Médico de EE. UU infectado con ébola llega a Atlanta

Médico de EE. UU infectado con ébola llega a Atlanta

Agosto 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

Su arribo representa la primera vez que alguien infectado con ébola, considerada una de las enfermedades más letales del mundo, es trasladado a Estados Unidos para recibir tratamiento.

Un médico estadounidense que se infectó con ébola en África llegó el sábado a Atlanta en un avión especialmente equipado que aterrizó en una base militar, para luego ser trasladado en ambulancia a una de las unidades hospitalarias de aislamiento más sofisticadas de Estados Unidos, informaron funcionarios del país. Su arribo representa la primera vez que alguien infectado con ébola, considerada una de las enfermedades más letales del mundo, es trasladado a Estados Unidos para recibir tratamiento. Se espera que una mujer, el segundo de los trabajadores humanitarios estadounidenses que se infectaron con el virus, llegue a Emory en los próximos días. Funcionarios confían en que los pacientes puedan ser atendidos sin poner al público en riesgo. El avión privado, que cuenta con una carpa especial y portátil diseñada para pacientes con enfermedades altamente infecciosas, llegó a la Reserva de la Base Aérea Dobbins, dijo el portavoz James Wilson. El grupo estadounidense de misioneros Samaritan's Purse, que pagó por el traslado, confirmó a The Associated Press que el paciente es el médico Kent Brantly. Una ambulancia del Hospital Grady Memorial de Atlanta salió de la base en Marietta, Georgia, poco después de que la aeronave de Gulfstream aterrizara y recorrió los aproximadamente 24 kilómetros (15 millas) hacia el Hospital de la Universidad Emory donde Brantly y la mujer recibirán tratamiento. La ambulancia con insignias rojas, escoltada por unas cuantas camionetas y un vehículo de la policía, condujo al paciente a la unidad especializada del hospital sobre una carretera interestatal sin tráfico. La segunda paciente, Nancy Writebol, será trasladada desde Africa en breve, de acuerdo con el hospital. Los dos estadounidenses trabajaban para Samaritan's Purse, con sede en Carolina del Norte, y SIM, con sede en Estados Unidos, en un hospital en Liberia que atendía a pacientes infectados con ébola. Liberia es uno de los tres países del occidente africano que se han visto más afectados por el mayor brote de ébola en la historia. El médico Jay Varkey, especialista en enfermedades infecciosas en Emory que participará en la atención a Brantly, dijo que la unidad de aislamiento del hospital está bien equipada para tratar enfermos con dolencias aún más infecciosas que ébola. La unidad especializada donde serán atendidos fue abierta hace 12 años para atender a empleados federales de salud que han quedado expuestos a algunos de los gérmenes más peligrosos del mundo. La unidad fue utilizada para tratar por lo menos a un paciente de SARS en 2005. A diferencia de ébola, SARS _al igual que la gripe_ es un virus que se transmite por el aire y puede propagarse fácilmente cuando una persona infectada tose o estornuda. Expertos en salud dicen que no hace falta una unidad especial de aislamiento para tratar un paciente de ébola. "Ebola sólo se transmite por medio de la sangre y fluidos corporales" , afirmó Varkey. La unidad hospitalaria Emory está cerca de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Es una de cuatro unidades en su tipo en todo el país para hacer pruebas y atender a personas infectadas con gérmenes infecciosos. La unidad tiene su propio equipo de laboratorio, por lo que las muestras no se envían al laboratorio principal del hospital. Está ubicada en la planta baja, cuidadosamente separada de otras áreas, dijo Eileen Farnon, doctora de la Universidad de Temple, quien antes trabajaba en los CDC y encabezó equipos que investigaron anteriores brotes de ébola en África. Brantly y Writebol trabajaban para Samaritan's Purse en el hospital de Liberia que atiende a pacientes con ébola. La semana pasada, la organización informó que Brantly, de 33 años, fue diagnosticado con la enfermedad. Luego se dio a conocer que Writebol también la contrajo. Philip Brachman, médico especialista de salud pública en Emory, dijo el viernes que como el ébola no tiene cura, los médicos probarán toda terapia moderna posible, como el mejor control de fluidos, electrolitos y signos vitales. "Eso es todo lo que podemos hacer por ese tipo de pacientes. Podemos hacer que se sienta cómodo" y dejar que el organismo trate de combatir el virus agregó. La esposa de Brantly, Amber, y sus dos hijos, de tres y cinco años, habían salido de Liberia para asistir a una boda en Estados Unidos días antes de que su marido enfermara y se pusiera el mismo en cuarentena. La semana pasada, en una declaración, dijo que estaban bien y permanecían con familiares en Abilene, Texas. Brantly estudió medicina en la Universidad de Indiana e hizo una residencia de cuatro años en el Hospital John Peter Smith en Fort Worth, Texas. En octubre empezó una residencia de dos años con Samaritan's Purse como médico general en un hospital de la misión en un suburbio de Monrovia, capital de Liberia. Dirigió la clínica de ébola cuando el brote llegó a esa nación. El gobierno está trabajando para asegurar que las evacuaciones relacionadas con ébola "sean llevadas a cabo de forma segura y protegiendo al paciente y al público estadunidense", dijo la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf el viernes en un comunicado. El ébola es considerado una de enfermedades más letales del mundo. El actual brote en Liberia, Guinea y Sierra Leona ha enfermado a 1.300 personas y matado a más de 700 este año. El virus se contagia por tener contacto directo con sangre, orina, saliva y otros fluidos corporales de los enfermos. No se transmite por vía aérea como la gripe. Hasta el momento no un tratamiento específico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad