Merkel es abucheada por manifestantes alemanes al llegar a un centro de refugiados

Agosto 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
Merkel es abucheada por manifestantes alemanes al llegar a un centro de refugiados

La canciller, Ángela Merkel visita el centro de refugiados afectados por violentas protestas de extrema derecha

El miedo, la hostilidad y el rechazo hacia las personas extranjeras convocaron a un grupo de personas en Alemania que mostraron su desacuerdo con la política de acogida hacia los refugiados por parte de su canciller.

Este miércoles la canciller alemana, Ángela Merkel, fue abucheada a su llegada al centro de Heidenau (este) por unas 200 personas que corearon consignas como "¡traidora!" o "somos la jauría" , en alusión al término usado por un miembro del gobierno para denunciar los actos xenófobos de la extrema derecha. Siguiendo el llamado de los grupos extremistas en las redes sociales, varios automovilistas hicieron sonar los pitos de sus vehículos cuando pasaron por el lugar donde se encontraba Merkel.  En su visita a este centro, la canciller debía reunirse con refugiados, el personal del lugar y representantes de las fuerzas de seguridad. Durante la visita, Ángela Merkel aseguró que "no habrá ninguna tolerancia para quienes cuestionan las dignidad de otras personas". Merkel ya había calificado de "abyectos" los actos de violencia xenófoba que se produjeron en torno a este centro de Heidenau el pasado fin de semana, en el cual durante dos noches consecutivas hubo duros enfrentamientos entre la policía y grupos de extrema derecha. Pocas horas antes de esta visita, se presentaron otros dos incidentes contra centros de acogida de refugiados: un intento de incendio y una agresión frustrada, se produjeron entre el martes y el este miércoles en el este de Alemania. [inline_video:kaltura:0_kxa8hzwp:11603041:null] Caos en la frontera húngara Esta ola de xenofobia de grupos de extrema derecha se produce en momentos en que no cesa el flujo migratorio hacia Europa.  El jefe de la policía de Hungría, país miembro de la Unión Europea, anunció que más de 2.100 agentes serán enviados a la frontera del país con Serbia, para hacer frente a la llegada de migrantes. Este miércoles, la policía húngara lanzó gases lacrimógenos para impedir que unos 200 migrantes salieran de un centro de recepción para refugiados en Roszke, localidad húngara fronteriza con Serbia, país no miembro de la UE. Según las autoridades locales, muchos refugiados se opusieron a que se les tomaran las huellas digitales, lo cual originó un enfretamiento entre ellos y la polícia. El martes, 2.500 migrantes habían ingresado a Hungría, entre ellos: sirios, afganos y paquistaníes en su mayoría, procedentes de Serbia. Sin emabrgo, la noche anterior habrían ingresado al país unas 2.000 personas.El país ha registrado 100.000 solicitudes de asilo desde enero y está construyendo una valla metálica para cerrar su frontera.  Por su lado, Berlín anunció el martes haber renunciado a la idea de reenviar a los sirios al país por el que ingresaron en la UE, una medida que se aplica desde hace tiempo. Bruselas saludó este gesto de 'solidaridad' . "Europa está en una situación que no es digna de Europa, tenemos que decirlo" explicó esta semana la canciller, que exhortó a "un diálogo con los ciudadanos" y a una justa repartición en el seno de la Unión Europea en la acogida de los refugiados.  Alemania está en primera línea en la crisis migratoria que afecta a Europa, considerada la más grave de este tipo desde el fin de la II Guerra Mundial. El país espera unas 800.000 demandas de asilo en 2015, cuatro veces más que el año anterior. Refiriéndose a los actos xenófobos en Alemania, el presidente del país Joachim Gauck criticó lo que denominó la 'Alemania oscura' . Sin embargo, el 60% de los alemanes considera que el país tiene los medios de acoger a todos los refugiados, según un sondeo de la cadena ZDF del 21 de agosto.  Por ello, la opinión pública considera chocantes los actos xenófobos contra los centros de acogida en Alemania. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad