Michelle Obama, ¿una chica material?

Michelle Obama, ¿una chica material?

Agosto 09, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción y agencias

Un séquito de 40 personas acompaña a la primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, durante sus vacaciones en Marbella, España. Critican que ella derroche mientras su esposo, Barack Obama, reclama austeridad.

Una chica material. Así se considera en los Estados Unidos a la primera dama, Michelle Obama, tras sus vacaciones de cinco días en Málaga, España, junto a su hija menor Sasha, de 9 años. El hecho de haberse hospedado en un lujoso lugar cuya noche cuesta US$6.500 y viajar en compañía de 40 invitados, los cuales ocuparon entre 60 y 70 habitaciones del Hotel Villa Padierna en Benahavís, despertó los más ácidos comentarios por parte de la prensa. Para la muestra, el periódico New York Daily News afirmó en su edición digital: “La chica material Michelle Obama se pasa unas vacaciones españolas como una moderna María Antonieta”. No faltó referencia al número de acompañantes: “mientras muchos estadounidenses lo pasan mal, la Primera Dama se aloja varios días en un hotel de cinco estrellas de la Costa del Sol, en el sur de España, con 40 de sus más cercanos amigos”.Desde las páginas editoriales, el viaje fue calificado como “extravagante y ostentoso”, aunque los defensores de la primera dama consideraron extrema la comparación de Michelle con María Antonieta, la reina francesa del Siglo XVII conocida por su afición al lujo. Por cuenta de este viaje privado, muchos comenzaron a preguntarse quién corría con los gastos de los acompañantes, si estos estarían pagados con los ahorros de la Familia Obama o si, por el contrario, saldrían de los impuestos que pagan los norteamericanos.De hecho, la cadena CNN calificó el hotel como uno de los más “chic” y “lujosos”.Los críticos también consideran a Michelle como una mujer que no está conectada con la política de austeridad que promueve su esposo, pues mientras en Estados Unidos un 9.5% de la población sigue desempleada, ella disfrutaba de un lujoso hotel con servicios de spa y cenaba con vino tinto en un reaturante del centro histórico de Marbella. Los comentarios de los lectores de ese diario han sido también los más diversos y van desde quienes salen en defensa de Michelle Obama y dicen que como primera dama “tiene que mostrar el prestigio del país”, hasta otros que aseguran que los medios han querido convertirla “en otra Jackie Kennedy con el dinero de los contribuyentes”.También se ha dicho que hubiera sido “más apropiado” elegir un destino turístico nacional como la costa de California, además de recomendarle a la familia Obama que sigan el ejemplo de su predecesor, George W. Bush, quien veraneaba en su rancho de Texas.En medio de la marea de comentarios buenos y malos, el actor español Antonio Banderas aplaudió el hecho de que Michelle Obama escogiera Málaga como un destino para pasar vacaciones.“Es bonito que personajes de esta categoría se fijen en nuestra tierra. Andalucía es famosa por sus artistas, por sus poetas pero también es muy importante para los trabajadores ya que nuestro tomatito es el turismo, y es ahí donde se puede ganar dinero, y atraer inversión”, indicó Banderas durante la gala benéfica ‘Starlite’, que se cumplió en el mismo hotel donde se hospedaba la señora Obama. Pero además de que la visita trajera una buena actividad económica para la región, una empresa de comunicación estimó la repercusión informativa y la valoró en unos 800 millones de euros, algo así como unos US$ 1.050 millones. Medios como The New York Times, hicieron caer en cuenta que Barack Obama, en Estados Unidos, celebró solo su cumpleaños 49. Mientras tanto, Michelle y sus amigos se interesaban en la riqueza arquitectónica de Málaga, conocían sobre la fiesta brava y se deleitaban con jamón ibérico, sopas frías de ajoblanco y salmorejo, pasteles árabes, y celebraban con torta y buen vino el cumpleaños de una amiga de Sasha. Tras las vacaciones de la mitad de la familia en España, los Obama en pleno –que ya descansaron en julio en el parque nacional de Acadia, en Maine–, pasarán este fin de semana en la costa del golfo de México, en Florida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad