Mujeres y niños desplazados en Somalia afrontan alto riesgo de violación

Agosto 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

Así lo indicó Amnistía Internacional tras una reciente misión en el país africano.

Las mujeres y los niños que viven en los campos de refugiados de Somalia afrontan un "alto riesgo" de violación y otros tipos de violencia sexual, informó hoy Amnistía Internacional (AI)."Mujeres y niños, que ya se han visto forzados a huir de sus hogares por el conflicto armado y la sequía, ahora se enfrentan al trauma adicional de vivir bajo la amenaza de un ataque sexual", afirmó Donatella Rovera, investigadora de AI que ha participado en una reciente misión de la organización enviada al país africano.En un comunicado, la ONG pro derechos humanos afirmó que sus investigadores entrevistaron a docenas de mujeres y menores que han padecido la amenaza de abuso sexual y que, en la mayoría de los casos, no informaron a la Policía por temor a ser estigmatizados.Según Rovera, muchas de las mujeres habitan en "refugios de tela y plástico que no ofrecen seguridad alguna", por lo que, en el contexto de inseguridad que hay en el país, "no es ninguna sorpresa que ocurran estos abusos horrorosos".Algunas de las víctimas son muy jóvenes, como una muchacha de 14 años que fue violada este mes en un campo de Mogadiscio mientras se recuperaba de un ataque de epilepsia."Me desperté y hallé a un hombre que me desvestía. Intenté gritar pero me agarró por la garganta y no pude gritar. Mi prima (de CUATRO años) se despertó y él le pidió a ella que permaneciera en silencio. Cuando hizo lo que quiso, salió huyendo", relató la joven a AI.Algunas víctimas de estos abusos informan a la Policía, que no suele impulsar investigaciones o procesamientos judiciales contra los supuestos autores."La incapacidad o la indisposición de las autoridades somalíes para investigar estos crímenes y llevar a los atacantes ante la Justicia deja a los supervivientes de la violencia sexual incluso más aislados, y contribuye a un clima de impunidad", dijo Rovera."Medidas concretas -subrayó- deben adoptarse para garantizar justicia para las víctimas y enviar un mensaje contundente e inequívoco de que la violencia sexual no puede ser y no será tolerada".De acuerdo con la ONU, al menos 1.700 casos de violaciones se registraron en 2012 en campamentos de desplazados en Somalia, de los que al menos un 70 por ciento fueron cometidas por hombres armados que vestían uniforme gubernamental.Dos décadas de conflicto y los periodos de recurrente sequía han forzado durante años a cientos de miles de somalíes a abandonar sus casas y buscar refugio en campamentos superpoblados, que se caracterizan por unas pobres condiciones humanitarias.Pese a que las condiciones de seguridad han mejorado en el último años, más de un millón de personas están todavía desplazadas dentro de Somalia, según AI.Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad