente de la conferencia (COP21), el canciller francés Laurent Fabius, instó a los ministros a negociar toda la noche si hacía falta para cerrar un acuerdo final por la mañana.

Los negociadores de la conferencia de París sobre el clima seguían negociando la madrugada de este viernes por segunda noche consecutiva, para intentar cerrar un acuerdo que garantice un futuro viable para el planeta.

El presidente de la conferencia (COP21), el canciller francés Laurent Fabius, había entregado la noche del jueves a los 195 países un nuevo texto un poco más corto, de 27 páginas, y había instado a los ministros a negociar toda la noche si hacía falta para cerrar un acuerdo final por la mañana.

"Estamos extremadamente cerca del objetivo, tenemos que hacer gala de la responsabilidad necesaria para hallar, en las próximas horas, un terreno de acuerdo universal", declaró horas antes del término oficial de la conferencia, previsto este viernes.

A las cinco de la madrugada del viernes (04H00 GMT), continuaban las idas y venidas de los negociadores en las salas de reunión. Varios realizaban una pequeña pausa para comer y recuperar energías, otros descansaban de las maratonianas negociaciones, y algunos se marchaban a casa a descansar unas horas.

En este último grupo figuraban la negociadora de Francia, Laurence Tubiana, que se disponía a salir del recinto de Le Bourget con sus zapatillas rosadas y cara cansada, así como el negociador estadounidense Todd Stern, quien confesó a la AFP que el ambiente de las negociaciones era "de cansancio".

Finanzas, diferenciación y ambición

Los negociadores, de hecho, intentaban resolver desde poco antes de la medianoche los principales puntos de bloqueo del acuerdo: las finanzas del acuerdo, el grado de responsabilidad diferenciada de los países industrializados y los que están en desarrollo, y la ambición a largo plazo, es decir, cómo se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y cómo se transita hacia una economía que no dependa de las energías fósiles.

Las posiciones se endurecieron en las últimas 24 horas, pero también se aclararon, y el texto distribuido por Fabius mostraba muchos menos corchetes conflictivos.

Los países más afectados por el calentamiento del planeta, como las islas amenazadas por la subida del nivel de los océanos, no están dispuestos a dejar escapar la oportunidad de un acuerdo que para ellos es de vida o muerte.

El tema que cristaliza esa obsesión es el que prácticamente encabeza el acuerdo de París: limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5ºC o 2ºC respecto a los niveles de la era preindustrial.

El último borrador menciona un compromiso: mantener ese alza de la temperatura "muy por debajo de 2ºC (...) y proseguir con los esfuerzos para" lograr "1,5ºC".

Queda "la parte más dura", definir cómo se implementa el acuerdo "desde el punto de vista de la mitigación y de la ampliación del financiamiento", advirtió por la mañana el ministro ecuatoriano de Medio Ambiente, Daniel Ortega.

"Estamos de acuerdo con una participación voluntaria de los países en vías de desarrollo en la financiación", explicó poco después en rueda de prensa Antonio Marcondes, negociador brasileño.

El meollo de las discusiones en París son las "responsabilidades comunes pero diferenciadas" que todos los países aceptaron en la Cumbre de la Tierra de Río en 1992 y que ahora opone a países emergentes y desarrollados sobre quién debe asumir los costos. El borrador sometido por Fabius confirma una cifra de 100.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020 de países desarrollados en beneficio de los países en desarrollo.

Además, abre la puerta a "otras partes" que voluntariamente quieran proporcionar ayuda económica a estos últimos países. Según un negociador europeo, el secretario norteamericano de Estado John Kerry, presente en los pasillos del centro de negociaciones hacia las dos de la madrugada, defendió en su intervención nocturna que el texto "refleja bien el principio de diferenciación".

Progresos y retrocesos

Las oenegés acogieron bastante favorablemente el texto, si bien también plantearon sus reservas. "Está claro que las negociaciones comenzaron finalmente. Hubo algunos progresos importantes en muchos asuntos, con un texto cuidadosamente equilibrado" , estimó Jennifer Morgan, del World Resources Institute.

La Fundación Nicolas Hulot, que consideró un avance el término "muy por debajo", criticó la desaparición de la mención de un "precio al carbono". "Es inadmisible que Arabia Saudita y Venezuela [países petroleros] se hayan salido con la suya" , lamentó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad