Mi hijo no tenía "ningún vínculo con la religión": padre del autor de atentado

Julio 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l AFP
Mi hijo no tenía

Al fondo se observa la casa de la familia de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel en Túnez.

Desde Túnez, Mohamed Mondher Lahouaiej manifestó que su hijo tuvo un cuadro de depresión que lo llevaba a volverse colérico. Perdieron contacto con él desde que se fue a Francia.

Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, quien arrolló este jueves a una multitud de personas en Niza dejando un saldo de al menos 84 muertos, sufrió una depresión al comienzo de los años 2000 y no era religioso, afirmó su padre desde Túnez.

"De 2002 a 2004 tuvo problemas que le provocaron una depresión nerviosa. Se volvía colérico, gritaba, rompía todo lo que se encontraba por delante", declaró Mohamed Mondher Lahouaiej-Bouhlel frente a su casa de la ciudad de Msaken, en el este de Túnez.

Contó que por aquel entonces la familia lo llevó al médico, que le recetó medicamentos contra los ataques de nervios. Estaba "siempre solo, siempre deprimido" y no quería hablar.

El padre del autor de la masacre del 14 julio en Niza aseguró que su familia perdió el contacto con él desde que se fue a Francia. No sabe exactamente cuándo partió.

"Cuando se fue a Francia ya no sabíamos nada de él", insistió.

Lea también: Vecinos describen a autor del atentado de Niza como un hombre solitario

Según él, su hijo no tenía "ningún vínculo con la religión". "No rezaba, ni ayunaba, bebía alcohol y hasta se drogaba", añadió.

"Nosotros también estamos conmocionados" con lo ocurrido, añadió el padre.

Mohamed Lahouaiej-Bouhlel nació el 31 de enero de 1985 en Msaken, en las afueras de Susa, Túnez, y se casó con una francotunecina de Niza. Era padre de tres hijos, uno de ellos bebé. Su padre comentó que el hombre tenía una mala relación con su exmujer. 

Un habitante de la antigua residencia en el edificio 'Le Bretagne', donde el autor de la matanza vivió junto a su mujer, lo describió como un hombre desequilibrado.

Sin embargo, el hombre había dejado la residencia hace unos 18 meses.

"Yo no creo para nada que haya un problema de radicalización, más bien pienso que hay un tema psiquiátrico", comentó su antiguo vecino.

"Tenía crisis. Cuando se separó de su mujer defecó por todos lados. Rompió a puñaladas el osito de su hija y todos los colchones", relató.

El testigo dijo que tras este incidente, su mujer le pidió el divorcio.

"Un día, vino a ver a los vecinos para que constatáramos que su mujer no había lavado los platos", recordó el hombre.

Más discreto, el portero del edificio, que conocía a la pareja, dice que el hombre practicaba los deportes de combate. Era "muy violento con su mujer", una francotunecina que describió como tímida y amable.

La mujer fue arrestada este viernes y permanece detenida. Había dado a luz a su último hijo tras la separación, indicaron varios residentes.

Los empleados de la farmacia del barrio están sorprendidos. Describieron al matrimonio como "una pareja joven y moderna" y al acusado como alguien "tranquilo".

Según un comerciante, trabajaba como repartidor.

Este viernes hubo un allanamiento en su último domicilio conocido, ubicado en un pequeño edificio de cuatro pisos en un barrio popular del este de Niza, donde vivía solo tras su separación.

La puerta estaba rota y permanecía abierta de par en par mientras que los investigadores buscaban pistas, constató la AFP.

Una decena de vecinos interrogados lo describieron como un hombre "solitario" y "callado". Sebastien lo veía a veces estacionar su pequeño camión cuando volvía a casa para comer. A menudo vestía con pantalón corto.

Su vecina Alexia, dice que sólo habló con él una vez. Él nunca saludaba, añade una familia numerosa del piso de arriba.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad