Ministro británico dice que 400.000 niños somalíes corren el riesgo de morir de hambre

Agosto 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Ministro británico dice que  400.000 niños somalíes corren el riesgo de morir de hambre

Refugio improvisado con ramas de árboles en un campamento en Mogadiscio, Somalia. El Programa Mundial de Alimentos dijo el martes que está trayendo 5.000 toneladas mensuales de alimentos.

El primer ministro británico anunció un nuevo paquete millonario de ayuda para Somalia.

Unos 400.000 niños corren el riesgo de morir de hambre en Somalia si no se toman "medidas urgentes", advirtió este miércoles el ministro británico de Desarrollo Internacional, Andrew Mitchell, tras hacer una visita histórica a Mogadiscio.Mitchell hizo esa advertencia durante una rueda de prensa en Nairobi, tras viajar a la capital somalí y convertirse en el primer ministro del Reino Unido que pone pie en esa ciudad en los últimos dieciocho años."Hasta 400.000 niños están en riesgo de morir de hambre en Somalia. Estas son cifras horrorosas", subrayó el titular británico de Desarrollo Internacional, que se entrevistó en Mogadiscio con el primer ministro somalí, Abdiweli Mohamed Ali, entre otros.En Nairobi, Mitchell anunció un nuevo paquete de ayuda para Somalia, consistente en 25 millones de libras (29 millones de euros) destinados al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), y 4 millones de libras (cinco millones de euros) para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).Con esa nueva ayuda, que servirá -entre otros objetivos- para vacunar contra el sarampión a 800.000 niños, la contribución británica para combatir la hambruna de Somalia asciende a 54 millones de libras (62 millones de euros) desde el pasado julio.El ministro exigió a la comunidad internacional una mayor implicación en la crisis humanitaria de Somalia, enmarcada en la crisis más amplia que sufre el Cuerno de frica por el hambre y la sequía, pues ha dado "una respuesta peligrosamente inadecuada"."Esto es una carrera contra el tiempo", subrayó el titular británico de Desarrollo Internacional, quien alertó de que, "sin una respuesta urgente", el problema actual podría asemejarse a la hambruna que azotó al paÍs entre 1991 y 1992, que costó la vida a 200.000 personas.En el sur de Somalia -insistió-, donde cinco regiones se encuentran oficialmente en estado de hambruna, "la situación empeora cada dÍa" y podrÍa causar "muertes a una escala similar a la de 1991-1992".Durante su visita a Mogadiscio, Mitchel abordó con el primer ministro somalí cuestiones como la seguridad y el acceso de los empleados de las agencias humanitarias a los más necesitados.En su opinión, la reciente retirada de la capital somalí del grupo radical islámico Al Shabab debe obligar al Gobierno Federal de Transición a "estabilizar sus posiciones en Mogadiscio, centrarse en la seguridad (...) e impulsar un proceso político que culmine en elecciones en un año".No obstante, el ministro admitió que el repliegue de los combatientes de Al Shabab, grupo vinculado a Al Qaeda que lucha por instaurar un Estado islámico en Somalia, no significa el fin de las "dificultades de las agencias (humanitarias) para trabajar".Somalia vive una permanente guerra civil y carece de un Ejecutivo efectivo desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al paÍs en manos de señores de la guerra tribales, milicias islámicas y bandas de delincuentes armados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad