Mueren 23 peregrinos chiíes en atentados en Irak

Diciembre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias

Los atentados registrados este lunes en el país han dejado otros 38 muertos, de acuerdo con las autoridades.

Un doble atentado con coches bomba en Irak el lunes provocó la muerte de 23 peregrinos chiíes justo al sur de Bagdad, informaron las autoridades. La agresión nocturna se llevó a cabo en el suburbio de al-Rashid, en el sur de la capital, cuando los peregrinos caminaban hacia la ciudad santa chií de Karbala. Más de 55 personas resultaron heridas Las autoridades médicas confirmaron las cifras de fallecimientos. Todos los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque no están autorizados a hablar con los medios de comunicación. Cientos de miles de peregrinos chiíes avanzan hacia Karbala para conmemorar el Arbain, el cual marca el fin de 40 días de duelo luego del aniversario de la muerte del nieto del profeta Mahoma, el imán Hussein, un personaje chií muy venerado. Sangrienta jornada en IrakIrak vivió este lunes una sangrienta jornada con una cadena de explosiones en Bagdad y ataques armados contra un ayuntamiento, una comisaría y un grupo de peregrinos chiíes en el norte del país, que causaron cerca de cuarenta muertos y cien heridos.En la capital, al menos catorce personas murieron y otras sesenta resultaron heridas en una serie de atentados con coche bomba, el más mortífero cerca del edificio del Consejo Provincial, en el centro de Bagdad, que acabó con la vida de seis personas e hirió a once.También se registraron explosiones en el área industrial de Al Bayaa (suroeste de Bagdad) que causaron la muerte de un civil; en Mahmudiya (30 kilómetros al sur de Bagdad), donde falleció otra persona, y en un mercado del sureste de la capital iraquí, con un fallecido más.Fuera de Bagdad, en la ciudad de Tikrit (norte), se registró un asalto contra el Ayuntamiento de la localidad, que estuvo controlado durante varias horas por hombres armados.Una fuente de la Policía de Tikrit, capital de la provincia de Salahedín, informó a Efe de que en este ataque fallecieron un funcionario, dos policías y tres de los agresores.Los atacantes hicieron primero estallar un coche bomba en la entrada del edificio y a continuación irrumpieron en el mismo, tomando como rehenes a unas cuarenta personas.Tras enfrentamientos con los asaltantes, que se cree que pertenecen a la red terrorista Al Qaeda, las fuerzas de seguridad lograron recuperar el control del Ayuntamiento y liberar a los rehenes.En la localidad de Biyi, a 40 kilómetros al norte de Tikrit, se produjo otro asalto, esta vez contra una comisaría de policía. El enfrentamiento se saldó con la muerte de seis de los atacantes y de tres policías, según fuentes de seguridad.Finalmente, un ataque armado en la ciudad de Mosul, en el norte del país, causó la muerte de nueve peregrinos chiíes y heridas a otros ocho personas.Los atacantes abrieron fuego con ametralladoras contra un autobús que trasladaba a los fieles, a la altura del barrio de Al Risala, en el suroeste de Mosul.Los peregrinos procedían de la zona de Tal Afar, al oeste de Mosul, y se dirigían a la ciudad santa de Kerbala, al suroeste de Bagdad, donde se encuentra el mausoleo del imán Husein, nieto del profeta Mahoma y muy venerado por los chiíes.El pasado mes de noviembre, varios atentados contra peregrinos chiíes que se dirigían a Kerbala para conmemorar la festividad religiosa de la Ashura causaron decenas de muertos. Por el momento, no ha habido reivindicación oficial de ninguno de los ataques perpetrados hoy, aunque todo parece indicar a la rama iraquí de la red Al Qaeda. En los últimos meses, Irak sufre un repunte de la violencia sectaria y de los atentados terroristas, que causaron en noviembre la muerte de 948 personas, la mayoría de ellas civiles, según cifras del Gobierno. En julio pasado, el número de víctimas alcanzó las 989 personas, en el que fue el mes más mortífero desde abril de 2008, cuando fallecieron 1.073 personas.La ONU ha expresado reiteradamente su preocupación por el aumento del terrorismo y la violencia religiosa en Irak, por lo que ha instado a los dirigentes políticos a poner fin a sus diferencias para restaurar la seguridad y cesar el derramamiento de sangre.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad