'Mr. Pizza' es el jugador más gordo del mundo

'Mr. Pizza' es el jugador más gordo del mundo

Noviembre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias

Se llama Jeroen Verhoeven y sus 115 kilos no le impiden ser el arquero suplente del Ajax. Los simpatizantes holandeses le dedicaron una canción.

Si alguien tuviera que escribir en una nota las cinco características físicas principales de un jugador profesional de fútbol, el resultado sería: atlético, fuerte, con músculos, fibroso y robusto. En fin, debería tener un estado físico envidiable y óptimo. Pues bien, existe un jugador que no daría con el perfil físico de futbolista de elite. Él es Jeroen Verhoeven, uno de los arqueros suplentes del Ajax, a quien apodan cariñosamente "Mr. Pizza". El bueno de Jeroen, a pesar de ganarse la vida con esto del fútbol, mide 1.94 y pesa alrededor de 115 kilos, algo que lo convierte en el jugador más gordo del mundo, por encima del brasileño Ronaldo. Sea como sea, el peso de arquero, nacido hace 30 años en la localidad holandesa de Naarden, es objeto de las burlas de los simpatizantes rivales. Cada vez que él saca desde su portería, el estadio corea: ¡Ohhhhhhhhhhhh pizza! Verhoeven, sin embargo, se lo toma con filosofía. "Si comiera papas fritas y bebiera cerveza sería imposible haber llegado a donde estoy. Entreno siete veces a la semana con el grupo y aparte realizo varias sesiones individuales", explica. Y estado físico no le falta. Así lo demostró en el único partido que disputó con el Ajax en la liga local, desde que llegara en enero de 2009. Fue el pasado 24 de octubre, en un encuentro ante el Excelsior (un modesto equipo de la liga holandesa). El arquero titular del conjunto de Ámsterdam, Maarten Stekelenburg, se lesionó y Verhoeven saltó al campo de juego. Mr. Pizza no desentonó para nada. Es más, salvó a su equipo con tres intervenciones claves en los minutos finales (el Ajax acabaría empatando el partido 2-2). Hasta el entrenador del conjunto visitante elogió a Jeroen ante la prensa después del encuentro. Acabó con los mofletes enrojecidos, sí, pero cumpliendo con su trabajo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad