Mindefensa ecuatoriano desmiente que se ordenara disparar el 30 septiembre

Mindefensa ecuatoriano desmiente que se ordenara disparar el 30 septiembre

Agosto 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Mindefensa ecuatoriano desmiente que se ordenara disparar el 30 septiembre

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, es protegido del gas lacrimógeno durante una protesta de efectivos policiales en el Regimiento de Policía Número 1 de Quito, Ecuador.

Javier Ponce desmintió que el presidente Corre hubiera ordenado disparar contra policías o civiles durante el operativo de rescate en septiembre del año pasado.

El ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, desmintió este lunes que el Ejecutivo mandara disparar durante la sublevación policial del 30 de septiembre de 2010 y enfatizó que la pregunta sobre ese día se debería centrar en quién ordenó la insurrección de los agentes.El 30 de septiembre de 2010, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, estuvo retenido por agentes sublevados en un hospital policial y fue liberado tras un tiroteo que mantuvieron los uniformados con militares y cuerpos de élite de la policía fieles al mandatario. Los policías sublevados protestaban contra un proyecto de ley que reducía sus beneficios salariales. En el tiroteo murieron cinco personas, entre ellos un estudiante, según datos del ministerio de Salud."Es evidente que una decisión de esta naturaleza (el rescate de Correa) tenía que ser consultada con el presidente", afirmó Ponce en rueda de prensa, en la que aseguró que "sería más importante preguntarse quien ordenó la insurrección policial".El pasado 29 de julio, el periodista Emilio Palacio publicó en su boletín electrónico un informe militar, escrito el 18 de octubre 2010, y que habla sobre la operación que se llevó a cabo para liberar al presidente.Ponce resaltó este lunes que en el informe se puede ver que "nadie ordenó disparar y atacar".A mediados de julio, un juez condenó a tres años de cárcel a Palacio y tres directivos del periódico El Universo, y a pagar una indemnización de 40 millones de dólares a Correa, por una columna escrita por el periodista y en la que se acusa al mandatario de ordenar "fuego a discreción y sin previo aviso en un hospital lleno de civiles".El informe militar, que fue el que presentaron los abogados de Correa en el proceso contra Palacio y los directivos de el Universo, revela que el mandatario "en base a contacto telefónico" habló con Ponce y el entonces Jefe del Comando Conjunto, Ernesto González, para que le rescataran.Asimismo, detalla que "el personal debía de ir armado con armamento no letal y emplear el uso progresivo de la fuerza, además únicamente parte del personal debía llevar parte del armamento en caso de ser necesario su empleo de acuerdo a la situación en el área de rescate".Según publicó Palacio en su página electrónica, este último párrafo se podría haber redactado de la siguiente manera: >strong>"los militares dispararán a su arbitrio o buen juicio, a discreción, según las circunstancias que encuentren en el lugar".Por su parte, Ponce explicó que en un primer momento se utilizaron 'balas de gomas y explosivos que disuaden', porque no se podía ordenar "un ataque desde las iniciativas de las fuerzas armadas y se debían de agotar las posibilidades de la disuasión".El ministro detalló que la estrategia fue que primero avanzaran militares sin armas letales, seguidos en la retaguardia por otros uniformados que sí tenían armas y en alguna ocasión dispararon para disuadir "y no en busca de provocar heridos o fallecidos".Enfatizó que se llevaron armas de carácter letal porque era una operación que pretendía liberar al mandatario, retenido por policías en el centro médico, pero la finalidad, dijo, "no era disparar contra la policía o el hospital" lleno de civiles, que fueron a este recinto bajo la consigna de salvar al presidente.Ponce recordó que la operación, en la que participaron 900 efectivos, se llevó a cabo después de que Correa mantuviera diferentes conversaciones con representantes de los agentes sublevados y que no tuvieron éxito.Por eso, esa operación, según dice el informe, se debía de hacer con urgencia, porque "se tenía información de que existía riesgo inminente de la integridad del Sr.Presidente".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad